Ventas de puerta en puerta

En muchos vecindarios, las ventas de puerta en puerta todavía son algo común. Un vendedor va de casa en casa, sonando el timbre y tratando de vender un producto a la persona que abre la puerta.

Los productos que se venden frecuentemente de “puerta en puerta” incluyen reparaciones al hogar, como revestimiento, contraventanas, contratos de servicios funerarios, fideicomisos en vida, libros y revistas. Las ventas de puerta en puerta son comunes especialmente en áreas que han sido dañadas por tormentas, dónde casi todas las casas necesitan algo de limpieza o reparación.

Lo que dice la ley

Una “transacción de solicitación en el hogar” se lleva a cabo cada que el consumidor compra productos o servicios por más de 25 dólares a pagar en efectivo o a plazos en un lugar que no es el lugar de negocios del vendedor. El lugar puede ser la casa del consumidor, pero también puede ser un lugar que rentó el vendedor temporalmente, como un cuarto de hotel o un centro de convenciones.

Las leyes relacionadas con las ventas de puerta en puerta no se aplican a ciertas circunstancias, como:

  • La venta de seguro y equipo para granja;
  • Compras de bienes raíces menores de 100 dólares;
  • Una venta en la que un abogado o agente ayuda en la transacción;
  • Ventas hechas después de negociaciones anteriores en el lugar de negocios del comprador, en las que la venta es el resultado de esas negociaciones. y
  • Ventas realizadas completamente por correo o teléfono, sin ningún otro contacto entre el comprador y el vendedor.

Bajo la ley de Texas [Texas Business & Commerce Code Ann., Sec. 601.001 et seq.], el vendedor de puerta en puerta tiene que informarle verbalmente y por escrito de que tiene derecho a cancelar la venta dentro de tres días. Él o ella también tiene que darle un contrato o recibo indicando la fecha de la venta, el nombre y la dirección del vendedor, y una declaración de su derecho de cancelar el contrato que incluye la dirección a la que puede enviar su aviso de cancelación.

El contrato o recibo y el aviso de su derecho a cancelar tienen que estar en el mismo idioma que el que se utilizó principalmente en la presentación de venta. Por ejemplo, si el comprador y el vendedor hablaron en español durante la venta, el contrato tiene que estar en español.

Cancelación de una venta de puerta en puerta

Si el vendedor le dio los formularios correctos, para cancelar la venta usted simplemente puede firmar el que se llama “Aviso de Cancelación” fecharlo, y enviarlo de vuelta al vendedor. Para obtener un reembolso completo, tiene que hacerlo antes de la media noche del tercer día hábil después de la venta. Guarde una copia.

Si el vendedor no le dio un formulario de cancelación, usted de todos modos puede cancelar su contrato. Debido a que el vendedor violó la ley no proporcionándole el formulario, tiene tiempo adicional. Pero recuerde, tiene que cancelar por escrito. Asegúrese de guardar una copia del contrato y de la carta en la que avisa al vendedor de la cancelación. Por supuesto, entre más pronto lo haga, mejor.

Después de que cancele, el vendedor tiene diez días laborales para reembolsar el dinero, devolver cualquier nota que usted haya firmado en relación con la venta y devolver cualquier artículo que haya dejado como pago parcial. El vendedor tiene que avisarle a usted dentro de diez días si tiene la intención de recoger los productos o abandonarlos. El vendedor no puede pedirle que usted envíe los productos.

Si el vendedor no le avisa su intención de recoger los productos dentro de veinte días después de la cancelación, no se le puede obligar a usted que devuelva los productos después. Usted no tiene que devolver nada hasta que no haya recuperado su dinero o su acuerdo de pagar. El vendedor tiene que restaurar la propiedad a su condición original si se le hizo alguna “mejoría” y usted quiere que se restaure.

Esté alerta ante las estafas

Algunos vendedores de puerta en puerta sí venden productos o servicios verdaderos, pero muchos son simplemente estafadores. Lo más importante que tiene que recordar es que cuando una persona viene a su puerta para venderle algo, usted no sabe quién es la persona o dónde encontrarla si algo sale mal.

Pida siempre una dirección física y otras referencias, y luego tome tiempo para verificar la información. Las empresas de Texas tienen que registrarse ante la Secretaría del Estado. Usted puede verificar con la SOS la dirección física o el nombre del agente registrado para esa empresa. Siempre puede verificar con la Oficina de Éticas Empresariales.

Si compra de una empresa local de reputación, o la contrata, siempre puede devolver el producto o disputar el trabajo hecho. Si compra de un vendedor de puerta en puerta, lo más probable es que no lo vuelva a ver. No se ponga en esa situación.

No deje que lo empujen a firmar un contrato o a dar dinero a un vendedor a menos que esté seguro que quiere el producto. Tome tiempo para pensarlo. Siempre debe comparar los precios primero. Recuerde, debe sospechar cada que reciba una oferta “única” o “solo para hoy”.

Derecho a cancelar una compra después de tres días:
Tiene tres días para cancelar un contrato para bienes o servicios que le venden en su casa, sin importar si ya recibió o no los servicios. Guarde el recibo o contrato y una copia de su aviso de cancelación. Podría necesitarlos si trata de obtener ayuda legal. Envíe el aviso por correo certificado para comprobar que cumplió con la ley.

Resista las tácticas de venta de alta presión y la presión de “comprar en este momento”. Las ventas de puerta en puerta sospechosas son comunes después de un desastre precisamente porque muchas personas están desesperadas por hacer reparaciones, tal como techos que gotean, y limpiar escombros peligrosos. No se apresure, tome precauciones y no se deje engañar por una estafa de puerta en puerta.

 

Revised: July 27 2012