Tome buenas decisiones cuando obsequie tarjetas de regalo

Ahora que llega la temporada de las compras navideñas, se espera que millones de texanos compren tarjetas de regalo prepagadas para sus amigos y familiares. Las tarjetas de regalo son fáciles de enviar por correo a familiares que viven lejos y son cada vez más fáciles de comprar e indudablemente simplifican las compras en esta tan ocupada temporada del año, así que son más populares que nunca. Según la National Retail Federation, la temporada navideña pasada a nivel nacional los compradores gastaron aproximadamente 26.3 mil millones de dólares en tarjetas de regalo.

Desafortunadamente, informes recientes indican que el Grinch y sus colaboradores han puesto la mirada en las tarjetas de regalo mientras planean cómo robar la navidad este año.

Fuentes de información en todo el país han reportado ver a estafadores tomar los números de tarjeta de regalo que todavía no han sido activadas. Una vez que se compra y activa la tarjeta, el estafador aprovecha y roba todo el valor antes de que la persona que la recibió pueda aprovechar el regalo. Desafortunadamente, a menudo pasan días o hasta semanas antes de que los clientes se den cuenta de que ha desaparecido el dinero que había recibido de regalo durante las fiestas.

Los texanos se pueden proteger a sí mismos pidiendo al empleado de la tienda tarjetas que están detrás del mostrador (o que de alguna otra manera no han estado accesibles al público en general). Algunas tarjetas de regalo ya traen incorporadas medidas de seguridad, como un código para rascar adicional. Pero aún así, los compradores tienen que asegurarse de que nadie haya alterado la tarjeta o el envoltorio.

Además de evitar el robo, los texanos deben poner atención al emisor de la tarjeta antes de decidir cuál comprar. Las tarjetas de regalo compradas a empresas que se declaran después en bancarrota pueden no tener ningún valor o valer mucho menos del valor nominal. En un caso reportado recientemente, una empresa en bancarrota solo honró una cuarta parte del valor de sus tarjetas de regalo. Como resultado, los clientes que creían tener 100 dólares para gastar solo recibieron 25 dólares.

No permita que nadie le impida disfrutar de esta temporada navideña. Esté alerta y bien informado. Los clientes que compran o reciben una tarjeta de regalo que no tiene una parte del saldo prepagado deben avisar inmediatamente al emisor de la tarjeta y solicitar ayuda.

Feliz navidad y próspero año nuevo.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back

LAS ALERTAS AL CONSUMIDOR - La Procuraduría General acepta quejas por parte del consumidor sobre negocios. Asimismo, cuando existe un patrón de quejas justificando intervención, la Procuraduría General puede entablar una demanda civil conforme a las leyes de protección al consumidor, lo cual a veces puede resultar en que una compañía debe de indemnizar a los consumidores - vea nuestra página Internet de Demandas Mayores. Sin embargo, cuando un consumidor es engañado por un defraudador, el proceso de protección al consumidor no lo puede ayudar ya que, para que podamos ayudarlo, debemos contar con la buena fe de una compañía, a la que le es importante mantener a sus clientes satisfechos. Una demanda civil puede poner a un negocio sin escrúpulos fuera de servicio, pero normalmente no otorga indemnización.

Aquellos individuos que cometen fraudes generalmente caen bajo la jurisdicción de un fiscal penal - en Texas, este el fiscal de distrito (district attorney) o fiscal del condado (county attorney). Sin embargo, a pesar de ser acusados y condenados, estos estafadores normalmente ya no poseen su dinero, porque lo gastan tan rápido como lo hayan robado. Una persona que ha sido víctima de una estafa o fraude, debe de reportarlo inmediatamente al departamento de policía o al alguacil (sheriff). Pero lo mejor que un consumidor puede hacer es estar alerta a los fraudes o estafas, y así no ser engañado en primer lugar. Por esta razón, la Procuraduría General emite estas alertas al consumidor tan pronto como nos enteramos, a través de personas que nos contactan o por otros medios, cuando una estafa o fraude ha occurido.

Revised: