THE ATTORNEY GENERAL OF TEXAS
Ken Paxton

Columnas del Procurador General

Regreso

Consejos prácticos para consumidores al comprar un automóvil nuevo o usado

Los texanos que quieren comprar un automóvil nuevo o usado primero deben investigar un poco. La compra de un auto es una transacción compleja que involucra el contrato de venta, la financiación y la garantía. Los consumidores deben estudiar todas las diferentes características, precios y ofertas. También deben revisar con cuidado los detalles del contrato y aprender sobre protecciones específicas disponibles según la ley. Las concesionarias de autos a menudo tientan a los consumidores con pagos mensuales bajos. El pago mensual depende del precio y de los términos de financiamiento. Un pago bajo quizás sea tentador, pero no siempre es lo mejor. Los consumidores deben examinar el precio del auto con todas las opciones que desean; si es muy alto, la tasa de interés es demasiado alta y el préstamo dura muchos años, lo más probable es que no sea un buen trato para el comprador. Los anuncios en periódicos y en la Internet dan escalas de precios comparables y las publicaciones, como los “libros azules” que usan las concesionarias para determinar los precios de autos usados, están disponibles en línea. Los consumidores deben aprovechar estos recursos para determinar si el precio es competitivo. Los compradores de autos usados harán una compra más informada si manejan el auto y piden a un mecánico independiente que lo inspeccione antes de comprarlo. Si el vendedor no permite la revisión, el consumidor debe pensar bien si comprar el auto o no. Los consumidores deben asegurarse de que el precio final incluya solo las opciones deseadas. En 2004, la Procuraduría General tomó medidas contra 14 concesionarias por obligar a los compradores a comprar cupones de descuento que ellos no querían y que añadían cientos de dólares al precio del vehículo. Los compradores no deben firmar el contrato de compra hasta que no hayan leído y entendido todo el contenido. Todas las promesas y garantías tienen que estar escritas explícitamente en el contrato y en la copia final de la guía del comprador. Si el vendedor ofrece una garantía, tiene que ser por escrito para que sea válida. Los consumidores nunca deben firmar un contrato que tenga espacios en blanco o términos diferentes de los que dijo el vendedor. Si el vendedor lleva el contrato a un supervisor para “aprobación”, el comprador debe asegurarse de que no se hicieron cambios. Si está de acuerdo en los cambios, ambos deben poner sus iniciales junto al cambio. Los texanos que financian un auto deben verificar si las opciones de financiación son competitivas. Al tratar de conseguir diferentes opciones, los compradores quizás puedan negociar un mejor trato. La ley de Texas establece tasas de intereses máximas para el financiamiento de autos usados, pero estas cambian dependiendo de la edad del auto y la cantidad que se debe. Las concesionarias de autos usados tienen prohibido por ley federal regresar o cambiar el número de millas en el odómetro. La ley de Texas requiere que el vendedor declare en el título el total de millas del auto. Los consumidores deben asegurarse de recibir una copia de la declaración del odómetro con el contrato. Los consumidores no se deben llevar el auto nuevo si el contrato de venta no ha sido finalizado y firmado por ambas partes, especialmente si obtienen financiamiento de la concesionaria o dejan un auto como pago parcial. Si no se aprueba el crédito o no se confirma el valor del auto como pago parcial, el pago mensual podría subir considerablemente, lo cual significaría pagos más altos. Según la ley de Texas, las concesionarias tienen que registrar el título del auto a nombre del comprador dentro de 20 días hábiles, sin importar si este debe dinero. La concesionaria también tiene que dar al comprador el recibo original de la oficina del asesor o cobrador de impuestos del condado. Las empresas de financiamiento tienen el derecho legal de recoger un auto sin avisar, aunque sea durante la noche, si no se envía el pago del auto. Los consumidores deben actualizar los recibos de los pagos y los documentos relacionados y guardarlos en un lugar seguro. Nunca guarde en la guantera documentos de compra o el título. Si le roban el auto, o si es recogido ilegalmente, el comprador no tendrá pruebas de que es dueño o de que hizo los pagos. Puntos para recordar Cómo comprar un auto nuevo o usado Busque opciones y compare precios y características. Contacte a varios prestamistas para obtener tazas de interés competitivas. Obtenga todas las promesas por escrito. No firme un contrato con espacios en blanco o que no refleja el trato del que se habló. Maneje el auto en diferentes terrenos o caminos, incluso en la carretera o en tráfico lento. Si el auto es usado, pregunte al dueño o a la concesionaria por el registro de mantenimiento. Pida a un mecánico independiente que inspeccione el vehículo antes de comprarlo. El Departamento de Transporte de Texas (TxDOT) regula la industria automotriz en Texas, incluyendo las licencias a las concesionarias y la investigación de quejas. TxDOT también administra la Ley Limón de Texas, la cual puede ayudar a reemplazar o reparar un auto defectuoso comprado o arrendado de una concesionaria con licencia o de una empresa arrendadora. Para más información sobre la Ley Limón en Texas o para presentar una queja en contra de una concesionaria, llame a TxDOT al (800) 687-7846 o visite la agencia en línea en www.txdot.state.tx.us. Para más información sobre este y otros temas del consumidor, visite la página Internet de la Procuraduría General en www.texasattorneygeneral.gov.