THE ATTORNEY GENERAL OF TEXAS
Ken Paxton

Weekly AG Newspaper Columns

Go back

Las ofertas financieras en la Internet: ¿Legítimas o correo basura?

Las ofertas financieras en la Internet: ¿Legítimas o correo basura? La Procuraduría General recibe muchas preguntas de consumidores sobre las ofertas para negocios, pago de hipoteca y tarjetas de crédito que reciben a través de la Internet. Es buena idea buscar información independientemente sobre una empresa desconocida, particularmente si le contacta a través de correos electrónicos no solicitados. El correo electrónico basura es uno de los problemas más irritantes para los consumidores y aunque la Internet es una tremenda fuente de información también puede ser un vehículo para llevar a cabo el fraude. Según ha evolucionado la tecnología, también lo han hecho los estafadores con nuevos métodos para enviar millones de correos electrónicos basura no solicitados, perpetuando el fraude a través de la Internet y cometiendo robo de identidad en contra de miles de residentes de Texas cada año. En junio, la Procuraduría General ganó el primer caso del estado por enviar correo basura en contra de Ryan Samuel Pitylak, ex-estudiante de la Universidad de Texas en Austin, y sus socios Mark Trotter, Gary Trappler y Alan Refaeli. Los cuatro hombres operaban una de las más grandes y notorias operaciones en el mundo para envío comercial de correo electrónico basura, bombardeando a los consumidores con millones de correos electrónicos y utilizando por lo menos 250 nombres falsos. Ellos engañaban a los consumidores utilizando títulos engañosos señalando que contenían información importante. Los consumidores que respondían a los correos revelaban información personal después de que se les aseguraba que su privacidad sería protegida. En realidad, los acusados vendían la información a otras empresas que la utilizaban sin restricciones. En el mejor de los casos, los consumidores son acosados en la Internet con directos, aunque perjudiciales, intentos de venderles productos o servicios. Tenga cuidado con anuncios no solicitados, especialmente anuncios automáticos "pop up". La División de Protección al Consumidor siempre señala que aunque la Procuraduría General no tenga información negativa sobre una empresa en particular, esto no significa que sea segura. Las empresas o vendedores legítimos que venden sus productos en la Internet por lo general no envían correos con anuncios no solicitados. Generalmente el consumidor debe inscribirse para recibir promociones u ofertas especiales y se honran las peticiones de no recibir más correos electrónicos. Las ofertas de tarjetas de crédito y "dinero rápido" son muy comunes en la Internet. Por favor píenselo dos veces antes de responder. Muchas veces estos anuncios promocionan 0% interés al inscribirse, pero podrían cobrar cargos de financiamiento de más de 400% si no paga a tiempo. Asimismo, al aceptar quizás esté invitando a terceros para que le contacten por teléfono o por correo electrónico a pesar de estar en la Lista de No Llamar (Do Not Call List). Las ofertas de pago de hipoteca son otro peligro común en la Internet. La Procuraduría General ha recibido preguntas sobre ofertas para transferir el préstamo de la hipoteca a una empresa cibernética o para acelerar los pagos de hipoteca. Sí se puede ahorrar dinero pagando la hipoteca antes de tiempo, sin embargo NO necesita pagarles a otros para hacerlo. Una típica oferta promete tomar los pagos de su cuenta bancaria y enviarlos al prestamista original. Tenga cuidado con estas ofertas. Contacte a su empresa hipotecaria y pregunte cómo puede pagar su préstamo más rápido y ahorrar dinero. Quizás pueda pagar cada dos semanas en lugar de una vez al mes o dar un pago más grande cada mes. Algunas empresas hipotecarias cobrarán una cuota por este servicio, pero muchas le permitirán pagar por adelantado sin costos adicionales. Tenga cuidado de no hacer clic en los enlaces de los correos electrónicos no solicitados, ya que estos quizás le lleven a la página Internet de un estafador que automáticamente instala programas para capturar las teclas que oprime. Esto le puede permitir a un ladrón capturar información personal, tal como contraseñas e información financiera sensible. Siempre navegue la Internet con cuidado. Los estafadores han aprendido a esconder sus estafas con correos electrónicos que parecen ser transacciones de negocios y oportunidades financieras. Recuerde, una oferta cibernética no solicitada es simplemente un desconocido pidiéndole a usted que le envíe dinero bajo una promesa. Si una oferta parece ser demasiado buena para ser verdad, lo más probable es que sea una estafa. RECUERDE Empresas financieras en la Internet Los correos electrónicos de desconocidos generalmente son correo electrónico basura, generados por millones a la vez La mayoría de las empresas legítimas no se promocionan con correo electrónico basura Píenselo dos veces antes de aceptar una oferta para una tarjeta de crédito o "dinero rápido" a través de la Internet. Hable con su empresa hipotecaría sobre la posibilidad de pagar su préstamo más rápido en lugar de aceptar ofertas en la Internet no solicitadas para transferir su hipoteca. Tenga cuidado con programas de software que pueden comprometer contraseñas y otra información confidencial. Contacte a la Comisión Federal de Comercio (Federal Trade Commission) para reportar correo electrónico basura (spam) ilegal en www.ftc.gov. Información sobre este y otros temas está disponible en la página Internet de la Procuraduría General en www.oag.state.tx.us.