La Procuraduría General brinda consejos prácticos para evitar ser víctima de una estafa de impuestos

Thursday, February 18, 2010
Según el Servicio de Impuestos Internos (IRS), hasta 1.2 millones de personas cobran honorarios por preparar las declaraciones de impuestos de estadounidenses. A lo largo de los años, la Procuraduría General ha recibido innumerables quejas contra preparadores de impuestos que no envían las declaraciones a tiempo, cobran precios excesivos, no aseguran reembolsos que anticipan los clientes o no devuelven documentos financieros personales. Los texanos también han dejado saber sus preocupaciones sobre preparadores de impuestos que cometen errores en las declaraciones de sus clientes o desaparecen después de presentarlas.

Para evitar ser víctima de un fraude relacionado con los impuestos, la Procuraduría General anima a los texanos a tomar los siguientes cuatro pasos antes de contratar a un profesional en la preparación de impuestos:

• Pida al preparador de impuestos que le muestre sus credenciales.
• Pregunte a la Oficina de Éticas Empresariales si hay quejas contra el preparador.
• Verifique si el preparador de impuestos es un contador público certificado.
• Asegúrese de que la empresa esté abierta todo el año en caso de que los clientes tengan preguntas sobre su declaración.

Los texanos deben estar seguros que saben exactamente cuánto les cobrará el preparador por sus servicios e insistir en una fecha para la que se presentará su declaración al IRS. Los clientes también deben hacer los arreglos necesarios para que el preparador les devuelva los documentos financieros personales que utilizó para preparar su declaración.

Lo más importante, los texanos deben confirmar en qué se basan todas las deducciones tributarias que reclame el preparador en su declaración. A la larga, los contribuyentes son los que están sujetos a sanciones por falta de exactitud y fraude, además de intereses acumulados, por pagos incompletos de impuestos ocasionados por la presentación de una declaración incorrecta.

Los contribuyentes por lo general pueden obtener información del IRS sobre su reembolso dentro de 72 horas de que la agencia acusa recibo de una declaración de impuestos presentada electrónicamente, o dentro de tres o cuatro semanas después de enviar la declaración por correo.

Por último, los texanos no deben contestar correos electrónicos que parecen haber sido enviados por el Servicio de Impuestos Internos. Los correos electrónicos fraudulentos usualmente dirigen al contribuyente a una página Internet que pide información personal y financiera, como el número de Seguro Social, de cuenta bancaria o de tarjeta de crédito. Los contribuyentes también deben verificar la identificación y documentación de cualquier persona que diga ser un agente del IRS.

Los texanos pueden reenviar dichos correos electrónicos fraudulentos al buzón del IRS a phishing@irs.gov o presentar una queja ante la Procuraduría General llamando al (800) 252-8011 o por Internet en www.texasattorneygeneral.gov. Contamos con información y personal bilingüe.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back
Revised: