La compra de un auto nuevo o usado

Si va a comprar un auto nuevo o usado, investigar un poco le ayudará a asegurar que reciba el mejor valor por su dinero. Querrá visitar varios lugares para familiarizarse con toda la gama de opciones disponible, no solo en términos de las opciones, sino también los precios y tratos que tienen los diferentes vendedores.

Comprar un auto es una compra importante; por lo general también es una transacción compleja que involucra un contrato, financiamiento y una garantía. Querrá pensar cuidadosamente sobre cada uno de estos aspectos de su decisión. También querrá estar al tanto de algunas protecciones específicas que le ofrece la ley.

Cuándo va a comprar un auto

Primero, tiene que escoger entre comprar un auto nuevo o uno usado. Un auto nuevo tendrá una garantía más larga y no tendrá historia de maltrato o descuido. Costará más, si todo lo demás es igual. Por otra parte, los autos nuevos pierden valor casi inmediatamente después de que salen del concesionario… lo que significa que si puede encontrar un auto usado bien cuidado, podría ser una buena oferta.

Piense en el precio del auto. Esto parece obvio, pero los vendedores de autos, nuevos o usados, quizás lo tienten con un pago mensual bajo. Asegúrese de ver el precio del auto, todo incluido. El pago mensual depende del precio del auto al igual que de los términos de financiamiento. Un pago mensual bajo quizás sea tentador, pero no es necesariamente un buen trato. ¿Imagine que el auto está sobre valorado, el interés es demasiado alto, y el préstamo se alarga por varios años? ¡Podría ser el peor trato posible!

Los anuncios en los periódicos y la Internet pueden darle una idea de los diferentes precios. Y la biblioteca pública tiene publicaciones del consumidor como los “libros azules” que usan los concesionarios para determinar los precios de los autos usados. Muchas personas venden sus autos usados ellos mismos. Comprar el auto al vendedor personalmente a menudo significa pagar un precio más bajo del que le daría un concesionario. Además, comprárselo al dueño significa que usted puede preguntar sobre la historia completa de reparaciones del auto. Los concesionarios, por otra parte, pueden ofrecer servicios como financiamiento o garantías.

Ya sea si se lo compra directamente al dueño o a un concesionario, nunca compre un auto usado sin:

  • manejarlo antes;
  • llevarlo al mecánico que usted elija o pedir a uno que visite el lote para una inspección antes de la venta.

Si el vendedor no le permite hacer ninguna de las dos cosas, no compre el vehículo.

Cierre del trato

Asegúrese de que el precio final sobre el que basa su decisión es el precio final del auto, con todo lo que usted quiere... nada más. La Procuraduría General demandó a 14 concesionarios en 2004 por requerir que los consumidores compraran cupones de descuento para gasolina y mantenimiento que ellos no querían, lo cual añadía cientos de dólares al precio de compra de los autos.

Tendrá que firmar un contrato de compra. El contrato protege tanto al comprador como al concesionario, así que no se brinque este paso ni lo apresure.

  • No firme el contrato de compra hasta que no haya leído y entendido todo lo que dice.
  • No firme el contrato si tiene espacios en blanco.
  • No firme el contrato si contiene cláusulas o términos diferentes a los que el vendedor le dijo a usted.

Si el vendedor lleva el contrato para que un supervisor "lo apruebe" no lo firme hasta que se asegure que no han hecho otros cambios. Si le hicieron cambios y usted está de acuerdo, asegúrese de que usted y el vendedor firmen sus iniciales junto al lenguaje nuevo.

Si está financiando el auto, asegúrese de entender:

  • cuánto pagará y con qué frecuencia;
  • cuántos pagos tiene que hacer en total;
  • cuánto habrá pagado en total;
  • cuál es la taza de interés anual.

Recuerde que el pago mensual más bajo no es necesariamente el mejor trato. Si los intereses son altos y los términos del préstamo son largos, usted podría terminar pagando mucho más dinero a largo plazo. Pero es importante tener pagos mensuales asequibles, porque si no los puede pagar cada mes, podría perder su auto y todo el dinero que ya pagó.

No suponga que financiará su compra por medio del concesionario. Verifique con su banco o cooperativa de ahorro y crédito. Aunque termine financiando con el concesionario, al buscar otras posibilidades quizás pueda negociar un mejor trato. La ley de Texas establece tazas máximas de interés para financiar autos usados. Las tazas cambian según la edad del auto y la cantidad por pagar.

Garantías y seguro

Obtenga todas las promesas y garantías por escrito en el contrato y en la copia final de la guía del comprador. Si se le prometió algo pero no está escrito, no firme. Si el vendedor ofrece una garantía, tiene que ser por escrito para que sea válida.

La ley federal requiere a todos los concesionarios de autos usados que informen al comprador si el auto usado que venden tiene garantía o no. Los concesionarios tienen que revelar claramente esta información en una de las ventanas de los carros usados. La guía del comprador, o el formulario de la ventana, tiene que indicar:

  • "COMO ESTÁ”- el vehículo no tiene garantía y el vendedor no tiene la obligación de repararlo; o
  • “GARANTÍA” – el auto tiene una garantía, y el formulario en la ventana tiene que enumerar exactamente qué partes y servicios están cubiertos y por cuánto tiempo.

La ley federal prohíbe devolver o cambiar el número de millas en el odómetro. La ley de Texas requiere que el vendedor de un auto usado indique en el título el número total de millas que ha viajado el auto. Asegúrese de obtener una copia de la declaración del odómetro cuando firme el contrato.

Cuidado:
NO se vaya con su auto nuevo antes de que el contrato haya sido finalizado completamente y firmado por ambas partes. Esto es doble importante si está financiando por medio del concesionario o dejará un auto como pago parcial.

Ha ocurrido antes: El consumidor deja su auto como pago parcial y se va en el auto nuevo con solo un acuerdo verbal sobre el pago mensual. El contrato solo necesita la aprobación final - "una simple formalidad" - por un supervisor que no está inmediatamente disponible.

¿Qué ocurre? El crédito del comprador no es aprobado, el pago mensual será significativamente más alto y el pago parcial ya se vendió. El comprador está atrapado con el auto nuevo y un pago más alto.

La ley de Texas requiere que usted tenga seguro de responsabilidad. Quién financié su auto quizás ofrezca incluir el costo del seguro en el préstamo, pero es responsabilidad de usted tenerlo.

El financiero quizás también requiera que usted tenga una póliza de seguro para choque para cubrir el balance que se debe en el auto. Si se requiere y usted no lo tiene, el financiero puede reposeer el auto. Antes de permitir que el financiero obtenga el seguro para el auto, búsquelo usted mismo. Por lo general, usted pagará menos por seguro que compre usted mismo de lo que pagaría si lo compra el financiero. Entienda todas sus responsabilidades de seguro antes de firmar.

La guía del comprador se convierte en parte del contrato cuando se lleva a cabo la venta, y cualquier garantía que se enumere sobrepasa las restricciones en el contrato. Si la venta se lleva a cabo en español, la guía del comprador y todos los términos del contrato tienen que estar en español. Si no ve la guía del comprador en la ventana del carro, pida verla antes de comprar el auto.

Después de la venta

Bajo la ley de Texas, el concesionario tiene que registrar y enviar el papeleo para el título del auto a su nombre dentro de 20 días laborales, sin importar si usted debe o no al concesionario dinero por el pago del auto. En cuanto el vehículo es registrado a su nombre, el concesionario debe proveerle el recibo original de la oficina del Asesor y Recaudador de Impuestos.

Si debe dinero por el auto, se le enviará una copia original no negociable del título. El original se le enviará al financiero. Si paga el auto por completo cuando lo compre, se le enviará el título original.

Guarde todos los recibos de pago y demás documentos en un lugar seguro. No los deje en la guantera. Si le roban el auto, o si un concesionario deshonesto lo recupera ilegalmente, usted no tendrá un archivo de que es el dueño o de que pagó.

Haga sus pagos a tiempo. Si el concesionario dice que puede cambiar las fechas de pago, o pagar tarde, pida que se lo indique por escrito. Obtenga un recibo por cada pago. Si es posible, pague con un giro postal o cheque, y guarde los talones de cheque o las copias.

Los concesionarios de Texas tienen el derecho de recuperar un auto sin aviso previo, aún durante la noche. Para su protección, guarde sus archivos actualizados en un lugar seguro.

 

Revised: February 09 2011