Esté alerta ante estafas de servicios de reparación tras el paso del Huracán Ike

Monday, September 29, 2008
Los texanos cuyos hogares sufrieron daños por el Huracán Ike deben evitar a los estafadores que se hacen pasar como contratistas dispuestos a reparar la vivienda. El dueño de una casa puede tomar pasos para proteger su bolsillo y evitar ser víctima de estas estafas.

Igual que con cualquier reparación a una casa, se le puede pedir al dueño que pague una parte de los costos de reparación como pago inicial; sin embargo, el propietario NUNCA debe pagar por adelantado todo el costo de la reparación.

Enlace para los medios de información

Cartel: Cuando ocurre un desastre de la naturaleza

(en español o inglés)

Las casas dañadas están fácilmente a la vista de los estafadores que se hacen pasar por contratistas y venden sus "servicios" con solicitaciones de puerta en puerta. Tenga cuidado si un vendedor no solicitado llama a su puerta; las empresas que llevan a cabo reparaciones especializadas a casas muy pocas veces andan por los vecindarios buscando trabajo. Si un contratista lo está presionando para que tome una decisión rápida y lo contrate para realizar el trabajo, debe decir NO. Las empresas legítimas saben que el consumidor necesita tiempo para verificar la empresa y con gusto reciben preguntas.

Cuando escoja a un contratista para reparar la casa dañada, debe escoger a un contratista que tiene una dirección física, en lugar de solo números telefónicos, para ayudar a asegurar que es legítimo. Una dirección física podría ayudar al cliente a localizar al contratista si surgen problemas con la reparación.

Una vez que elija a un contratista para que lleve a cabo el trabajo de reparación, debe leer cuidadosamente el contrato legal antes de firmarlo. No debe firmar un contrato con espacios en blanco, esos espacios podrían ser llenados más tarde con términos que no favorecen al dueño.

Guarde todos los registros escritos y recibos de cualquier transacción que crea que viola las protecciones legales especiales que aplican durante la declaración de un desastre. Si hablar directamente con el proveedor de servicios no resuelve la disputa, llame gratis a la Línea Especial de la Procuraduría General para Quejas del Consumidor al (800) 252-8011. Hay personal disponible para atenderle de las 8 a.m. a las 5 p.m. Si tiene servicio de Internet disponible, puede presentar una queja escrita en línea en www.texasattorneygeneral.gov.

La declaración de desastre otorga a la Procuraduría General más autoridad de cumplimiento bajo la Ley de Texas Contra Prácticas Empresariales Engañosas (Texas Depective Trade Practices Act). Esta autoridad protege a los texanos prohibiendo los precios exorbitantes sobre las necesidades básicas como el agua para beber, los alimentos, las baterías y los generadores.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back
Revised: