Esté alerta ante estafas de servicios de reparación tras el paso del Huracán Ike

Los texanos cuyos hogares sufrieron daños por el Huracán Ike deben evitar a los estafadores que se hacen pasar como contratistas dispuestos a reparar la vivienda. El dueño de una casa puede tomar pasos para proteger su bolsillo y evitar ser víctima de estas estafas.

Igual que con cualquier reparación a una casa, se le puede pedir al dueño que pague una parte de los costos de reparación como pago inicial; sin embargo, el propietario NUNCA debe pagar por adelantado todo el costo de la reparación.

Enlace para los medios de información

Cartel: Cuando ocurre un desastre de la naturaleza

(en español o inglés)

Las casas dañadas están fácilmente a la vista de los estafadores que se hacen pasar por contratistas y venden sus "servicios" con solicitaciones de puerta en puerta. Tenga cuidado si un vendedor no solicitado llama a su puerta; las empresas que llevan a cabo reparaciones especializadas a casas muy pocas veces andan por los vecindarios buscando trabajo. Si un contratista lo está presionando para que tome una decisión rápida y lo contrate para realizar el trabajo, debe decir NO. Las empresas legítimas saben que el consumidor necesita tiempo para verificar la empresa y con gusto reciben preguntas.

Cuando escoja a un contratista para reparar la casa dañada, debe escoger a un contratista que tiene una dirección física, en lugar de solo números telefónicos, para ayudar a asegurar que es legítimo. Una dirección física podría ayudar al cliente a localizar al contratista si surgen problemas con la reparación.

Una vez que elija a un contratista para que lleve a cabo el trabajo de reparación, debe leer cuidadosamente el contrato legal antes de firmarlo. No debe firmar un contrato con espacios en blanco, esos espacios podrían ser llenados más tarde con términos que no favorecen al dueño.

Guarde todos los registros escritos y recibos de cualquier transacción que crea que viola las protecciones legales especiales que aplican durante la declaración de un desastre. Si hablar directamente con el proveedor de servicios no resuelve la disputa, llame gratis a la Línea Especial de la Procuraduría General para Quejas del Consumidor al (800) 252-8011. Hay personal disponible para atenderle de las 8 a.m. a las 5 p.m. Si tiene servicio de Internet disponible, puede presentar una queja escrita en línea en www.texasattorneygeneral.gov.

La declaración de desastre otorga a la Procuraduría General más autoridad de cumplimiento bajo la Ley de Texas Contra Prácticas Empresariales Engañosas (Texas Depective Trade Practices Act). Esta autoridad protege a los texanos prohibiendo los precios exorbitantes sobre las necesidades básicas como el agua para beber, los alimentos, las baterías y los generadores.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back

LAS ALERTAS AL CONSUMIDOR - La Procuraduría General acepta quejas por parte del consumidor sobre negocios. Asimismo, cuando existe un patrón de quejas justificando intervención, la Procuraduría General puede entablar una demanda civil conforme a las leyes de protección al consumidor, lo cual a veces puede resultar en que una compañía debe de indemnizar a los consumidores - vea nuestra página Internet de Demandas Mayores. Sin embargo, cuando un consumidor es engañado por un defraudador, el proceso de protección al consumidor no lo puede ayudar ya que, para que podamos ayudarlo, debemos contar con la buena fe de una compañía, a la que le es importante mantener a sus clientes satisfechos. Una demanda civil puede poner a un negocio sin escrúpulos fuera de servicio, pero normalmente no otorga indemnización.

Aquellos individuos que cometen fraudes generalmente caen bajo la jurisdicción de un fiscal penal - en Texas, este el fiscal de distrito (district attorney) o fiscal del condado (county attorney). Sin embargo, a pesar de ser acusados y condenados, estos estafadores normalmente ya no poseen su dinero, porque lo gastan tan rápido como lo hayan robado. Una persona que ha sido víctima de una estafa o fraude, debe de reportarlo inmediatamente al departamento de policía o al alguacil (sheriff). Pero lo mejor que un consumidor puede hacer es estar alerta a los fraudes o estafas, y así no ser engañado en primer lugar. Por esta razón, la Procuraduría General emite estas alertas al consumidor tan pronto como nos enteramos, a través de personas que nos contactan o por otros medios, cuando una estafa o fraude ha occurido.

Revised: