THE ATTORNEY GENERAL OF TEXAS
Ken Paxton

Weekly AG Newspaper Columns

Go back

¿Ganó la lotería? ¡Cuelgue la línea!

¿Recibe usted ocasional-mente anuncios informán-dole que ha ganado premios, loterías fraudulentas, o cualquier otro premio de algún concurso, el cual usted no recuerda haber jugado o haberse registrado? Deshágase de estos anuncios. Y si recibe llamadas por teléfono, ¡Cuelgue la Línea! Las loterías fraudulentas y supuestos premios son unas de las estafas contra el consumidor más comunes de estos días. Los ancianos son los que deben de tener sumo cuidado con estos fraudes, ya que los estafadores están valiéndose de prometer cualquier cosa para estafar a los ancianos y robarles su dinero. La Procuraduría General ha estrenado una campaña para hacerle saber al consumidor acerca de los peligros asociados con este tipo de estafas. La campaña se titula "¡CUELGA LA LÍNEA!". Muchas de las estafas de loterías empiezan con una llamada telefónica. Esa debería ser una señal inmediata de peligro. Si usted ha gana la lotería, eso significa que usted compró un boleto de lotería el cuál deberá ser presentado para poder comprobar y reclamar el premio. La Lotería de Texas no lo llama a usted por teléfono para decirle que ha ganado un premio. ¡CUELGUE LA LÍNEA! Es ilegal el vender loterías internacionales dentro del estado de Texas. Cabe resaltar que cuando los estafadores dicen que usted ha ganado un premio, no existe ninguna clase de prueba que confirme tal premio. Esa es otra señal de que se trata de un fraude. Si usted no compró ningún boleto, usted no puede haber ganado la lotería. No pierda su tiempo escuchándoles, ¡CUELGUE LA LÍNEA! La señal más común indi-cando que se trata de un fraude es cuando el estafador le dice que usted debe de pagar por adelantado los impuestos sobre el premio para poder reclamarlo. Un estafador le dice que usted va a recibir dinero, pero en realidad es USTED que le está enviando dinero a ELLOS. ¡CUELGUE LA LÍNEA! Las loterías legítimas no fun-cionan de tal forma. Si usted gana, usted recibe el dinero. Pero con las loterías y premios fraudulentos, los estafadores le dicen sobre la gran cantidad de dinero que usted supuestamente va a recibir, siempre y cuando usted pague, por adelantado, los impuestos, costos de transferencia u otros cobros. Cuando usted gana la lotería, usted debe de pagar impuestos. Pero con las loterías legítimas, usted paga los impuestos luego de haber recibido el dinero. Y esos impuestos se los paga directamente al Servicio Interno de Impuestos (Internal Revenue Service, IRS) y no a la com-pañía de la lotería. Desafortunadamente, muchas personas caen en la mentira de la lotería fraudulenta por el "sueño" que tienen de ganar una gran cantidad de dinero. En muchos de los casos, las víctimas perdieron dinero que necesitaban para ayudar a familiares que se encuentran enfermos. Al final, las víctimas del fraude han perdido todo lo que tenían. Hemos conocido de casos en los que las personas han perdido miles de dólares. Normalmente, estas estafas comienzan por pedirle a la víctima solamente pequeñas sumas de dinero. Las víctimas piensan: "Son sólo 20 dólares, y si es verdad, ¡tendré 20 millones de dólares! ¿Cuál es el problema con enviar un poco?". Una vez que el consumir responde, los estafadores serán cada vez más agresivos y totalmente implacables. Muchas personas reciben toneladas de anuncios sobre supuestas loterías y premios fraudulentos por correo cada día. Además, las llamadas de los estafadores hacen sonar su teléfono constantemente. Estos estafadores le dirán cualquier cosa para persuadirlo. Por medio de llamadas que fueron grabadas, nos hemos enterado que los estafadores pueden hasta volverse abusivos e intimidantes. Mucha gente, para deshacerse de ellos, envían dinero, a manera de detener las llamadas. No deje que esto le pase a usted. ¡Cuelgue la línea! RECUERDE LOTERÍAS FRAUDULENTAS Una lotería legítima no lo llama por teléfono para decirle que ha ganado. En una lotería verdadera, usted debió de haber comprado un boleto. El premio de una lotería verdadera no requiere que usted pague ninguna clase de tarifas por adelantado. CADA AÑO, muchos ancianos de Texas pierden millones de dólares debido a fraudes por estafadores que operan a través del teléfono. Estos criminales le dicen a sus víctimas que han ganado millones de dólares en premios en efectivo. Los estafadores le piden al consumidor de enviar miles de dólares por adelantado para poder reclamar el premio. El premio nunca llega. El dinero se pierde para siempre. Algunos ancianos han perdido todos los ahorros de sus vidas en estas estafas. No sea el siguiente. ¡Cuelgue la línea!