Loterías y concursos

Es un sueño hecho realidad: ¡usted gana la lotería y todos sus problemas económicos desaparecen! Desafortunadamente, a menos que sea la verdadera lotería de Texas la que ganó, usted solamente ESTÁ soñando. Si se deja engañar, su sueño podría ser una verdadera pesadilla.

Los consumidores reciben anuncios todos los días por correo, correo postal y teléfono, diciendo que ganaron premios mayores en una lotería o concurso. Estos anuncios son un intento de estafarlo.

Muchos de estos intentos de estafa tienen éxito. Cada año, los texanos pierden millones de dólares debido a los fraudes de lotería. Exhortamos a todos los que sean tentados a creer en una de estas solicitaciones a que se DETENGAN. Borre los correos electrónicos, tire las tarjetas y cuelgue la línea. Es una estafa.

Cómo funciona

Típicamente los estafadores le piden a los “ganadores” que envíen dinero. Se le puede dar cualquier número de explicaciones al "ganador". Le pueden decir que es para impuestos, cuota de procesamiento o el costo de transferir los fondos. No importa lo que digan, es una estafa. NINGUNA LOTERÍA O CONCURSO REAL REQUIERE DINERO POR ADELANTADO PARA QUE USTED PUEDA COBRAR EL PREMIO QUE GANÓ.

Los estafadores saben que la cantidad que piden parece muy pequeña en comparación con la cantidad que la víctima cree que recibirá cuando se pague el premio. La víctima realiza el pago por que piensa que vale la pena pagar la cuota por adelantado y que recuperará el dinero cuando le entreguen el premio. Sin embargo, el premio nunca aparecerá. La víctima simplemente perderá cualquier dinero que envíe.

La cantidad demandada por adelantado puede parecer pequeña comparada con el premio imaginario, pero podría no ser una cantidad pequeña para la víctima. De hecho, en muchos casos, las personas piden prestado o sacan de sus ahorros para conseguir el dinero que supuestamente tienen que enviar por adelantado. Es un golpe cruel cuando se dan cuenta de que perdieron todo su dinero a manos de un estafador.

INFORMACIÓN sobre las loterías y los concursos:
  • Usted no tiene que comprar nada para participar en un concurso. Es ilegal que le cobren una cuota de inscripción.
  • Comprar artículos no ayudará a ganar concursos. Es ilegal que den mejores probabilidades de ganar si usted compra algo.
  • Usted probablemente no ganará. Las probabilidades de no ganar un premio importante en un concurso son enormes.
  • Usted no ganó una lotería o concurso en el que ni siquiera se inscribió. Fabricaron la historia que le contaron sobre cómo consiguieron su nombre.
  • Es ilegal que usted reciba ganancias de una lotería extranjera. (Pero de todas maneras no va a recibir nada).

Cheques de cajero falsos

Algunos consumidores, que ya conocen la estafa de la lotería, han sido engañados por un nuevo cambio que ha surgido. Saben que no deben enviar dinero por adelantado para cobrar un premio, pero son engañados cuando reciben un cheque grande, un cheque de cajero.

Pensamos en los cheques de cajero como un instrumento económico muy seguro, más seguro que un cheque personal porque está garantizado por el banco. Esto es verdad si el cheque de cajero es real.

Sin embargo, en años recientes, los cheques de cajero falsos se han vuelto muy comunes, y muchos son tan buenos que han engañado hasta a los cajeros.

Los cheques falsos se ven más a menudo en conexión con las ventas y compras, pero se pueden usar para persuadir a una víctima de que ha recibido un premio grande.

Es un hecho grave que las víctimas de estafas de cheques de cajero han sido arrestadas por presentar los cheques a los bancos como cheques reales. La víctima que hace esto está en realidad tratando de usar un cheque falso.

Echarle dinero bueno al malo

Desafortunadamente, cuando una víctima se deja engañar por una estafa, los estafadores por lo general no quedan satisfechos. Vuelven una y otra vez por más. A menudo logran con éxito que la persona envíe más de un préstamo.

A veces los estafadores añaden cuotas adicionales, diciendo a la víctima que solo tiene que pagar una cuota más antes de que le entreguen el premio, y luego solo una más.

Las víctimas, las cuales están ansiosas de recibir el premio y ya han “invertido” en la estafa, quizás cumplan varias veces. Es un hecho triste que muchas víctimas, cuando empiezan a sospechar que han sido engañadas, sienten pánico y siguen enviando dinero en un intento desesperado por componer la situación.

Algunas víctimas siguen pagando hasta que agotan los ahorros de toda su vida. Según empeora la situación, pueden entrar en una etapa en la que no quieren reconocer lo que sucede. Los familiares preocupados quizás tengan dificultad para lograr que dejen de enviar dinero a los estafadores.

¡Cuelgue la línea!

Los perpetradores de fraude y estafas al consumidor son profesionales con habilidades y facilidad para hablar. También son delincuentes sin corazón que podrían volverse abusivos en sus esfuerzos por convencer o forzar a las víctimas para que envíen dinero.

Estos estafadores están dispuestos a explotar cualquier debilidad, la cual puede incluir la buena actitud de la víctima. Por teléfono, los estafadores no terminarán por su cuenta una llamada telefónica.

Los consumidores deben entender que están tratando con delincuentes. Siempre recuerde que usted no tiene que quedarse en la línea con alguien que está tratando de estafarlo. ¡CUELGUE LA LÍNEA!

Borre el correo electrónico. Tire el correo. Y cuelgue la línea.

 

Revised: May 06 2010