THE ATTORNEY GENERAL OF TEXAS
Ken Paxton

Columnas del Procurador General

Regreso

Tenga cuidado cuando compre medicamentos en la internet

Aunque la internet ofrece beneficios reales a los consumidores ya que fomenta la competencia y baja los precios de muchos productos y servicios, hay que tener cuidado al comprar medicamentos en línea. La Procuraduría General les recuerda a los consumidores que tomen precauciones antes de comprar en la Internet, incluyendo: tratar solo con empresas de buena fama, usar tarjetas de crédito u otras opciones de pago que lo protejan si ocurre algo, y tener cuidado con páginas Internet que no dan una póliza de reembolso o una dirección física. Los consumidores deben tomar el doble de precauciones con todo lo relacionado a la compra de medicamentos de receta en la Internet. Desafortunadamente, muchas farmacias cibernéticas están basadas en el extranjero y podrían representar un riesgo grave a la salud de los consumidores ya que no están reguladas por la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) u otra autoridad estadounidense. La Procuraduría General y la Junta Estatal de Farmacología de Texas desaniman la compra de medicamentos en farmacias cibernéticas con sede fuera del país. No importa qué tan tentadora sea la oferta y qué tan legítima parezca la página Internet, hay que tener cuidado. Los consumidores podrían poner su salud en riesgo al comprar medicamentos no aprobados. En muchas ocasiones farmacias extranjeras en la Internet han vendido medicamentos que no cumplen con los requisitos de calidad de Estados Unidos. Por ejemplo, los medicamentos ya están caducados o los ingredientes activos son más altos o más bajos de lo que indica el paquete. Aunque parezca ser un medicamento de marca, el producto podría ser de menor calidad o una buena falsificación. Los consumidores no tienen ninguna garantía de que la farmacia que no está basada en Estados Unidos proporcionará lo que necesitan para tratar o manejar los problemas médicos graves. Si los consumidores elijen usar una farmacia cibernética, deben usar una con sede en Estados Unidos y que ha sido aprobada por la Asociación Nacional de Juntas de Farmacología (NABP) por medio de su programa Verified Internet Pharmacy Practice Sites (VIPPS) (www.vipps.info). Los consumidores deben consultar VIPPS para asegurar de que están tratando con una entidad aprobada, y no deben depender solo de su afirmación o del logotipo de VIPPS en la página. Además, aunque la farmacia esté ubicada en Estados Unidos, no deben tratar con una entidad que no publica claramente su dirección, el nombre y el número de la licencia de los farmacólogos afiliados, y los estados que emitieron las licencias. Otra señal de alerta son las páginas Internet que surten recetas según las respuestas a un cuestionario o a una conversación telefónica breve. Bajo la ley de Texas, esas consultas informales podrían ser ilegales. Nada sustituye una visita en persona con un farmacólogo legítimo o un doctor. Los texanos deben mantenerse alejados de vendedores dispuestos a venderles medicamentos sin una receta, si la necesitarían para comprarlos en su farmacia local. Es ilegal comprar sustancias controladas sin una receta. Los texanos también deben evitar páginas que ofrecen medicamentos “milagrosos” o publican precios muy bajos para medicamentos usualmente caros. Bajo ninguna circunstancia deben los consumidores responder a correos electrónicos que les ofrecen medicamentos de receta; estos casi siempre son enviados por spammers en otros países que venden medicamentos que probablemente no cumplen con los requisitos de Estados Unidos. También animamos a los texanos a consultar con su farmacólogo o médico local que les ayude a entender qué sitios son legítimos. El farmacólogo también puede ayudar a reducir los costos dando información sobre los genéricos más baratos y varios programas de asistencia para recetas gratis o de bajo precio, incluyendo los que patrocinan los fabricantes de medicamentos. Los texanos que creen que han sido estafados por una farmacia en Internet pueden comunicarse con la Procuraduría General para presentar una queja llamando gratis al (800) 252-8011 o por medio de la página Internet www.oag.state.tx.us. Información adicional para evitar problemas al comprar medicamentos en línea está disponible de la Junta Estatal de Farmacias de Texas en www.texaspharmacyboard.org o de la FDA en www.fda.gov/buyonline. Puntos para recordar Consejos para comprar medicamentos en línea SIEMPRE consulte a su farmacólogo o doctor local sobre la compra de medicamentos en línea. SIEMPRE verifique las páginas Internet (basadas en E.U.) independientemente por medio de la Asociación Nacional de Juntas de Farmacia en www.vipps.info. NUNCA compre medicamentos de una página Internet basada afuera de E.U. NUNCA compre medicamentos de alguien que no le pide una receta. NUNCA dependa de un cuestionario en línea o de una “consulta” telefónica con el empleado de una página Internet. Para más información sobre la compra de medicamentos en línea, incluyendo los productos que han sido retirados del mercado y otra información del momento: Junta Estatal de Farmacias de Texas (512) 305-8000 www.texaspharmacyboard.org Administración de Drogas y Alimentos de EU (888) INFO-FDA (888-463-6332) www.fda.gov/buyonline Para quejarse de una farmacia cibernética, comuníquese a: Procuraduría General (800) 252-8011 www.oag.state.tx.us