Tenga Cuidado Con Fraudulentos Cheques De Cajero

La Procuraduría General recibe quejas, casi todos los días, sobre fraudulentos cheques de cajero (cashiers checks). El consumidor que nos llama por lo general estaba tratando de vender un artículo de alto valor, tal como un automóvil o un barco. La mayoría había puesto su artículo a la venta en la Internet, y en algunos casos el artículo aparecía en anuncios clasificados en el periódico o en alguna revista especializada. Un supuesto comprador hace contacto con el consumidor, y se pone de acuerdo en pagar el precio de venta.

El problema se presenta cuando el comprador ofrece pagar con un cheque de cajero, el cual es emitido directamente por un banco, por una cantidad considerablemente mayor al precio de venta. Los compradores dan varias explicaciones para justificar la alta cantidad escrita en el cheque. El comprador le pide al vendedor que le remita la diferencia entre el precio de venta y la cantidad denominada en el cheque a través de una transferencia electrónica a otra cuenta. Hay dos señales claras que indican un fraude: La cantidad escrita en el cheque es considerablemente mayor al precio de venta, y el comprador le pide que usted le transfiera la diferencia de dinero electrónicamente, en lugar de usar el correo. ¡NO LO HAGA!

El dinero restante que usted piensa enviarle al comprador es la cantidad de dinero que usted está a punto de perder. El transferir dinero electrónicamente, en lugar de enviarlo por correo, protege al criminal contra posibles acusaciones de fraude postal, lo cual es un cargo muy serio.

Este fraude también tiene un lado todavía más preocupante: En muchos casos, el consumidor toma las precauciones debidas, llamando al banco para verificar que el cheque de cajero sea legítimo. En algunos casos, hasta parece que el cheque fue emitido por el mismo banco en el cual será depositado. A veces es muy difícil detectar un fraudulento cheque de cajero por que la falsificación se hizo en una manera muy precisa. Algunas veces, el consumidor se espera dos o tres semanas antes de transferir el dinero. Pero el resultado siempre es igual: El cheque de cajero resulta ser fraudulento.

Conocemos a una joven, víctima de esta estafa, que está pagando 200 dólares al mes, para cubrir una transferencia de 20,000 dólares debido a un fraude de cheque de cajero. Asimismo, otra víctima perdió 9,000 dólares, aún después que un cajero del banco le aseguró que el cheque era legítimo. Por lo general el banco no va a asumir la pérdida del dinero si usted es la víctima de esta estafa. No tome ningún riesgo. No existe ninguna razón por la cual usted deba aceptar un cheque por una cantidad mayor al precio de venta. Dé alto a toda clase de contacto con cualquier persona que le hace este tipo de oferta. Tal persona está tratado de robarle su dinero.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back

LAS ALERTAS AL CONSUMIDOR - La Procuraduría General acepta quejas por parte del consumidor sobre negocios. Asimismo, cuando existe un patrón de quejas justificando intervención, la Procuraduría General puede entablar una demanda civil conforme a las leyes de protección al consumidor, lo cual a veces puede resultar en que una compañía debe de indemnizar a los consumidores - vea nuestra página Internet de Demandas Mayores. Sin embargo, cuando un consumidor es engañado por un defraudador, el proceso de protección al consumidor no lo puede ayudar ya que, para que podamos ayudarlo, debemos contar con la buena fe de una compañía, a la que le es importante mantener a sus clientes satisfechos. Una demanda civil puede poner a un negocio sin escrúpulos fuera de servicio, pero normalmente no otorga indemnización.

Aquellos individuos que cometen fraudes generalmente caen bajo la jurisdicción de un fiscal penal - en Texas, este el fiscal de distrito (district attorney) o fiscal del condado (county attorney). Sin embargo, a pesar de ser acusados y condenados, estos estafadores normalmente ya no poseen su dinero, porque lo gastan tan rápido como lo hayan robado. Una persona que ha sido víctima de una estafa o fraude, debe de reportarlo inmediatamente al departamento de policía o al alguacil (sheriff). Pero lo mejor que un consumidor puede hacer es estar alerta a los fraudes o estafas, y así no ser engañado en primer lugar. Por esta razón, la Procuraduría General emite estas alertas al consumidor tan pronto como nos enteramos, a través de personas que nos contactan o por otros medios, cuando una estafa o fraude ha occurido.

Revised: