Un correo electrónico engañoso puede angustiar la temporada de fiestas del consumidor

Una nueva y peligrosa estafa para robar la identidad se está llevando a cabo contra los clientes de uniones de crédito (credit unions) a lo largo del país. Los grupos de protección al consumidor y de uniones de crédito informan que fraudulentos correos electrónicos están engañando a los consumidores para hacerlos marcar un número telefónico y confirmar su información personal. El consumidor que llama a tal línea no se está comunicando con su unión de crédito, sino está hablando con un estafador cuya intención es robar su identidad.

Cada día más consumidores atentos están aprendiendo a reconocer y eliminar correos electrónicos fraudulentos que engañosamente parecen ser emitidos por legítimos bancos o empresas de tarjetas de crédito. Conocidos como correos electrónicos de anzuelo (phishing), tales mensajes fraudulentos comúnmente requieren que el consumidor acuda a una engañosa página Internet que le permite a los estafadores obtener toda la información confidencial necesaria del consumidor para vaciar sus cuentas bancarias y dejar su crédito en ruinas.

El fraude a través de correos electrónicos existe desde hace años, pero los delincuentes astutos están enviando correos electrónicos que le instruyen al consumidor de llamar a una línea telefónica en lugar de hacer clic en un enlace. Esta táctica podría ser especialmente eficaz porque es mucho más probable que un consumidor que habla con una persona en vivo baje la guardia.

Este más reciente fraude inmediatamente trata de obtener la confianza del consumidor al entregarle avisos para estar alerta contra engaños parecidos. Un correo electrónico reciente indica (en inglés):

Estimado Cliente de Unión de Crédito,

Lamentamos informarle que hemos recibido muchos correos electrónicos fraudulentos solicitando su información personal. Tales correos electrónicos contenían enlaces a páginas fraudulentas que parecen ser legítimas. Por favor recuerde que jamás le solicitaremos su información personal a través de un correo electrónico o página Internet.

Debido a esto, estamos estrenando un nuevo sistema de seguridad para que sus cuentas estén seguras y resguardadas. Para aprovechar de nuestro nuevo Programa de Protección Contra el Robo de Identidad fue necesario desactivar el acceso a su tarjeta bancaria.

Para activarla, por favor llámenos inmediatamente.


En su continuación, el correo electrónico proporciona un número de teléfono con un código de área en los E.U., lo cual respalda su aparencia como un mensaje legítimo. Además, el correo ofrece consejos contra el robo de identidad y enlaces a la página Internet de la Comisión Federal de Comercio (Federal Trade Commission, FTC) con información sobre cómo prevenir el robo de identidad. Un consumidor que piense que tal correo electrónico sea legítimo entonces marca el número y proporciona la información confidencial a la persona que se presenta como empleado del banco. El consumidor se da cuenta de que todo esto fue un fraude solo una vez que haya sido robada su identidad.

Este fraude a través del correo electrónico combina el engaño del “anzuelo” con un engaño que se comete por teléfono. Los números de teléfono presentados en estos correos electrónicos se crean a través del servicio telefónico por Internet, conocido como VoIP por sus siglas en inglés. No obstante que el número de teléfono parece ser de un área de los E.U., es muy probable que los estafadores se encuentren en otros países y que sea imposible entregarlos ante la justicia.

Los consumidores que inesperadamente reciban este o cualquier otro correo electrónico o llamada por teléfono que les solicita su información personal NO deben responder. Los consumidores que tengan preguntas sobre sus cuentas deben entrar en contacto con su unión de crédito llamando al teléfono en su directorio telefónico local o en su estado de cuenta mensual. Jamás haga clic en un enlace ni llame a un número de teléfono que aparece en un correo electrónico inesperado.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back

LAS ALERTAS AL CONSUMIDOR - La Procuraduría General acepta quejas por parte del consumidor sobre negocios. Asimismo, cuando existe un patrón de quejas justificando intervención, la Procuraduría General puede entablar una demanda civil conforme a las leyes de protección al consumidor, lo cual a veces puede resultar en que una compañía debe de indemnizar a los consumidores - vea nuestra página Internet de Demandas Mayores. Sin embargo, cuando un consumidor es engañado por un defraudador, el proceso de protección al consumidor no lo puede ayudar ya que, para que podamos ayudarlo, debemos contar con la buena fe de una compañía, a la que le es importante mantener a sus clientes satisfechos. Una demanda civil puede poner a un negocio sin escrúpulos fuera de servicio, pero normalmente no otorga indemnización.

Aquellos individuos que cometen fraudes generalmente caen bajo la jurisdicción de un fiscal penal - en Texas, este el fiscal de distrito (district attorney) o fiscal del condado (county attorney). Sin embargo, a pesar de ser acusados y condenados, estos estafadores normalmente ya no poseen su dinero, porque lo gastan tan rápido como lo hayan robado. Una persona que ha sido víctima de una estafa o fraude, debe de reportarlo inmediatamente al departamento de policía o al alguacil (sheriff). Pero lo mejor que un consumidor puede hacer es estar alerta a los fraudes o estafas, y así no ser engañado en primer lugar. Por esta razón, la Procuraduría General emite estas alertas al consumidor tan pronto como nos enteramos, a través de personas que nos contactan o por otros medios, cuando una estafa o fraude ha occurido.

Revised: