THE ATTORNEY GENERAL OF TEXAS
Ken Paxton

Columnas del Procurador General

Regreso

El Procurador General demanda a prolíficos emisores de correo basura

El correo electrónico basura es uno de los más irritantes y penetrantes problemas que enfrentan los consumidores en la Internet hoy en día. La Procuraduría General recibe a diario numerosas quejas sobre el correo basura. Los correos electrónicos no solicitados y no deseados atascan las computadoras de los consumidores y las empresas de Texas, haciendo que desperdicien su valioso tiempo y dinero. Ryan Samuel Pitylak, un estudiante de la Universidad de Austin en Texas, y Mark Stephen Trotter de California, son nombrados en la demanda federal de la Procuraduría General como las personas que controlan PayPerAction L.L.C., Leadplex L.L.C. and Leadplex Inc., tres empresas registradas en Nevada. Desde que Pitylak y Trotter establecieron PayPerAction L.L.C en 2002, dicha empresa ha operado bajo más de 250 alias, logrando que los usuarios de la Internet crean que son diferentes empresas las que les están intentando vender servicios. SpamHaus.org ha clasificado a los acusados como la cuarta más grande operación de envío de correo basura en el mundo. La demanda fue entablada bajo la ley federal de 2003 para el Control de la Pornografía y Mercadeo No Solicitados (Controlling the Assault of Non-Solicited Pornography and Marketing Act), también conocida como la Ley CAN-SPAM por sus siglas en inglés, que conlleva multas de 250 dólares por violación y tiene un límite máximo de 2 millones de dólares. La demanda también alega violaciones a la Ley Sobre el Correo Electrónico y la Solicitación (Texas Electronic Mail and Solicitation Act), que permite multas de hasta 10 dólares por correo ilegal enviado o 25,000 dólares por día, y a la Ley de Texas Contra Prácticas Empresariales Engañosas (Texas Deceptive Trade Practice Act), que permite multas de hasta 20,000 dólares por violación. La demanda alega que los acusados utilizaron la común, pero ilegal práctica, de utilizar temas engañosos en los correos que enviaban, dándole a los usuarios la falsa impresión de que el correo era personal. Por ley, este tipo de correos promocionales deben indicar claramente que son propaganda y no pueden utilizar temas falsos para engañar a los usuarios y lograr que abran los correos. Al aprobar la Ley CAN-SPAM el congreso reconoció el correo basura como una creciente amenaza a la comodidad y eficiencia del correo electrónico. Los proveedores de servicios de Internet le reportaron al Congreso que los correos electrónicos no solicitados conformaban más de la mitad del correo enviado en 2003, cantidad mayor al 7 por ciento estimado en 2001. En el mejor de los casos los consumidores son hostigados por directos pero molestos intentos de venderles servicios de bienes raíces y otros productos. Pero además, son tentados por turbias y engañosas ofertas que a menudo resultan ser estafas o fraudes o, peor aún, caen presas de los sofisticados trucos diseñados para robar información financiera personal, una práctica conocida como “phishing”. Una gran parte del correo electrónico basura que reciben los consumidores es de contenido sólo para adultos, lo que crea preocupación en los padres sobre los temas a los que serán expuestos sus hijos. Usted puede tomar pasos para reducir y manejar el flujo de correos no deseados que llegan a su cuenta de correo. Si su actual cuenta de correo electrónico está recibiendo una fuerte cantidad de correo basura, dicha dirección ya se encuentra en varias listas de envío de correos activas. Quizás esté recibiendo correo basura proveniente de diversas partes del mundo. Quizás desee considerar los beneficios de cerrar su cuenta completamente y comenzar una nueva, la cual entonces podrá proteger inmediatamente. Si bien es inconveniente cambiar de dirección de correo electrónico, recibir altas cantidades de correo basura le hace perder mucho tiempo y no hay autoridad alguna en el mundo en este momento que pueda detener a todos los emisores de correo basura que le están enviando correos a su cuenta cuando ya es parte de las listas activas. Utilice el enlace para remover su dirección con mucha precaución. Una empresa de buena fama a la que le preocupa tener una buena relación con sus clientes respetará su solicitud y le quitará de las listas. Sin embargo, los emisores de correos basura inescrupulosos utilizan este enlace para detectar las direcciones de correo que están activas. La realidad es que, cuando utiliza el enlace para remover, quizás este dando paso a recibir más correo basura en lugar de eliminarlo. Esta es otra práctica que las leyes federales consideran ilegal y no deseada, pero eso no significa que haya sido descontinuada. En un esfuerzo por educar a los consumidores, la Procuraduría emite Alertas al Consumidor con regularidad en español e inglés. Inscribase para recibir dichas alertas por correo electrónico al www.oag.state.tx.us. RECUERDE El correo basura: correos electrónicos no solicitados Visite nuestra página Internet sobre el correo basura http://www.oag.state.tx.us/consumer/spam_span.shtml Contacte a la FTC para reportar correo electrónico basura ilegal en: www.ftc.gov o en spam@uce.gov Pregúntele a su proveedor de Internet sobre los filtros de correo electrónico para bloquear el correo basura. Para remover su dirección de correo electrónico de muchas listas de correo electrónico nacionales, visite www.e-mps.org Reporte la pornografía al National Center for Missing and Exploited Children (NCMEC) en: www.cybertipline.com No conteste correo electrónicos sobre el “Fraude de Nigeria” u otras extrañas ofertas de transferir millones de dólares a su cuenta de banco. Estos correos electrónicos son estafas peligrosas. Nunca entregue su información financiera personal en un correo electrónico, aunque parezca provenir de una empresa legítima o conocida. Utilice el enlace para remover su dirección de correo electrónico de una lista con precaución. Los remisores de correo basura lo utilizan para verificar que su dirección está activa. Para mayor información sobre este y otros temas, visite la página Internet de la Procuraduría General en: www.oag.state.tx.us