THE ATTORNEY GENERAL OF TEXAS
Ken Paxton

Columnas del Procurador General

Regreso

El Matrimonio Sano

Pregúntele a un niño si quiere vivir con ambos padres o sólo con uno y éste escogerá a ambos la mayoría de las veces. Los niños nacen anhelando tener un papá y una mamá que los amen y se amen los unos a los otros, y sufren si esa necesidad no es suplida. Esta no es sólo una noble idea, son los abrumadores resultados indicados por las investigaciones sobre los matrimonios. “Por qué importa el matrimonio”, un reporte emitido por una docena de nacionalmente reconocidos expertos en el campo de la investigación del matrimonio, resume muchas de las formas en que el matrimonio beneficia a los niños: El matrimonio incrementa la probabilidad de que los niños no caigan en la pobreza, les vaya bien en la escuela, encuentren un trabajo, estén saludables, tengan una buena relación con sus padres y esperen más tiempo para convertirse en padres ellos mismos. Los niños que viven en el seno de un matrimonio con sus padres biológicos son menos propensos a ser víctimas de abuso, suicidarse, estar en la cárcel, y abusar de las drogas y el alcohol. Desafortunadamente, un creciente número de personas en los Estados Unidos de América no ven el matrimonio y la paternidad como algo que se debe realizar conjuntamente. El índice de nacimientos de hijos de padres solteros se ha disparado de menos de 6 por ciento del total de los nacimientos en 1960 a más de una tercera parte hoy en día. Esto no es nada alentador para aquellos que se preocupan por los mejores intereses de la niñez. En la Procuraduría General vemos diariamente el impacto de los nacimientos de hijos fuera del matrimonio ya que más de la mitad del millón de niños que sirve la División para la Manutención de niños nacieron fuera del matrimonio. El establecer la paternidad y la recaudación de pagos de manutención son sólo dos de las diferentes formas en que ayudamos a dar a estos pequeños un futuro lleno de esperanzas. ¿Pero es esto suficiente? Recientemente conocí a un niño que es un estudiante ejemplar apesar de haber sido abandonado por su padre. El niño y su madre estaban felices de que estuviéramos tratando de localizar los miles de dólares en pagos de manutención que el padre se ha rehusado a pagar. Sin embargo, había un vacío en su vida que ni todo el dinero el mundo podría llenar- el vacío dejado por un padre que no estaba a su lado. Al ser un estado compasivo, el estado de Texas hace todo lo posible por ayudar a estos niños a través de la manutención de los niños y la gran variedad de servicios sociales que proveemos. ¿Pero cuando empezaremos a andar por el sendero de la prevención y no sólo trabajar en el puente de la recuperación? La realidad es que las familias que cuentan con ambos padres y un matrimonio sano son la mejor manutención que existe. Ahí se ama, apoya y protege a los niños. Podemos fomentar los matrimonios sanos ayudando a los padres solteros que están interesados en construir un matrimonio sano a adquirir las habilidades y obtener la información que necesitan para tomar decisiones informadas y manejar los problemas que surgen en el matrimonio. También les podemos proveer información sobre como adquirir las destrezas para construir mejores relaciones personales y lograr la cooperación en la crianza de los hijos. ¿Hay algún padre soltero que desee recibir ayuda para construir un matrimonio sano? Sí, según una importante investigación realizada por la Universidad de Princeton. Cuando se les preguntó en el momento que nacieron sus hijos, 53 por ciento de las madres solteras y 63 por ciento de los padres solteros dijeron que estarían interesados en un programa de matrimonios sanos. Para que una iniciativa para los matrimonios sanos funcione, no puede llevarse acabo a través de la coacción o los sentimientos de culpabilidad, sólo apelando a las parejas que ya se inclinan por el matrimonio. También debemos tomar en serio el tema de la violenciadoméstica, convirtiendo la seguridad en nuestra prioridad principal. Y continuaremos apoyando a los padres solteros que enfrentan fuertes retos para criar a sus hijos. Por supuesto, el sendero de la prevención no es fácil. Hemos llegado a este punto a lo largo de décadas y no va a ocurrir un cambio en las familias y niños de Texas en un día, pero debemos emprender el proceso. Las colaboraciones entre el sector público y el privado, el religioso y el secular, el liberal y el conservador son cruciales para el apoyo de los matrimonios sanos. Mi oficina está patrocinando una serie de seis congresos regionales a lo largo del estado para reunir a estas importantes y diversas partes en la realización de este proceso. En colaboración con la Comisión de Salud y Servicios Humanos de Texas (Texas Health and Human Services Comission) y la Comisión Laboral de Texas (Texas Workforce Comission) estamos convocando a los líderes comunitarios a entablar una conversación sobre como podemos apoyar a las familias y matrimonios sanos. Le debemos a los niños hacer esto, porque si no lo hacemos son ellos los que sufrirán las consecuencias.