Los evacuados deben conocer sus derechos cuando se alojan en un hotel

Mientras que algunas de las personas evacuadas por el Huracán Ike buscaron albergue en los centros de evacuación, otras se refugiaron en hoteles y moteles a lo largo de Texas. Los evacuados que se están hospedando en hoteles y moteles tienen que conocer sus derechos y responsabilidades.

A partir del 8 de septiembre por un periodo de 14 días, el Gobernador Rick Perry suspendió el cobro de impuestos hoteleros estatales y locales para las víctimas del Huracán Ike. Los consumidores a quienes se les cobren estos impuestos en las áreas afectadas deben informar al hotel o motel que son evacuados y pedir que les remuevan el cobro de la factura. Si no quitan el cobro, los consumidores deben guardar sus recibos y presentar una queja ante la Procuraduría General llamando gratis a la Línea Especial de Quejas del Consumidor al (800) 252-8011.

Los texanos que deciden quedarse en un hotel o motel también deben tener presente que es su responsabilidad buscar alojamiento y hacer las reservaciones. Bajo la ley estatal, los dueños de los hoteles no están obligados a permitir que los evacuados se queden en sus instalaciones si no hay cuartos disponibles después de que caduque la reservación.

La Agencia Federal de Administración de Emergencias (FEMA) del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos tiene disponible ayuda financiera para los evacuados por el huracán que no pueden pagar una estadía más larga en un hotel o motel. La cantidad de asistencia económica disponible varía según la ciudad en la que se encuentra el alojamiento. Los evacuados que deseen obtener asistencia de FEMA deben presentar la solicitud en línea en www.fema.org o llamando al (800) 621-3362.

Los texanos deben guardar registros escritos y recibos de cualquier transacción que crean que viola las protecciones especiales que les brinda la declaración de desastre. Si hablar directamente con el proveedor del servicio no resuelve la disputa, los texanos deben llamar gratis a la Línea Especial de la Procuraduría General de Quejas del Consumidor al (800) 252-8011. El personal de la línea está disponible entre las 7 a.m. y 7 p.m. Si tienen disponible servicio de Internet, los consumidores pueden presentar la queja por escrito en línea en www.texasattorneygeneral.gov.

La declaración de desastre otorga una más fuerte autoridad de cumplimiento a la Procuraduría General bajo la Ley de Texas Contra Prácticas Empresariales Engañosas (Texas Deceptive Trade Practices Act). Esta autoridad protege a los texanos prohibiendo precios exorbitantes para necesidades como agua para beber, alimentos, baterías y generadores.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back

LAS ALERTAS AL CONSUMIDOR - La Procuraduría General acepta quejas por parte del consumidor sobre negocios. Asimismo, cuando existe un patrón de quejas justificando intervención, la Procuraduría General puede entablar una demanda civil conforme a las leyes de protección al consumidor, lo cual a veces puede resultar en que una compañía debe de indemnizar a los consumidores - vea nuestra página Internet de Demandas Mayores. Sin embargo, cuando un consumidor es engañado por un defraudador, el proceso de protección al consumidor no lo puede ayudar ya que, para que podamos ayudarlo, debemos contar con la buena fe de una compañía, a la que le es importante mantener a sus clientes satisfechos. Una demanda civil puede poner a un negocio sin escrúpulos fuera de servicio, pero normalmente no otorga indemnización.

Aquellos individuos que cometen fraudes generalmente caen bajo la jurisdicción de un fiscal penal - en Texas, este el fiscal de distrito (district attorney) o fiscal del condado (county attorney). Sin embargo, a pesar de ser acusados y condenados, estos estafadores normalmente ya no poseen su dinero, porque lo gastan tan rápido como lo hayan robado. Una persona que ha sido víctima de una estafa o fraude, debe de reportarlo inmediatamente al departamento de policía o al alguacil (sheriff). Pero lo mejor que un consumidor puede hacer es estar alerta a los fraudes o estafas, y así no ser engañado en primer lugar. Por esta razón, la Procuraduría General emite estas alertas al consumidor tan pronto como nos enteramos, a través de personas que nos contactan o por otros medios, cuando una estafa o fraude ha occurido.

Revised: