La tarjeta “EMT Alert Card” es una estafa

Varios consumidores le han informado a mi oficina haber recibido llamadas de una empresa con sede en Phoenix llamada “EMT Alert Inc.”. Aparentemente, el consumidor recibe una llamada que le informa que es de parte y en colaboración con el Departamento de Bomberos de San Antonio (San Antonio Fire Department). La persona que llama asegura que la Ciudad de San Antonio ahora requiere que todos compren una tarjeta de alerta “EMT Alert Card” y que esta tarjeta les garantiza los servicios de bomberos y ambulancia. Supuestamente, la tarjeta le permite al personal de emergencia estar enterado de los tipos de urgencias médicas que podrían corresponder a la dirección del consumidor. La persona que llama entonces le pide la cuenta de banco al consumidor para “tramitar la tarjeta”.

Una persona que necesita ayuda urgente puede simplemente llamar al 9-1-1. Mi oficina ha confirmado que la Ciudad de San Antonio no reconoce, y mucho menos requiere, una tarjeta de alerta “EMT Alert Card”. Esto es una estafa. Es aún más atrevido cuando se considera que el consumidor no se da cuenta de que se trata de un engaño hasta que intente utilizar la tarjeta en una emergencia. Debido a que una emergencia le ocurre pocas veces a una persona, muchos compradores jamás descubrirían que la tarjeta no tiene ningún valor.

Si usted recibe una llamada de EMT Alert, esté alerta y sepa que el vendedor ya tendrá su nombre y dirección. Esto no significa nada. No le entregue a quien le llame ninguna información adicional sobre usted, y particularmente no entregue ninguna información financiera tal como su número de cuenta de banco. No compre nada. Cuelgue la línea.

Si usted ha recibido una llamada de EMT Alert, puede reportarlo a mi oficina llamando gratuitamente al (800) 252-8011.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back

LAS ALERTAS AL CONSUMIDOR - La Procuraduría General acepta quejas por parte del consumidor sobre negocios. Asimismo, cuando existe un patrón de quejas justificando intervención, la Procuraduría General puede entablar una demanda civil conforme a las leyes de protección al consumidor, lo cual a veces puede resultar en que una compañía debe de indemnizar a los consumidores - vea nuestra página Internet de Demandas Mayores. Sin embargo, cuando un consumidor es engañado por un defraudador, el proceso de protección al consumidor no lo puede ayudar ya que, para que podamos ayudarlo, debemos contar con la buena fe de una compañía, a la que le es importante mantener a sus clientes satisfechos. Una demanda civil puede poner a un negocio sin escrúpulos fuera de servicio, pero normalmente no otorga indemnización.

Aquellos individuos que cometen fraudes generalmente caen bajo la jurisdicción de un fiscal penal - en Texas, este el fiscal de distrito (district attorney) o fiscal del condado (county attorney). Sin embargo, a pesar de ser acusados y condenados, estos estafadores normalmente ya no poseen su dinero, porque lo gastan tan rápido como lo hayan robado. Una persona que ha sido víctima de una estafa o fraude, debe de reportarlo inmediatamente al departamento de policía o al alguacil (sheriff). Pero lo mejor que un consumidor puede hacer es estar alerta a los fraudes o estafas, y así no ser engañado en primer lugar. Por esta razón, la Procuraduría General emite estas alertas al consumidor tan pronto como nos enteramos, a través de personas que nos contactan o por otros medios, cuando una estafa o fraude ha occurido.

Revised: