El Procurador General Abbott advierte a los consumidores que eviten cobrar cheques falsos

La Procuraduría General ha recibido información sobre una nueva estafa de cheques falsos que se parecen a los cheques de reembolso emitidos bajo el acuerdo de la Procuraduría General con la empresa EMO Corp. Cheques y cartas falsas que llevan los nombres de las empresas no relacionadas EMO Network Financial y EMO Logistics Marketing prometen ganancias de concursos u oportunidades de ingresos como comprador secreto. Cuando los cheques falsos no son honrados por el banco cuyo nombre aparece en la careta del documento, la cantidad por la que se cobró el cheque entonces es tomada de la cuenta bancaria de la persona que lo cambió.

Instamos a los consumidores que reciben estos cheques a que se comuniquen con la Procuraduría General o con el Servicio Postal de Estados Unidos. Las personas que reciben los cheques no deben cambiarlos o depositarlos o enviar dinero como lo indica alguna de la correspondencia adjunta.

Enlaces para los medios de información

Ejemplar 1

Ejemplar 2


Los cheques llevan el número de cuenta en Comerica Bank de un administrador del acuerdo con EMO. Estos cheques falsos han sido usados en conexión con una estafa de concursos, informando falsamente a las personas que ganaron 86,000 dólares. Para reclamar los premios las personas que recibieron los cheques también recibieron indicaciones de enviar 2,860 dólares en efectivo, lo cual cubría el cheque adjunto.

También se han distribuido cheques similares con cartas que avisaban a las personas que habían sido elegidas como "compradores secretos". Estas personas, quienes recibieron instrucciones de enviar 2, 486 dólares a un “agente de capacitación”, recibieron un cheque falso por 2,890 dólares que supuestamente cubría el costo de la capacitación.

Bajo el acuerdo del estado con la empresa EMO Corp., se escribieron cheques legítimos para devolver una parte de los fondos que perdieron cuenta habientes de la EMO Corp. EMO Corp. era una empresa sin licencia de servicios de dinero que operaba en la Internet y que fue colocada en administración judicial por el estado de Texas en marzo de 2006. La cantidad está sujeta a las ordenes de la corte emitidas en el caso número D-1-GV-06-000341 y llamado State of Texas v. EMO Corp., et al. en la Corte de Distrito 201 del Condado de Travis.

Los consumidores que han recibido uno de estos cheques pueden comunicarse con la Procuraduría General llamando al 1-800-252-8011 o visitando la página Internet de la agencia en www.texasattorneygeneral.gov. La Procuraduría General cuenta con información y personal bilingüe para atenderle.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back

LAS ALERTAS AL CONSUMIDOR - La Procuraduría General acepta quejas por parte del consumidor sobre negocios. Asimismo, cuando existe un patrón de quejas justificando intervención, la Procuraduría General puede entablar una demanda civil conforme a las leyes de protección al consumidor, lo cual a veces puede resultar en que una compañía debe de indemnizar a los consumidores - vea nuestra página Internet de Demandas Mayores. Sin embargo, cuando un consumidor es engañado por un defraudador, el proceso de protección al consumidor no lo puede ayudar ya que, para que podamos ayudarlo, debemos contar con la buena fe de una compañía, a la que le es importante mantener a sus clientes satisfechos. Una demanda civil puede poner a un negocio sin escrúpulos fuera de servicio, pero normalmente no otorga indemnización.

Aquellos individuos que cometen fraudes generalmente caen bajo la jurisdicción de un fiscal penal - en Texas, este el fiscal de distrito (district attorney) o fiscal del condado (county attorney). Sin embargo, a pesar de ser acusados y condenados, estos estafadores normalmente ya no poseen su dinero, porque lo gastan tan rápido como lo hayan robado. Una persona que ha sido víctima de una estafa o fraude, debe de reportarlo inmediatamente al departamento de policía o al alguacil (sheriff). Pero lo mejor que un consumidor puede hacer es estar alerta a los fraudes o estafas, y así no ser engañado en primer lugar. Por esta razón, la Procuraduría General emite estas alertas al consumidor tan pronto como nos enteramos, a través de personas que nos contactan o por otros medios, cuando una estafa o fraude ha occurido.

Revised: