Fraude de miembro de jurado es un engaño para robar su identidad

El FBI y demás agencias de ley a lo largo del país han informado que ha nuevamente surgido el antiguo engaño conocido como el fraude de miembro de jurado (jury duty scam).

En este fraude, las potenciales víctimas reciben una llamada de una persona que falsamente se presenta como un oficial de la corte. El estafador le informa a la víctima que, dado que no se presentó ante la corte para actuar como miembro de un jurado, se ha emitido una orden de arresto en su contra. Una vez que haya atemorizado a la víctima, el estafador intenta “confirmar” el número de Seguro Social y demás información personal de tal persona. Después de revelar esta información, muchas veces se le informa a la víctima que el asunto puede ser desestimado si paga una multa. Para hacer esto, se le pide a la víctima de proporcionar su número de tarjeta de crédito o cuenta bancaria.

Al concluir la llamada, el estafador cuenta con toda la información necesaria para abrir nuevas cuentas de crédito bajo el nombre de la víctima. Los ladrones de identidad pueden rápidamente vaciatales cuentas y hacer compras exorbitantes usando la información de tarjeta de crédito de la víctima

Al igual que otros engaños para obtener la información confidencial del consumidor, es muy probable que estos ladrones de identidad se encuentren a miles de millas de distancia, muchas veces en otros países y más allá del alcance de las autoridades de Estados Unidos. Bajo este engaño, los delincuentes simplemente usan la guía telefónica esperando que tarde o temprano una persona les proporcione la información confidencial necesaria para robarle la identidad.

Este fraude es especialmente eficaz porque causa que la víctima reaccione inmediatamente bajo temor, en lugar de tomar tiempo para reflexionar acerca de la información que se le está exigiendo. Aunque sí se pueden enfrentar consecuencias legales al no responder a un llamado para ser miembro de un jurado, un verdadero oficial de la corte jamás lo amenazará por teléfono para exigir información confidencial y un pago inmediato de una multa.

Un consumidor que reciba tal llamada de teléfono puede comunicarse con la corte local o de distrito estatal para confirmar si en realidad debe presentarse para servir como miembro de un jurado. Un consumidor JAMÁS debe revelar su información confidencial en respuesta a una inesperada llamada telefónica o correo electrónico, no importa si tal solicitud aparenta ser legítima.

Para mayor información, póngase en contacto con la Procuraduría General al (800) 252-8011 o acuda a la página Internet de la Procuraduría General en www.oag.state.tx.us. Nuestra oficina cuenta con amplia información en español e inglés.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back

LAS ALERTAS AL CONSUMIDOR - La Procuraduría General acepta quejas por parte del consumidor sobre negocios. Asimismo, cuando existe un patrón de quejas justificando intervención, la Procuraduría General puede entablar una demanda civil conforme a las leyes de protección al consumidor, lo cual a veces puede resultar en que una compañía debe de indemnizar a los consumidores - vea nuestra página Internet de Demandas Mayores. Sin embargo, cuando un consumidor es engañado por un defraudador, el proceso de protección al consumidor no lo puede ayudar ya que, para que podamos ayudarlo, debemos contar con la buena fe de una compañía, a la que le es importante mantener a sus clientes satisfechos. Una demanda civil puede poner a un negocio sin escrúpulos fuera de servicio, pero normalmente no otorga indemnización.

Aquellos individuos que cometen fraudes generalmente caen bajo la jurisdicción de un fiscal penal - en Texas, este el fiscal de distrito (district attorney) o fiscal del condado (county attorney). Sin embargo, a pesar de ser acusados y condenados, estos estafadores normalmente ya no poseen su dinero, porque lo gastan tan rápido como lo hayan robado. Una persona que ha sido víctima de una estafa o fraude, debe de reportarlo inmediatamente al departamento de policía o al alguacil (sheriff). Pero lo mejor que un consumidor puede hacer es estar alerta a los fraudes o estafas, y así no ser engañado en primer lugar. Por esta razón, la Procuraduría General emite estas alertas al consumidor tan pronto como nos enteramos, a través de personas que nos contactan o por otros medios, cuando una estafa o fraude ha occurido.

Revised: