PROCURADOR GENERAL DE TEXAS
Ken Paxton

La seguridad de los teléfonos celulares

Los teléfonos celulares pueden ser una herramienta muy valiosa para mantener la seguridad personal, así que es entendible que muchos padres permitan a sus hijos usar esta herramienta. Se estima que 79 por ciento de los jóvenes y preadolescentes usan celular, y esos números siguen aumentando.

Los celulares y los controles parentales

La mayoría de los padres conocen los peligros que existen en la Internet para sus hijos y toman un papel activo para reducirlos usando los controles de contenido en la computadora de su casa. Pero muchos pasan por alto los peligros que representan para sus hijos los celulares. También hay herramientas para el control del contenido para teléfonos celulares y pueden ayudar a proteger a los niños cuando los padres no pueden supervisar su seguridad en la Internet. Los padres deben comunicarse con el proveedor de telefonía celular de sus hijos para informarse sobre los controles parentales que ofrecen gratis o a un costo mínimo y cómo estas herramientas pueden asegurar que sus hijos no encuentren páginas Internet inadecuadas, ni reciban mensajes de textos no deseados ni hagan compras en la Internet no aprobadas.

Sin la comprensión apropiada de las consecuencias de sus acciones, los jóvenes pueden encontrarse en situaciones incómodas o peligrosas. Esto es verdad hasta para las decisiones que toma un joven sobre sus actividades en el teléfono celular.

Llamadas telefónicas

Debido a la naturaleza de los teléfonos celulares, las personas a menudo los usan dónde desconocidos los pueden escuchar. Los niños tienen que estar alertas de su entorno y evitar decir información personal cuando otros los pueden escuchar. En particular, no deben dar su dirección, número telefónico, número de Seguro Social, nombre completo y nombre completo de los padres o mencionar horas cuando estén solos en casa y otras frases que podrían dejarlos vulnerables. De igual manera, nunca deben contestar llamadas de personas que no conocen o de un número telefónico desconocido.

Manejar un vehículo es algo serio que requiere la atención completa de la persona. Se debe evitar todo lo que distraiga al conductor. Esto incluye hablar por teléfono o enviar mensajes de texto. En algunos estados, estas actividades son ilegales. Los padres deben hablar con sus hijos de las consecuencias de manejar distraídos.

Acceso a la Internet desde un dispositivo móvil

La mayoría de los dispositivos móviles permiten el acceso a la Internet o enviar mensajes de texto. Al igual que con la Internet basada en la casa, se puede entrar a páginas Internet con contenido perjudicial o inadecuado desde los teléfonos celulares si los padres no toman las medidas adecuadas.

Los padres deben evaluar, según la edad, las necesidades y la madurez del niño, si deben permitir que su hijo tenga acceso a la Internet. Además, la mayoría de los proveedores de telefonía celular ofrecen servicios gratis y de cuota que pueden ayudar a los padres a restringir el contenido que ven sus hijos y las horas del día en que lo hacen.

Mensajes de texto

Igual que con el correo electrónico, las salas de charla o los mensajes instantáneos en la Internet, los mensajes de texto se pueden usar contra los niños para lograr que revelen información personal o para tentarlos a que se reúnan en persona con un desconocido. Para ayudar a proteger a sus hijos, enséñeles a no contestar las llamadas o mensajes de desconocidos que los hacen incómodos. Y, por supuesto, NUNCA deben dar información personal o programar una cita con alguien que no conocen, no importa qué tan interesante parezca la persona. Asegúrese de que sepan que la persona que envía los mensajes quizás no sea quien dijo ser – ese jovencito de 14 años puede ser en realidad un hombre de 48 años.

Otro problema que pueden enfrentar los jóvenes y preadolescentes con los mensajes de texto está relacionado con una tendencia relativamente nueva. Según una encuesta reciente, 22 por ciento de todas las jóvenes, la mitad de las cuales tenían entre 13 y 16 años, dicen que han enviado electrónicamente o publicado en línea, fotografías suyas desnudas o semidesnudas. Y estas fotografías no siempre se quedan privadas; a menudo, la persona a la que se le envían las envía a otros o las sube a una página Internet pública.

Por último, los mensajes de texto se pueden usar para “ciberacosar”, o se puede usar la tecnología para intimidar, avergonzar o lastimar a otra persona. El ciberacoso puede dejar a sus víctimas con menos autoestima y sentimientos de temor, depresión e ira. Enseñe a su hijo que si ciberacosa a alguien, pueden haber consecuencias. Pueden perder sus privilegios de acceso a la Internet o peor, muchos estados han aprobado leyes contra el acoso digital. La educación para promover el respeto y tomar una postura contra el acoso puede marcar la diferencia.

Qué puede hacer

La disminución de la amenaza empieza con la educación. Los niños tienen que saber sobre el uso adecuado del teléfono celular y los pasos que pueden tomar para protegerse de atención no deseada.

Consejos:

  • Enseñe a su hijo que la falta de privacidad puede ponerlos en riesgo. Nunca deben dar información personal a desconocidos o en un lugar donde los pueden escuchar otros. Deben estar alertas a su entorno.
  • Enseñe a su hijo cómo usar el 9-11 y asegúrese de que entienden el significado de “emergencia”.
  • Programe los números de amigos y familiares en el teléfono de su hijo y asegúrese de que sepa cómo encontrarlos y hacer la llamada.
  • Algunos teléfonos o proveedores quizás le permitan limitar los números telefónicos a los que el niño puede hacer llamadas o enviar mensajes o de los que puede recibirlos. Revise el manual de usuario del teléfono o pregunte a su proveedor.
  • Diga al niño que hable con usted si recibe una llamada telefónica o mensaje de texto que lo hace sentir incómodo, aunque sea de alguien que conoce. Nunca deben contestar mensajes que reciben de personas que no conocen.
  • Conozca y utilice los controles parentales disponibles en el teléfono de su hijo o a través de su proveedor de telefonía celular. La mayoría de los proveedores proporcionan gratis algunos controles de contenido y quizás ofrezcan opciones adicionales de paga. Todos los proveedores le dan la opción de desactivar el acceso a la Internet en una línea telefónica.
  • Asegúrese de que el joven conozca los peligros de haber llamadas, enviar textos o participar en otras actividades que los distraigan al manejar.
  • Enseñe a su hijo sobre el impacto de enviar un texto o una fotografía. Las palabras pueden lastimar a otros y las fotografías terminan siendo enviadas o subidas a una página Internet pública. Si no quiere que caiga en las manos equivocadas, no lo envíe. Deje saber a sus hijos que pueden hablar con usted si alguien les envía mensajes agresivos o hirientes y que no deben responder a los acosadores.

Información adicional

Puede obtener información adicional sobre la seguridad de los teléfonos celulares, incluyendo enlaces a las herramientas de los proveedores de telefonía celular, en www.wirelessfoundation.org.