THE ATTORNEY GENERAL OF TEXAS
Ken Paxton

Columnas del Procurador General

Regreso

A los ancianos: los fideicomisos activos no son para todos

Nuestra oficina a recibido reportes de la venta inmoral de fideicomisos activos. Algunas víctimas han pagado hasta 1,800 dólares por un fideicomiso activo que les sugirió comprar un vendedor de puerta en puerta. Muy a menudo se realiza la venta sin considerar si el fideicomiso activo de verdad es lo mejor para el cliente o no. La realidad es que, para la mayoría de los ancianos, un fideicomiso activo NO es preferible a un testamento o un poder durable. Un fideicomiso activo es un documento legal que usualmente se crea con el propósito de permitir que otra persona le ayude a manejar sus activos mientras la persona aún está viva y para distribuir sus activos cuando ya ha muerto. Un fideicomiso activo es diferente de un “testamento en vida” (ahora conocido como “directiva a los doctores y familiares o sucedáneos”), que establece sus deseos de cuidado médico sobre si se le debe mantener vivo o no si resulta lesionado de gravedad o sufre una enfermedad terminal. Un fideicomiso activo se conforma de tres partes: un concedente, un fideicomisario y un beneficiario. Como concedente, usted le transfiere la propiedad y control de su dinero, propiedades y demás activos al fideicomiso, el cual maneja un fideicomisario para el beneficio del beneficiario. Usted puede servir como concedente, fideicomisario y beneficiario. También puede nombrar a otra persona o institución, por ejemplo su banco, para servir como fideicomisario. Esta opción generalmente se usa cuando la persona enfrenta una enfermedad debilitante o terminal que podría dañar su habilidad de tomar decisiones. Si usted actualmente funge como su propio fideicomisario, el fideicomisario sucesor distribuirá el resto del fideicomiso después de su muerte. La distribución de sus activos después de su muerte estará gobernada por las instrucciones que usted presente en los documentos del fideicomiso. Algunos vendedores muchas veces le hacen creer a las víctimas que los procedimientos de legalización tardan demasiado y son muy costosos y que se debería utilizar un fideicomiso activo para evitar el proceso de autenticación o legalización. De hecho, el proceso de autenticación en Texas es uno de los más baratos y más sencillos en Estados Unidos. También, el fideicomiso activo no es la única forma de evitar el proceso de autenticación. “Un fideicomiso activo reducirá los impuestos que se deberán pagar sobre su herencia” es una declaración engañosa que se usa frecuentemente. La mayoría de los residentes de Texas no enfrentarán impuestos sobre los bienes heredados. Si la herencia está sujeta a los impuestos usted puede utilizar un testamento para lograr los mismos ahorros que un fideicomiso, usualmente a un más bajo costo. Los fideicomisos activos no son apropiados para la mayoría de las personas. De hecho, para algunas personas, el costo que crear, administrar, mantener y presentar fondos para un fideicomiso activo puede sobrepasar los beneficios de tenerlo. Al decidir si un fideicomiso activo es bueno para usted, asegurese de no dejarse llevar por las tácticas de venta que le presionan a tomar una decisión. Tenga cuidado de frases como “única oportunidad” “actúe ahora” y “no desperdicie esta oportunidad”. Si un fideicomiso activo o no es una buena herramienta para planificar su herencia depende de su situación financiera, condición médica y metas. Por ejemplo, los fideicomisos activos usualmente son apropiados para alguien que está enfrentando una incapacidad seria como el Alzheimers. Sería bueno que hablara sobre los beneficios e inconvenientes con contadores, abogados, y planificadores financieros que tienen experiencia en esta área y en quienes usted confía antes de tomar alguna medida. También debe tener precaución de no dejar que un vendedor de fideicomisos activos vea el valor de sus activos y su valor neto porque el vendedor quizás utilice esta información para venderle inversiones inapropiadas. Si después le contacta un vendedor de productos de anualidad, debe saber que existen diferentes tipos de anualidades, la mayoría de las cuales no son apropiados para que los ancianos los utilicen como herramientas para la planificación financiera. Usted puede obtener más información sobre los fideicomisos activos y otras formas de planificación avanzada en la Sección de Ancianos residentes de Texas de nuestra página Internet www.oag.state.tx.us. También asegurese de visitar la página del Colegio de Abogados (State Bar) www.texasbar.com para más información sobre este tema. Si usted cree que ha sido víctima de una estafa de fideicomisos activos, puede presentar una queja en la Sección de Protección al Consumidor de nuestra página Internet. También puede solicitar un formulario de queja llamando a la División de Protección al Consumidor al (800) 621-0508. RECUERDE PLANIFICACIÓN AVANZADA Herramientas para la planificación avanzada: Poder Médico- se utiliza para designar a la persona que puede tomar decisiones sobre alguien que se encuentra incapacitado. Directiva a los Médicos y Familiares o Sucedáneos- puede prohibir o autorizar el uso de tratamientos para prolongar la vida cuando el estado de la persona es terminal e irreversible (también conocido como un Testamento en Vida). No Resucitar Fuera del Hospital- da instrucciones al personal médico de emergencia y a otros profesionales de la salud para que no utilicen medidas de resucitación. Herramientas de planificación avanzada que deberían ser llevadas por un abogado con experiencia en la planificación avanzada: Fideicomiso Activo- Un acuerdo para manejar y distribuir sus activos. Poder durable- Da a otra persona el poder para tomar decisiones sobre usted, su propiedad y sus asuntos financieros. Los fideicomisos activos y algunas anualidades NO son recomendables para la mayoría de los ancianos. Para mayor información sobre la planificación avanzada visite la página para los Ancianos que residen en Texas de la Procuraduría General www.oag.state.tx.us Para mayor información sobre este y otros temas, visite la página Internet de la Procuraduría General www.oag.state.tx.us