Falsos agentes de bienes raíces le roban dinero a compradores de casas

Recientemente mi oficina ha demandado a una compañía y recibido información sobre otras estafas en las que se colocan letreros falsos en frente de casas deshabitadas indicando que están “a la venta”, con el fin de robar a posibles compradores, muchos de los cuales no hablan inglés. La estafa se lleva a cabo cuando los consumidores contactan el número telefónico que aparece en el letrero y luego se reúnen con el estafador que a menudo se hace pasar por agente de bienes raíces. El estafador entonces trata de convencer al consumidor de que entregue un cheque como depósito para la compra de la casa, y asegura que éste se aplicará al precio de venta cuando se cierre el trato. Por favor tenga cuidado.

En realidad usted simplemente le estaría dando dinero a un estafador por una casa que no está a la venta. Algunas veces el estafador quizás hasta llegue a pedirle su información bancaria al igual que copias de sus declaraciones de impuestos. Esto podría causarle el doble problema de perder su dinero y que le roben su identidad.

Nuestra oficina le sugiere que tome los siguientes pasos para evitar esta estafa.

  • Cuando trabaje con una persona que afirma ser agente de bienes raíces asegúrese de que él o ella cuenta con una licencia de la Comisión de Bienes Raíces de Texas (Texas Real Estate Commission, TREC). Llame a la Comisión gratuitamente al (800) 250-8732 o al número telefónico local (512) 459-6544 para confirmar que el agente tiene licencia para ejercer la profesión, sin importar si la tarjeta de presentación del vendedor dice que él o ella es agente licenciado.
  • Antes de pagar cualquier cantidad para comprar una propiedad, verifique con la oficina de tasación del condado (tax appraisal office) para saber quién es el dueño de la propiedad. Además, siempre lleve a cabo una investigación legal del título antes de firmar los documentos y cerrar el trato.
  • No haga negocios con sólo un apretón de manos. En el pasado estafadores le han robado a consumidores miles de dólares al presentarles contratos escritos a mano por casas cuyos títulos en realidad no poseían.
  • Tenga cuidado de ventas que ofrecen pagos muy bajos, especialmente si la propiedad está deshabitada.

Para mayor información sobre otras estafas de viviendas contra las que mi oficina ha tomado acción, haga clic aquí.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back

LAS ALERTAS AL CONSUMIDOR - La Procuraduría General acepta quejas por parte del consumidor sobre negocios. Asimismo, cuando existe un patrón de quejas justificando intervención, la Procuraduría General puede entablar una demanda civil conforme a las leyes de protección al consumidor, lo cual a veces puede resultar en que una compañía debe de indemnizar a los consumidores - vea nuestra página Internet de Demandas Mayores. Sin embargo, cuando un consumidor es engañado por un defraudador, el proceso de protección al consumidor no lo puede ayudar ya que, para que podamos ayudarlo, debemos contar con la buena fe de una compañía, a la que le es importante mantener a sus clientes satisfechos. Una demanda civil puede poner a un negocio sin escrúpulos fuera de servicio, pero normalmente no otorga indemnización.

Aquellos individuos que cometen fraudes generalmente caen bajo la jurisdicción de un fiscal penal - en Texas, este el fiscal de distrito (district attorney) o fiscal del condado (county attorney). Sin embargo, a pesar de ser acusados y condenados, estos estafadores normalmente ya no poseen su dinero, porque lo gastan tan rápido como lo hayan robado. Una persona que ha sido víctima de una estafa o fraude, debe de reportarlo inmediatamente al departamento de policía o al alguacil (sheriff). Pero lo mejor que un consumidor puede hacer es estar alerta a los fraudes o estafas, y así no ser engañado en primer lugar. Por esta razón, la Procuraduría General emite estas alertas al consumidor tan pronto como nos enteramos, a través de personas que nos contactan o por otros medios, cuando una estafa o fraude ha occurido.

Revised: