Protéjase:
cuelgue la línea, tritúrelo, opte no participar

Desafortunadamente los texanos de mayor edad son el enfoque de estafadores. Sin embargo, usted puede tomar acción para protegerse. Para casi todas las estafas o fraudes, hay una estrategia sencilla que usted puede usar para permanecer seguro.

¡Cuelgue la línea!

Las llamadas telefónicas no solicitadas son un verdadero peligro para los adultos mayores de Texas. Estas son llamadas de alguien que usted no conoce, y esto incluye a personas que usted no conoce y dicen ser alguien que tiene una verdadera relación de negocios con usted.

Es importante recordar que la persona que llama podría decir que está llamando de parte del banco o de su tarjeta de crédito, una agencia estatal o federal, o cualquier otra organización con credibilidad oficial o una reputación en la que usted confía. Recuerde siempre que a veces estas personas son impostores.

Una verdadera señal de advertencia es cuando la persona que llama pide información de identificación personal como su número de Seguro Social, fecha de nacimiento o información financiera como su tarjeta de crédito o número de cuenta bancaria. ¿La estrategia sencilla para permanecer seguro? Cuando tenga una duda, ¡Cuelgue la línea!

Nunca de su información personal a alguien que le llama, no importa qué le diga. Usted no tiene que quedarse en la línea con alguien que trata de convencerlo que haga algo. Cuelgue la línea.

Si cree que la llamada podría ser legítima (por ejemplo, usted cree que de verdad podría ser el banco que le llama por un problema con su cuenta), diga a la persona que usted le regresará la llamada en un momento. No use el número que le da la persona que llama para devolver la llamada. Busque el número del banco usted mismo en el directorio telefónico o en un estado de cuenta reciente.

¡Tritúrelo!

El robo de identidad es uno de los crímenes de mayor crecimiento en Estados Unidos hoy en día. Usted puede perder su dinero, arruinar su buen nombre, permitir que le destruyan el crédito y encontrarse con muchas deudas, todo por algo que usted no hizo.

El robo de identidad a menudo empieza cuando alguien obtiene información personal y económica clave como el número de Seguro Social o de cuenta bancaria. La información personal como el nombre de soltera de su mamá también puede ayudar al ladrón a “probar”; su identidad en una solicitud de préstamo o tarjeta de crédito.

Asegúrese de que no está ayudando a los ladrones de identidad tirando papeles con esta información clave cada que tira un estado de cuenta bancaria, cheques cancelados u otros documentos financieros. Además, muchos consumidores a menudo reciben ofertas de crédito “preaprobadas” que un ladrón puede tomar del buzón de correo.

Usted puede protegerse triturando todos los documentos que contienen información personal, incluyendo solicitudes preaprobadas de préstamos y tarjetas de crédito, formularios de seguro y estado de cuenta financieros. La información en estos documentos podría ser utilizada por un ladrón de identidad para abrir cuentas y acumular deudas en su nombre.

Como un nivel adicional de protección, quizás también quiera considerar colocar un congelamiento de crédito en su cuenta bancaria con las tres principales agencias de crédito. Esto evitará que otras personas (principalmente acreedores) obtengan acceso a su reporte de crédito a menos que usted específicamente autorice el acceso. Esto a su vez evitará que alguien (inclusive usted) pueda obtener crédito rápido y al instante. Para usted, esto quizás represente un pequeño inconveniente que le requiere que “levante” temporalmente el congelamiento cada que solicite crédito nuevo, pero para el ladrón de identidad, es una barrera fuerte que tiene que evitar.

¡Opte no participar!

Usted puede limitar el número de ofertas de crédito preaprobadas que recibe quitando su nombre de las listas de mercadeo de las tres principales agencias de reporte de crédito. Llame al 888-5OPT-OUT o al (888) 567-8688. Un representante le pedirá su número de Seguro Social y luego se asegurará de que su información esté protegida contra la divulgación general.

No es raro que una empresa venda su información a agencias de mercadeo como una fuente de recursos. Aunque tienen prohibido por ley divulgar a otros su número de Seguro Social y otra información financiera de identificación, estas empresas pueden vender su nombre, dirección, número telefónico y otra información personal con regularidad.

Si prefiere dejar de recibir estas ofertas, puede comunicarse con sus acreedores por escrito y pedir que quiten su información de las listas de solicitación y retengan su información de sus afiliadas. También puede comunicarse con el Direct Marketing Association's Mail Preference Service y pedir que quiten su nombre y dirección postal de las listas nacionales de envíos por correo.

Puede añadir su nombre, dirección y número telefónico a las listas de no llamar estatales y federales, las cuales lo identificarán a usted como alguien que no desea recibir llamadas de telemercadeo. Inscribirse en estas listas le pondrá un alto a muchas llamadas de vendedores no deseadas.

Revised: May 06 2010