Cuidado con los mensajes de texto basura

Los usuarios de telefonía celular deben tener cuidado de una nueva amenaza de alta tecnología conocida como “smishing”. Los estafadores han empezado a enviar mensajes de texto fraudulentos a teléfonos celulares para engañar a las personas y lograr que revelen información personal, números de cuentas financieras y contraseñas.

Como muchos usuarios de computadoras ya saben, los correos electrónicos basura conocidos como “phishing” llegan frecuentemente a sus correos electrónicos. Muchos usuarios de computadoras han aprendido a identificar y borrar estos correos basura que parecen provenir de bancos, empresas de tarjetas de crédito y agencias gubernamentales legítimas. Los proveedores de servicio de Internet y los filtros de spam a menudo bloquean estos mensajes así que nunca llegan a su objetivo.

Aún no se han desarrollado filtros eficaces para los mensajes de texto basura que se envían a los teléfonos celulares y muy pocos de ellos son bloqueados por los filtros o los proveedores de telefonía celular. Mientras que los mensajes de correo electrónico con errores de ortografía y enlaces que no sirven hacen más fácil reconocer un correo electrónico basura, puede ser difícil determinar si un mensaje de texto es legítimo. No hay imágenes, solo texto, y el mensaje usualmente es corto.

Por ejemplo, los mensajes de smishing quizás amenacen a la persona que los recibe con un cobro inminente que se puede cancelar solo si el usuario visita una página Internet falsa que aparece en el mensaje. Otra estafa común indica a la persona que llame a un número telefónico gratuito para completar o cancelar una transacción. La “operadora” que contesta el número muy amablemente toma el número de la tarjeta de crédito o de débito de la persona y usa esa información para estafarla.

Las personas no deben contestar los mensajes de texto basura que reciben. De hecho, no deben llamar a ningún número telefónico que aparezca en el mensaje de texto, ni hacer clic en enlaces a páginas Internet. Activar enlaces que aparecen en mensajes de texto inesperados puede enviar a los usuarios a páginas Internet o permitir a los ladrones de identidad que capturen la información personal sensible de los usuarios. Las instituciones financieras legítimas no llaman ni envían correos electrónicos solicitando esta información. Los clientes a quienes les preocupa un supuesto cargo pendiente deben comunicarse directamente con el proveedor de servicios o con el banco y preguntar al respecto.

Las personas responsables de enviar estos mensajes de texto, llamadas y correos electrónicos fraudulentos están tratando de obtener la información personal de identificación de los clientes. Los texanos deben borrar los mensajes de texto o correos electrónicos inesperados que reciban y colgar la línea.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back

LAS ALERTAS AL CONSUMIDOR - La Procuraduría General acepta quejas por parte del consumidor sobre negocios. Asimismo, cuando existe un patrón de quejas justificando intervención, la Procuraduría General puede entablar una demanda civil conforme a las leyes de protección al consumidor, lo cual a veces puede resultar en que una compañía debe de indemnizar a los consumidores - vea nuestra página Internet de Demandas Mayores. Sin embargo, cuando un consumidor es engañado por un defraudador, el proceso de protección al consumidor no lo puede ayudar ya que, para que podamos ayudarlo, debemos contar con la buena fe de una compañía, a la que le es importante mantener a sus clientes satisfechos. Una demanda civil puede poner a un negocio sin escrúpulos fuera de servicio, pero normalmente no otorga indemnización.

Aquellos individuos que cometen fraudes generalmente caen bajo la jurisdicción de un fiscal penal - en Texas, este el fiscal de distrito (district attorney) o fiscal del condado (county attorney). Sin embargo, a pesar de ser acusados y condenados, estos estafadores normalmente ya no poseen su dinero, porque lo gastan tan rápido como lo hayan robado. Una persona que ha sido víctima de una estafa o fraude, debe de reportarlo inmediatamente al departamento de policía o al alguacil (sheriff). Pero lo mejor que un consumidor puede hacer es estar alerta a los fraudes o estafas, y así no ser engañado en primer lugar. Por esta razón, la Procuraduría General emite estas alertas al consumidor tan pronto como nos enteramos, a través de personas que nos contactan o por otros medios, cuando una estafa o fraude ha occurido.

Revised: