Las rifas en Texas: conozca la ley

[actualizada: 10/mayo/2010]

Nos hemos dado cuenta de un creciente número de rifas ilegales en Texas. Es importante que los residentes de Texas conozcan la ley antes de llevar a cabo una rifa o participar en una.



Ejemplos de rifas ilegales incluyen rifas realizadas por:

  • particulares

  • un negocio con ánimo de lucro

  • una organización caritativa que no llena los requisitos


Las leyes de Texas permiten que solo ciertas organizaciones caritativas y sin fin de lucro lleven a cabo rifas para apoyar sus causas caritativas. Sólo las siguientes entidades que cumplen con ciertos requisitos tienen permitido realizar rifas:

  • sociedades religiosas

  • proveedores de servicios voluntarios médicos de emergencia

  • departamentos de bomberos compuestos por voluntarios

  • organizaciones sin ánimo de lucro que llenan los requisitos


Para llevar a cabo legalmente una rifa, la organización sin ánimo de lucro debe tener, entre otros requisitos, una exención de impuestos federales bajo la Sección 501 (c) del Código de Impuestos Internos (Internal Revenue Code) y también debe haber existido por tres años. La ley permite solamente dos rifas por año calendario, requiere que se impriman varias declaraciones en los boletos y limita el valor de los premios comprados por la organización a 50,000 ó 250,000 dólares si el premio comprado es una casa habitación.



También es ilegal realizar una rifa que ofrece como premio dinero en efectivo, u otro premio que se puede convertir fácilmente en efectivo, o que se promueve a nivel estatal o a través de anuncios publicitarios pagados, incluyendo a través de televisión, radio o diarios.



Una rifa ilegal podría ser considerada un juego de azar ilegal, lo cual puede implicar sanciones penales. Asimismo, el fiscal del condado o del distrito o el Procurador General pueden cancelar una rifa ilegal.



La ley prohíbe a la Procuraduría General dar asesoría legal a particulares. Si usted está considerando realizar una rifa para recaudar fondos, lea cuidadosamente la Ley Orgánica de Rifas Caritativas (Charitable Raffle Enabling Act), la cual entró en vigor el 1 de enero de 1990 y hable con un abogado privado si tiene alguna pregunta. También evite participar en una rifa ilegal. Para más información, puede visitar nuestra página Internet y leer nuestro folleto en línea de protección al consumidor sobre rifas caritativas.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back

LAS ALERTAS AL CONSUMIDOR - La Procuraduría General acepta quejas por parte del consumidor sobre negocios. Asimismo, cuando existe un patrón de quejas justificando intervención, la Procuraduría General puede entablar una demanda civil conforme a las leyes de protección al consumidor, lo cual a veces puede resultar en que una compañía debe de indemnizar a los consumidores - vea nuestra página Internet de Demandas Mayores. Sin embargo, cuando un consumidor es engañado por un defraudador, el proceso de protección al consumidor no lo puede ayudar ya que, para que podamos ayudarlo, debemos contar con la buena fe de una compañía, a la que le es importante mantener a sus clientes satisfechos. Una demanda civil puede poner a un negocio sin escrúpulos fuera de servicio, pero normalmente no otorga indemnización.

Aquellos individuos que cometen fraudes generalmente caen bajo la jurisdicción de un fiscal penal - en Texas, este el fiscal de distrito (district attorney) o fiscal del condado (county attorney). Sin embargo, a pesar de ser acusados y condenados, estos estafadores normalmente ya no poseen su dinero, porque lo gastan tan rápido como lo hayan robado. Una persona que ha sido víctima de una estafa o fraude, debe de reportarlo inmediatamente al departamento de policía o al alguacil (sheriff). Pero lo mejor que un consumidor puede hacer es estar alerta a los fraudes o estafas, y así no ser engañado en primer lugar. Por esta razón, la Procuraduría General emite estas alertas al consumidor tan pronto como nos enteramos, a través de personas que nos contactan o por otros medios, cuando una estafa o fraude ha occurido.

Revised: