THE ATTORNEY GENERAL OF TEXAS
Ken Paxton

Weekly AG Newspaper Columns

Go back

Los más buscados evasores de manutención de Texas

Conozca la fuente de la información sobre la salud en la Internet Por Greg Abbott, Procurador General de Texas Cuando se trata de algo tan importante como la salud y el bienestar, los texanos que buscan información deben consultar siempre con su doctor o profesional de salud con licencia. Según un estudio reciente del Pew Internet and American Life Project, todos los días aproximadamente ocho millones de estadounidenses buscan información en la Internet sobre la atención médica. Pero los texanos no deben depender nunca solo de una página Internet para diagnosticar o tratar una enfermedad grave. Igual de importante, los usuarios de la Internet siempre deben poner atención especial a la fuente de la información. Aunque muchas páginas Internet ofrecen información útil e informativa sobre una variedad de temas de salud y de estilo de vida, no se puede confiar en que todos los sitios sean exactos y tengan material factual. Los texanos que consultan la Internet para información sobre la salud deben poner siempre atención especial a la entidad que opera la página Internet. En algunos casos, lo que parece ser una página Internet orientada a temas médicos puede ser en realidad una herramienta de mercadeo de una tercera parte con incentivos financieros para exagerar o minimizar los beneficios o peligros de un producto. Por ejemplo, los anuncios publicitarios de un bufete de abogados basado en la Internet son muy comunes entre las páginas Internet que se dedican a enfermedades específicas o a medicamentos con receta. El Center for Medicine in the Public Interest recientemente señaló que búsquedas de información médica en la Internet produjeron resultados que eran "dominados por páginas Internet pagadas y patrocinadas por bufetes de abogados que se dedican a demandas en grupo o sitios de mercadeo legales que buscan obtener referidos de demandantes". De igual manera, las páginas Internet que promueven terapias y tratamientos alternativos también pueden tener intereses económicos que buscan influir en la decisión de un paciente. Los texanos también deben ser recelosos de información que descubren en foros cibernéticos en los que pacientes, médicos y otras personas hablan de medicamentos con receta y tratamientos. Es casi imposible verificar la credibilidad de personas que participan en foros interactivos para pacientes. Un participante que dice ser un profesional médico puede ser en realidad un abogado tratando de obtener un cliente o un vendedor tratando de vender un producto. Las anécdotas sobre medicamentos con receta o tratamientos, ya sean positivas o negativas, quizás no estén basadas en ciencias sólidas. Para distinguir entre fuentes de información cibernética sin predisposiciones, los texanos deben buscar fuentes de contenido más amplio e información objetiva. Por ejemplo, las páginas Internet creadas por organizaciones de buena fama como la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society) y la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) a menudo muestran revistas médicas evaluadas por colegas y otras fuentes imparciales de investigación. Además, muchas agencias gubernamentales, incluso la Administración de Drogas y Alimentos (Food and Drug Administration), imponen estándares rigurosos similares a todas las investigaciones que se incluyen en sus páginas Internet. Pero no se puede depender ni de información cibernética confiable y verificable para tratar padecimientos graves o para contestar preguntas médicas críticas. Los texanos siempre deben de comunicarse con un profesional médico con licencia cuando su salud esté en peligro. Una visita en persona al consultorio del doctor o a la clínica local es la mejor forma de asegurar que los pacientes reciban información exacta y enfocada en sus necesidades médicas específicas. Los texanos que han encontrado páginas Internet engañosas orientadas a temas médicos pueden presentar una queja ante la Procuraduría General llamando al 1-800-252-8011 o en nuestra página Internet en www.texasattorneygeneral.gov. La Procuraduría General cuenta con información y personal bilingüe para atenderle. PUNTOS PARA RECORDAR Las fuentes de información sobre la salud en la Internet Los texanos que buscan en la Internet información sobre enfermedades y medicamentos con receta deben considerar cuidadosamente los intereses económicos y personales de las fuentes de la información. Fuentes confiables puede ser, entre otras: Administración de Drogas y Alimentos de E.E.U.U. www.fda.gov Asociación Americana del Corazón www.americanheart.org Sociedad Americana del Cáncer www.cancer.org Para reportar una página Internet engañosa orientadas a temas médicos, comuníquese con la Procuraduría General llamando al 1-800-252-8011 o presente una queja en línea en www.texasattorneygeneral.gov.