Reporte el aumento ilegal de precios a la Línea Especial de la Procuraduría General de Quejas del Consumidor

Ahora que algunos damnificados por el Huracán Ike regresan a casa esta semana, la Línea Especial de la Procuraduría General de Quejas del Consumidor permanecerá abierta para recibir quejas de aumento ilegal de precios. Se puede comunicar a la línea especial de emergencia de la Procuraduría General llamando al (800) 252-8011. El personal de la línea especial está disponible de las 8 a.m. a las 5 p.m. para recibir quejas sobre la especulación de precios. La línea cuenta con personal bilingüe para atenderle. La información recopilada se envía directamente a investigadores de la agencia.

Enlace para los medios de información

Cartel: Cuando ocurre un desastre de la naturaleza

(en español o inglés)

Desde la declaración de desastre por el huracán emitida por el Gobernador Perry, la Procuraduría General ha recibido cientos de quejas de especulación de precios. La mayoría de las quejas alegan un aumento ilegal en los precios de la gasolina y el alojamiento; otras reportan un alza en los precios de alimentos, agua, y generadores de electricidad. La agencia está investigando algunas quejas de los consumidores de que se les cobró ilegalmente precios inflados por necesidades básicas, incluyendo el combustible y el alojamiento en un hotel, entre otras cosas.

La declaración de desastre otorga a la Procuraduría General más autoridad de cumplimiento bajo la Ley de Texas Contra Prácticas Empresariales Engañosas (Texas Depective Trade Practices Act). Esta autoridad protege a los texanos al prohibir los precios exorbitantes sobre las necesidades básicas como el agua, los alimentos, las baterías y los generadores.

Aunque el Huracán Ike ya pasó por el estado, las declaraciones de desastre del Gobernador siguen activas, así que la Procuraduría General aún tiene autoridad para procesar las quejas de especulación de precios. Según la ley de Texas, los vendedores tienen prohibido cobrar precios demasiado altos por necesidades como alimentos, ropa, artículos médicos, hospedaje, trabajos de reparación y gasolina durante declaraciones de desastre y después.

Aunque la ley estatal prohíbe a los vendedores aumentar los precios ilegalmente para obtener ganancias exorbitantes durante un desastre, sí les permite pasar a los consumidores los aumentos en los precios al por mayor. Por lo tanto, en algunos casos, el aumento de precio podría no ser necesariamente una señal de especulación de precios.

Los texanos deben guardar registros escritos y recibos de cualquier transacción que crean que constituye especulación de precios. Si hablar directamente con el proveedor de servicios no resuelve la disputa, los texanos deben llamar gratis a la línea especial de quejas o, si tienen Internet disponible, presentar una queja en línea en www.texasattorneygeneral.gov.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back

LAS ALERTAS AL CONSUMIDOR - La Procuraduría General acepta quejas por parte del consumidor sobre negocios. Asimismo, cuando existe un patrón de quejas justificando intervención, la Procuraduría General puede entablar una demanda civil conforme a las leyes de protección al consumidor, lo cual a veces puede resultar en que una compañía debe de indemnizar a los consumidores - vea nuestra página Internet de Demandas Mayores. Sin embargo, cuando un consumidor es engañado por un defraudador, el proceso de protección al consumidor no lo puede ayudar ya que, para que podamos ayudarlo, debemos contar con la buena fe de una compañía, a la que le es importante mantener a sus clientes satisfechos. Una demanda civil puede poner a un negocio sin escrúpulos fuera de servicio, pero normalmente no otorga indemnización.

Aquellos individuos que cometen fraudes generalmente caen bajo la jurisdicción de un fiscal penal - en Texas, este el fiscal de distrito (district attorney) o fiscal del condado (county attorney). Sin embargo, a pesar de ser acusados y condenados, estos estafadores normalmente ya no poseen su dinero, porque lo gastan tan rápido como lo hayan robado. Una persona que ha sido víctima de una estafa o fraude, debe de reportarlo inmediatamente al departamento de policía o al alguacil (sheriff). Pero lo mejor que un consumidor puede hacer es estar alerta a los fraudes o estafas, y así no ser engañado en primer lugar. Por esta razón, la Procuraduría General emite estas alertas al consumidor tan pronto como nos enteramos, a través de personas que nos contactan o por otros medios, cuando una estafa o fraude ha occurido.

Revised: