Cinco engaños que utilizan los estafadores

Si fue víctima de una estafa, lo más probable es que haya sido porque un hábil vendedor supo convencerlo. A continuación se encuentran cinco formas en que los vendedores, y estafadores, pueden lograr que usted les dé el dinero que tanto le costó ganar aunque sea contra su mejor juicio.

Le dan algo por nada

Cuando alguien que usted no conoce bien le da algo por nada, esté alerta. Esté pendiente del sentimiento de obligación que la otra persona ha creado en usted. ¿Está esa persona manipulándolo a comprar o hacer algo que no es lo mejor para usted?

La oferta de una cena suntuosa o un “regalo gratis” lo prepara a usted para una táctica de venta de alta presión. Muchos consumidores se deshacen de fuertes sumas de dinero que no habían planeado gastar porque aceptaron algo por adelantado.

Logra

Muchos vendedores hábiles pasan tiempo primero logrando congraciarse a las futuras víctimas y ser aceptado por ellas. A menudo los estafadores no se tientan el corazón para elegir a personas que viven solas, cultivando su confianza y afecto.

Los estafadores a menudo son atractivos. Pueden usar halagos, haciendo que sus posibles víctimas se sientan apreciadas, escuchadas y que le importan a alguien. Estas personas a menudo son buenas para descifrar los intereses, las creencias y las preferencias de otras personas solo para hacerles creer que tienen algo en común.

Si alguien está tratando de venderle algo, o tratando de que usted haga algo, deténgase y pregúntese qué tanto aprecia a esta persona. No permita que esto interfiera en su análisis del trato. Esté consciente de que la persona puede haber creado una buena impresión muy deliberadamente para aprovecharse de usted.

Le hacen creer que es ahora o nunca

Este es el engaño más viejo. El vendedor le dice que la oferta es buena solo por un tiempo limitado- es la oportunidad de la vida y los artículos están limitados. Todas las ventas de alta presión se hacen en una atmósfera de urgencia: apúrese, no espere, no piense, es una oportunidad de oro, y sería tonto no aprovecharla. Su impulso natural es aprovechar la oportunidad.

Por supuesto, hay oportunidades excelentes en la vida, pero son raras, mientras que las ventas de alta presión son desafortunadamente muy comunes. El consumidor debe saber que la idea de una disponibilidad fugaz en sí lo hará sentir un compromiso por comprar. Trate de no dejarse llevar por ese sentimiento. Reconózcalo por lo que es: un sentimiento provocado deliberadamente (y fácilmente) por una táctica de venta común. La oferta casi nunca es la oportunidad única en la vida que el vendedor quiere hacerle creer.

Él dice que lo hará rico

Es imposible estar preparado para todas las historias diferentes que los estafadores inventarán para explicar cómo es que usted va a hacer una fortuna. Loterías, concursos, inversiones, oportunidades de negocios, subvenciones gubernamentales y herencias perdidas las hemos escuchado todas. Lo principal es que un perfecto desconocido lo tienta con una promesa de riquezas que hará que desaparezcan todos sus problemas y logrará que su familia tenga todo lo que necesita el resto de su vida. Hasta puede preguntar si quiere el dinero en efectivo o un depósito directo a su cuenta bancaria.

Usted en realidad quisiera que fuera verdad. Pero la dura realidad es que usted va a ser el primero en escribir un cheque. Usted encontrará que tiene que pagar por adelantado una cuota, un costo por la transferencia bancaria, seguro, impuestos o algo parecido. ¡No lo haga! Usted no ganó un concurso ni una lotería (en la que, cuando lo piensa bien, nunca se inscribió), y nunca va a ser rico a causa de esto. Usted es la posible víctima de un engaño cruel y costoso. Y por cierto: no le dé el número de su cuenta bancaria “para que le deposite el dinero”. En realidad el estafador no lo quiere para eso.

Le hacen creer que ha funcionado para otra gente

La información de boca en boca puede ser una fuente excelente de información para cualquier consumidor. Siempre recomendamos que cualquiera que contrate a un contratista, por ejemplo, debe preguntar los nombres de otros consumidores para pedir referencias. Sin embargo, es importante notar que los testimonios solo son útiles si son de otras personas reales, clientes imparciales con los que se puede comunicar independientemente.

Una colección de testimonios impresos y proporcionados por el vendedor (aunque incluya nombres que parecen verdaderos, direcciones y fotografías) es otro asunto. Podría ser verdad, pero podría ser falso. Los testimonios y las referencias solo cuentan si puede hablar con personas verdaderas independientemente del vendedor.

También debe saber que cuando una persona ve que otras han aceptado algo hay una tendencia natural a relajarse y simplemente confiar en el juicio de ellos. Pero si todos le creen a todos los demás, podrían ser engañados juntos. Esto sucede a menudo con los fraudes de inversiones.

Las estafas de pirámide (o los “clubes de regalo”) son un caso especial: otros “clientes” quizás quieran que usted crea, no porque la inversión sea buena, sino porque necesitan que usted se inscriba para recuperar sus inversiones. Están buscando su propio beneficio, ¡no el de usted!

La realidad: lo hace confiar. Busca su confianza. El arte del estafador es hacer que usted sienta confianza, en él y lo que le dice a usted. Los estafadores obtienen de usted lo que quieren ganando su confianza y estableciendo su propia credibilidad ante usted. Son expertos en usar sus impulsos y reacciones naturales en su contra.

 

Revised: May 06 2010