No se deje engañar por la estafa telefónica de“*72” que se Comete desde las Cárceles

Un preocupado padre que vive en el área de Dallas contactó a la Procuraduría General esta semana para reportar que una conocida estafa telefónica continúa ocurriendo en Texas. El joven hijo de este señor recibió una llamada que parecía ser un número equivocado. La persona que llamó le rogó al joven que no colgara, y comenzó a contarle las penurias que había sufrido al ser detenido por la policía y su necesidad urgente de llamar a su familia. La persona convenció al joven que marcara *-7-2 en su teléfono. Desde que esto ocurrió el teléfono de la familia ha estado ocupado por un flujo constante de llamadas que hacen los presos desde la cárcel local a sus amigos y asociados. Estas llamadas de los presos están siendo cobradas a la cuenta telefónica de la familia.

Asegúrese de que todos los miembros de su familia estén al tanto de esta estafa. La clave es no aceptar llamadas por cobrar inesperadas de alguien que usted no conoce, especialmente de parte de alguien que está en la cárcel, y aún más importante, no le conceda a la persona la petición de que usted marque *-7-2 en su teléfono. Por favor, no se deje convencer de la colorida y triste historia en la que le hablan sobre niños asustados que esperan al papá para que los vaya a recoger de la escuela, o cualquier otra historia que la persona que llama por teléfono invente para aprovecharse de su compasión. Cuelgue la línea. De lo contrario, terminará brindándole servicios telefónicos gratuitos a los presos (gratis para ellos - pero muy caros para usted). Si alguna vez es víctima de esta estafa, contacte a su proveedor de servicios telefónicos, quizás estén dispuestos a perdonarle los cargos, y déjele saber al alguacil (sheriff) que la estafa está ocurriendo en su cárcel del condado.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back

LAS ALERTAS AL CONSUMIDOR - La Procuraduría General acepta quejas por parte del consumidor sobre negocios. Asimismo, cuando existe un patrón de quejas justificando intervención, la Procuraduría General puede entablar una demanda civil conforme a las leyes de protección al consumidor, lo cual a veces puede resultar en que una compañía debe de indemnizar a los consumidores - vea nuestra página Internet de Demandas Mayores. Sin embargo, cuando un consumidor es engañado por un defraudador, el proceso de protección al consumidor no lo puede ayudar ya que, para que podamos ayudarlo, debemos contar con la buena fe de una compañía, a la que le es importante mantener a sus clientes satisfechos. Una demanda civil puede poner a un negocio sin escrúpulos fuera de servicio, pero normalmente no otorga indemnización.

Aquellos individuos que cometen fraudes generalmente caen bajo la jurisdicción de un fiscal penal - en Texas, este el fiscal de distrito (district attorney) o fiscal del condado (county attorney). Sin embargo, a pesar de ser acusados y condenados, estos estafadores normalmente ya no poseen su dinero, porque lo gastan tan rápido como lo hayan robado. Una persona que ha sido víctima de una estafa o fraude, debe de reportarlo inmediatamente al departamento de policía o al alguacil (sheriff). Pero lo mejor que un consumidor puede hacer es estar alerta a los fraudes o estafas, y así no ser engañado en primer lugar. Por esta razón, la Procuraduría General emite estas alertas al consumidor tan pronto como nos enteramos, a través de personas que nos contactan o por otros medios, cuando una estafa o fraude ha occurido.

Revised: