Sea un consumidor alerta al comprar una tarjeta prepagada para regalos

Al llegar las fiestas dicembrinas se anticipa que millones de consumidores van a comprar tarjetas prepagadas para regalos (gift cards) ofrecidas en tiendas a través de todo Texas. Estas tarjetas se han hecho muy populares debido a lo fácil que es enviarlas a los seres queridos lejanos e indudablemente simplifican la compra de regalos durante una temporada cuando hay mucho que hacer.

Desafortunadamente, recientes informes indican que los delincuentes quizás también hayan notado lo conveniente que son estas tarjetas. Según fuentes informativas de seguridad pública y protección al consumidor alrededor del país, hay delincuentes que van de paseo por centros comerciales, observando los estantes llenos de estas tarjetas que aún no han sido activadas (generalmente, una tarjeta es válida solamente después de que un consumidor paga y la activa). Los defraudadores escriben o memorizan el número de la tarjeta y esperan hasta que un consumidor pague por tal tarjeta y ésta sea válida.

Cuando el consumidor paga por la tarjeta, el defraudador simplemente tiene que llamar al teléfono correspondiente de servicio al cliente, confirmar que se ha activado la tarjeta y preguntar el saldo disponible. En tal momento, el defraudador puede utilizar la tarjeta para hacer compras en la Internet. Lamentablemente, podrían trascurrir días o hasta semanas antes de que el consumidor se dé cuenta que su tarjeta ha sido "vaciada" por un ladrón.

Protéjase asegurando que su compra de tarjeta prepagada de regalo sea segura: Pídale al vendedor que le dé una tarjeta que haya estado detrás de un mostrador o que no haya estado a la vista del público. También hay tarjetas con medidas de seguridad adicionales, tal como un código que permanece ocluído hasta que se rasque la tarjeta. Si usted compra una de estas tarjetas, asegúrese que nadie haya alterado la tarjeta misma o su envoltura.

Recuerde ser un consumidor alerta durante esta temporada. Si compra o recibe una tarjeta prepagada de regalo en la cual cualquier parte del saldo haya desaparecido misteriosamente, usted debería informarle de inmediato al comerciante que le vendió la tarjeta.

Les deseo unas felices fiestas.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back

LAS ALERTAS AL CONSUMIDOR - La Procuraduría General acepta quejas por parte del consumidor sobre negocios. Asimismo, cuando existe un patrón de quejas justificando intervención, la Procuraduría General puede entablar una demanda civil conforme a las leyes de protección al consumidor, lo cual a veces puede resultar en que una compañía debe de indemnizar a los consumidores - vea nuestra página Internet de Demandas Mayores. Sin embargo, cuando un consumidor es engañado por un defraudador, el proceso de protección al consumidor no lo puede ayudar ya que, para que podamos ayudarlo, debemos contar con la buena fe de una compañía, a la que le es importante mantener a sus clientes satisfechos. Una demanda civil puede poner a un negocio sin escrúpulos fuera de servicio, pero normalmente no otorga indemnización.

Aquellos individuos que cometen fraudes generalmente caen bajo la jurisdicción de un fiscal penal - en Texas, este el fiscal de distrito (district attorney) o fiscal del condado (county attorney). Sin embargo, a pesar de ser acusados y condenados, estos estafadores normalmente ya no poseen su dinero, porque lo gastan tan rápido como lo hayan robado. Una persona que ha sido víctima de una estafa o fraude, debe de reportarlo inmediatamente al departamento de policía o al alguacil (sheriff). Pero lo mejor que un consumidor puede hacer es estar alerta a los fraudes o estafas, y así no ser engañado en primer lugar. Por esta razón, la Procuraduría General emite estas alertas al consumidor tan pronto como nos enteramos, a través de personas que nos contactan o por otros medios, cuando una estafa o fraude ha occurido.

Revised: