Cuidado con las estafas caritativas durante las iniciativas de ayuda a los damnificados en Haití

Muchos texanos hacen donativos generosos a organizaciones caritativas cuando ocurre un desastre. Antes de abrir sus carteras para brindar la ayuda económica que tanto se necesita para las iniciativas de recuperación en Haití, los texanos deben hacer preguntas y verificar la información. Investigando un poco, los bienintencionados texanos pueden asegurar que su dinero se use en realidad para el esfuerzo de recuperación y no termine en manos de un estafador que trata de sacarle provecho a esta tragedia.

Los texanos que reciban llamadas telefónicas o correos electrónicos pidiéndoles un donativo caritativo para ayudar a Haití deben recordar lo siguiente:

• Conozca la organización que pide ayuda. Pida credenciales, incluso el nombre exacto y el número telefónico de la organización, especialmente si es una organización desconocida.
• Llame a la organización directamente y confirme que la persona que solicita la ayuda en realidad está asociado a esta.
• Esté al pendiente de organizaciones cuestionables que usan nombres similares a los de organizaciones caritativas reconocidas.
• Pregunte cómo se usará el donativo.
• Cuidado con las apelaciones que se apoyan en las emociones y no dan una buena descripción de cómo ayudarán sus contribuciones caritativas a la iniciativa de recuperación.
• No se deje convencer por tácticas de alta presión y exigencias de tomar una decisión inmediata. Una organización legítima con gusto acepta preguntas y verificación de información sobre sus operaciones.
• Nunca de un número de tarjeta de crédito o cuenta bancaria a la persona que solicita el donativo.
• Nunca dé efectivo ni acuerde dar dinero a alguien en persona. Escriba un cheque a nombre de la organización caritativa, no de la persona que solicita el donativo, y pida un recibo.

Para información sobre operativos de ayuda específicos que se están llevando acabo en este momento, los texanos deben comunicarse con el American Institute of Philanthropy (AIP). AIP es un servicio nacional que monitorea las organizaciones caritativas y ayuda a los donantes a identificar organizaciones caritativas confiables. Los texanos deben visitar su página Internet en www.charitywatch.org.

Los texanos que deseen presentar una queja ante la Procuraduría General relacionada con solicitaciones por correo electrónico de una organización caritativa sospechosa pueden llamar a la Línea de Quejas del Consumidor al (800) 252-8011 o presentar una queja en línea en www.texasattorneygeneral.gov. Contamos con información y personal bilingüe.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back

LAS ALERTAS AL CONSUMIDOR - La Procuraduría General acepta quejas por parte del consumidor sobre negocios. Asimismo, cuando existe un patrón de quejas justificando intervención, la Procuraduría General puede entablar una demanda civil conforme a las leyes de protección al consumidor, lo cual a veces puede resultar en que una compañía debe de indemnizar a los consumidores - vea nuestra página Internet de Demandas Mayores. Sin embargo, cuando un consumidor es engañado por un defraudador, el proceso de protección al consumidor no lo puede ayudar ya que, para que podamos ayudarlo, debemos contar con la buena fe de una compañía, a la que le es importante mantener a sus clientes satisfechos. Una demanda civil puede poner a un negocio sin escrúpulos fuera de servicio, pero normalmente no otorga indemnización.

Aquellos individuos que cometen fraudes generalmente caen bajo la jurisdicción de un fiscal penal - en Texas, este el fiscal de distrito (district attorney) o fiscal del condado (county attorney). Sin embargo, a pesar de ser acusados y condenados, estos estafadores normalmente ya no poseen su dinero, porque lo gastan tan rápido como lo hayan robado. Una persona que ha sido víctima de una estafa o fraude, debe de reportarlo inmediatamente al departamento de policía o al alguacil (sheriff). Pero lo mejor que un consumidor puede hacer es estar alerta a los fraudes o estafas, y así no ser engañado en primer lugar. Por esta razón, la Procuraduría General emite estas alertas al consumidor tan pronto como nos enteramos, a través de personas que nos contactan o por otros medios, cuando una estafa o fraude ha occurido.

Revised: