Selección de una casa para convalecientes

La mayoría de las casas para convalecientes cuentan con personal que es compasivo y bondadoso y presta excelentes servicios a los residentes. Al saber qué buscar los residentes y sus familias pueden encontrar la mejor casa para convalecientes posible.

¿Dónde empiezo?

Muchas personas simplemente escogen la entidad más cercana. Sin embargo, antes de tomar esta decisión, es importante investigar con cuidado. Algunos lugares son mejores y ofrecen atención más adecuada que otros. Desafortunadamente, hay entidades que violan consistentemente los estándares estatales y sujetan a sus residentes a mala atención. Empiece obteniendo recomendaciones de amigos que viven en casas para convalecientes y de sus familiares. Pregunte a su médico y al personal de enfermería si hay lugares cerca que les parecen muy buenos o muy malos.

Escoja tres o cuatro lugares cerca de casa y prepárese para visitarlos. Pida hablar con el administrador o el director de enfermería. Las siguientes preguntas le ayudarán a decidir si una entidad es correcta para su ser amado. Tome nota si los miembros del personal no le dan respuestas directas. Note cuando las respuestas no son consistentes con lo que ve en el lugar.

Llame al Departamento de Servicios a los Adultos Mayores y Personas Discapacitadas (DADS) al (800) 458-9858 y pregunte sobre los lugares que está considerando. Aunque los empleados del DADS no pueden designar a una entidad como “buena” o “mala” ni recomendar un lugar sobre otro, pueden contestar las siguientes preguntas sobre cualquier lugar:

  • ¿Ha habido alguna propuesta de terminación de la licencia en los últimos dos años?
  • ¿Cuántas quejas se presentaron en el último año?
  • ¿Cuántas quejas se determinaron válidas en el último año?
  • ¿Cuántas deficiencias se registraron en los últimos dos años?
  • ¿Cuántas violaciones de “calidad de vida” se registraron en los dos últimos años?
  • ¿Cuándo fue la última visita del DADS y cuál fue el propósito de la visita?
  • ¿Se ha recomendado en el pasado que se termine la licencia de otras entidades que eran de este propietario?

Su visita - Qué preguntar y buscar

Cuándo entre por primera vez, respire profundo. ¿Cómo huele? Cuando camine por los pasillos, respire profundamente otra vez. ¿Cómo huele? Vea los pisos. ¿Están limpios? Estas sencillas observaciones lo alertarán a las condiciones en las que viven los residentes todos los días. Una entidad que no mantiene limpios a los residentes olerá mal. Un lugar que tiene los pisos sucios no pone una alta prioridad en la limpieza.

“Por favor, muéstreme el informe investigativo más reciente y cualquier reporte que haya ocasionado”. Cada año, el Estado inspecciona a todas las casas para convalecientes y prepara un informe sobre la investigación. Este informe habla sobre las deficiencias que encontraron los investigadores del estado durante las inspecciones a las entidades. Describe estas violaciones en detalle (columna izquierda) y las iniciativas que tomó la entidad para corregir problemas (el “plan de corrección”, la columna derecha).

Si los problemas documentados señalan mal cuidado de los pacientes, personal incompetente, actitud insensible de la administración o si la entidad tardó mucho para corregir problemas, lo más probable es que no quiera que su ser querido esté ahí. A veces, el mal cuidado crea problemas nuevos. Por ejemplo, las llamadas de ayuda que no son contestadas pueden provocar incontinencia urinaria cuando una persona necesita ayuda para ir al baño.

Por ley, las casas para convalecientes tienen que poner a disponibilidad de usted este y otros reportes de cumplimiento. La entidad tiene que contar con un lugar accesible y bien iluminado para que usted pueda revisar los documentos y tiene que publicar un aviso informando que estos documentos están disponibles. Si el lugar no cumple con uno de estos requisitos durante su visita, avise al Departamento de Servicios a los Adultos Mayores y Personas Discapacitadas (DADS). Recuerde, las entidades a menudo muestran su mejor cara cuando las inspecciona el estado. Las visitas no anunciadas de familiares a menudo muestran una perspectiva más completa de la limpieza y el ambiente del lugar.

La mayoría de las entidades tienen algunas violaciones, lo cual no necesariamente significa que dan mal cuidado. Usted se preocupará más de unas violaciones que de otras. Existen estándares para varias áreas, como la atención de enfermería, calidad de vida, servicios dietéticos, servicios médicos, servicios de rehabilitación, control de infecciones, servicios de farmacia, administración de la entidad y observación de los derechos de los residentes. Las violaciones de estos estándares se etiquetan con “etiquetas F” en el reporte de la investigación. Lea las alegaciones específicas. A continuación se encuentra un pequeño resumen de las violaciones que se deben buscar en el informe de investigación de una entidad:

F-223, 224, ó 225 – Es ilegal el abuso sexual, maltrato físico, verbal o mental, el aislamiento involuntario y la malversación de la propiedad de los residentes; la ley especifica el tratamiento adecuando que el personal debe dar a los residentes, y la investigación y el reporte adecuado de alegatos de abuso o maltrato.
  • F-241 – Se tienen que respectar la dignidad e individualidad de los residentes.
  • F-246 – Se tienen que acomodar las necesidades y preferencias personales de los residentes.
  • F-253 – Se tienen que ocupar del aseo y mantenimiento para que haya un entorno sanitario, cómodo y ordenado.
  • F-254 – Las camas y la ropa de cama tienen que estar limpias y en buen estado.
  • F-272 – Se tienen que evaluar las necesidades de cada residente para determinar un plan de atención diseñado adecuadamente.
  • F-279 – Cada residente debe tener un plan de atención extenso para suplir sus necesidades médicas, de enfermería, mentales y sociales.
  • F-309 – Cada residente tiene que recibir la atención de calidad necesaria para lograr el más alto bienestar factible y evitar en lo posible un desmejoramiento.
  • F-310 – No se debe permitir que las capacidades de un residente en actividades de la vida diaria (bañarse, ir al baño, comer, vestirse, asearse y moverse) se deterioren a menos que sea clínicamente inevitable.
  • F-312 – El residente que no puede realizar actividades de la vida diaria tiene que recibir ayuda para mantener una buena nutrición, higiene y aseo personal.
  • F-314 – Un residente no debe desarrollar llagas de presión a menos que sean clínicamente inevitables, y el que las tiene debe recibir tratamiento para promover la sanidad y evitar que surjan más.
  • F-315, 316 – En casos de incontinencia urinaria, no se deben usar catéteres a menos que sean clínicamente necesarios; se deben prevenir las infecciones y cuando sea posible se debe restaurar la función normal de la vejiga en residentes con incontinencia.
  • F-317, 318 – El residente debe recibir ayuda, con ejercicio activo o pasivo, para mantener la actividad motriz y prevenir que disminuya su capacidad de movimiento.
  • F-319, 320 – El residente debe recibir ayuda con problemas mentales o sociales; el residente que entra en una entidad sin problemas mentales o de ajustamiento social no debe enojarse, deprimirse o retraerse.
  • F-321, 322 – No se deben usar sondas nasogástricas para alimentar a los residentes a menos que sea inevitable; el residente que recibe su alimentación por medio de una sonda no deben desarrollar problemas relacionados con la mala atención nasogástrica (úlceras, neumonía, deshidratación).
  • F-323, 324 – La entidad tiene que proporcionar ayuda adecuada para prevenir accidentes y minimizar peligros de accidente.
  • F-325, 326, 327 – Se tiene que proporcionar la hidratación y dieta adecuada a cada residente.
  • F-328 –Se tienen que satisfacer las necesidades médicas especiales de cada residente (por ejemplo, inyecciones, colostomía, prótesis, cuidado de los pies).
  • F-329, 330 – El residente no debe recibir medicamentos innecesarios.
  • F-332, 333 – El residente no debe ser sujeto a errores significativos en sus medicamentos.
  • F-353 – La entidad tiene que proporcionar suficiente personal para cumplir con las necesidades de cada residente y mantener o lograr el más alto bien estar físico, mental y social posible.
  • F-354 – Tiene que haber una enfermera registrada en la entidad ocho horas al día, siete días de la semana.
  • F-363, 364 – Los alimentos tienen que ser nutritivos y agradables.
  • F-441, 442 – La entidad tiene que contar con un programa de control de infecciones para evitar el desarrollo y la propagación de las enfermedades.


“¿Cuál es la proporción de asistentes de enfermeras a residentes durante el turno del día, la tarde y la noche? ¿Tiene la entidad una norma al respecto? ¿Con qué frecuencia llaman a empleados temporales?”Los residentes reciben la mayoría de la atención directa diaria de ayudantes de enfermeras, y las enfermeras con licencia complementan esta atención en las entidades buenas. Caminar con los residentes al comedor, ayudar a comer, ir al baño, bañar y vestir, limpiar cuando pasa un accidente o simplemente decir una palabra dulce, este tipo de ayuda probablemente será proporcionada por asistentes de enfermería. Cuando la entidad no tiene suficientes asistentes, los residentes tienen que esperar para recibir atención. A menudo, se dan por vencidos y no reciben ayuda.

Por ley, la casa para convalecientes tiene que mantener “suficiente personal para proporcionar servicios de enfermería y demás (1) de acuerdo con el plan de atención de cada residente; y (2) para obtener y mantener las funciones físicas, mentales y psicosociales de cada residente al nivel más factible, según lo determinó la evaluación y el plan de atención del residente”.

Aunque no se requiere un número o una proporción específica, la Coalición Nacional de Personas para la Reforma de las Casas para Convalecientes ha concluido que las proporciones mínimas aceptables de cuidadores directos a residentes, para tres turnos diarios, son las siguientes:

  • Día: un cuidador directo por cada cinco residentes
  • Tarde: un cuidador directo por cada 10 residentes
  • Noche: un cuidador directo por cada 15 residentes
Asegúrese de preguntar sobre la proporción de asistentes o cuidadores directos a residentes, en lugar de cuantos están en el horario para trabajar. Una buena entidad asegurará que haya suficiente personal y hará previsiones para ausencias del personal.

¿Cuántas quejas se presentaron contra esta entidad en el último año? ¿Por qué fueron? ¿Puedo ver los reportes?”El Departamento de Servicios a los Adultos Mayores y Personas Discapacitadas (DADS) investiga quejas contra casas para convalecientes. Sin embargo, a menos que se describa una amenaza inmediata, quizás no investigue inmediatamente. Recuerde que aunque el problema quizás existía cuando se presentó la queja, es posible que ya no esté visible cuando DADS acuda al lugar o puede que ya no hayan pruebas. Por esta razón, preste atención no solo a las quejas “sustanciadas”, sino al número total de quejas. (Por ejemplo, la persona que llama quizás se queje de que su papá está constantemente mojado y sucio; pero cuando llega DADS para investigar, el residente está limpio y seco. DADS no puede substanciar la queja, aunque posiblemente haya estado basada en aserciones verdaderas).

“¿Qué tan frecuentemente cambia el personal de enfermeras y asistentes de enfermeras?” El personal es un factor muy importante en la calidad de atención que reciben las personas en una casa para convalecientes. El costo del personal es significativo, y la entidad que quiere sacar más ganancias quizás trate de obtenerlas recortando personal. Los empleados competentes, leales y bondadosos probablemente no se queden en un lugar que impone trabajo imposible, paga mal, no ofrece beneficios y no da capacitación.

Más importante, si el número de enfermeras y asistentes de enfermería es muy bajo, los que trabajan estarán constantemente estresados, apurados y no podrán brindar la atención que necesitan los residentes. Además, el cambio rápido de personal significa que no hay continuidad- por lo tanto, un residente quizás no sepa quién lo está cuidado, y el personal no esté familiarizado con las necesidades del residente. El cambio de personal es un indicador importante del valor que da la entidad a prestar buen cuidado. Es fácil hablar, pero no es fácil obtener buen personal.

“¿Cuál es la proporción de enfermeras registradas a residentes durante el turno del día, la tarde y la noche? ¿Tiene la entidad una norma al respecto? ¿Le ha pedido usted al DADS una renuncia al estándar de enfermería? ¿Con qué frecuencia llaman a empleados temporales?”Estudios han demostrado que un más alto nivel de personal de enfermería se asocia sistemáticamente con mejor atención, y la presencia de enfermeras registradas es lo más importante. La ley requiere que una casa para convalecientes cuente con una enfermera registrada ocho horas al día, siente días de la semana y una enfermera con licencia que funja como enfermera encargada (la enfermera de turno) en cada turno. Además, la directora de enfermería no debe trabajar también como enfermera de turno a menos que la entidad tenga menos de 60 residentes. Muchas casas para convalecientes piden y reciben una renuncia a estos requisitos.

Cuando haga esta pregunta, si el representante de la entidad no le dice cuántas enfermeras registradas trabajan usualmente cada turno, sugiere que no son necesarios los servicios de una enfermera registrada o solo le dice que la entidad cumple con las regulaciones actuales, sería bueno que tome en consideración otra entidad, especialmente si el “cumplimiento” se logró por medio de una renuncia. También debería reconsiderar si la entidad no tiene suficientes enfermeras registradas y enfermeras con licencia en su personal y en lugar de contratarlas usa empleados temporales frecuentemente. El personal permanente que llega a conocer a un residente y sus necesidades personales puede servirle mucho mejor que el personal temporal que nunca lo había conocido.

“¿Hay en la entidad un concilio independiente de familiares de los residentes?” Por favor, déme el nombre y número telefónico del presidente”.Los residentes y familiares tienen derecho de conocerse entre sí sin que esté presente el personal de la entidad. Cada entidad tiene que proporcionar un lugar de reunión y ayudar a los residentes a asistir a las reuniones. Estos concilios a menudo hablan de los problemas y el cuidado inadecuado que recibieron los residentes. Desafortunadamente, algunas entidades desaniman estos concilios, interfieren en las reuniones o no proporcionan el lugar de reunión. Peor aún, algunas entidades toman represalias contra residentes cuyas familias son defensores directos- una táctica que es contra la ley. Determine si la entidad que está considerando anima a la existencia de un concilio familiar y a un concilio de los residentes. Hable con el presidente de cada concilio para ver como responde la entidad a las quejas y preocupaciones expresadas por el concilio familiar. También asegúrese de preguntar si la falta de suficientes enfermeras y asistentes de enfermeras representa un problema con.

“¿Están certificadas todas las asistentes de enfermeras?” Si no están certificadas, ¿se les paga por trabajar mientras se capacitan aquí?”Las asistentes de enfermeras tienen que estar certificadas para cuidar a residentes. Una asistente se certifica después de completar un programa de capacitación y demostrar competencia. Una asistente no capacitada quizás no sepa, por ejemplo, cómo evitar que una infección se propague de un residente a otro, cómo bañar a un residente con piel delicada o reconocer cuando un residente necesita intervención de emergencia. Una casa para convalecientes quizás contrate a asistentes no certificadas y brinde capacitación, pero usted debe saber que algunas entidades prefieren contratar a asistentes no certificadas porque cuestan menos; no solo son menores los salarios sino que algunas entidades les cobran por la “capacitación” que reciben mientras trabajan.

La casa para convalecientes muestra su compromiso al cuidado de calidad haciendo todo lo necesario para atraer a empleados que (1) tienen opciones y (2) optan por trabajar como asistentes de enfermería, y (3) dan una compensación justa. Si la respuesta a su pregunta es que muchas de las asistentes están “en capacitación” o no están certificadas, considere buscar otro lugar.

“Por favor, dígame cómo cuidan a los residentes que sufren incontinencia- ¿con qué frecuencia los revisan y asean? ¿Tiene la entidad una norma escrita al respecto? ¿Puedo verla?”A veces la persona pierde el control de las funciones intestinales y de la vejiga en una casa para convalecientes. Esto puede suceder cuando un residente necesita ayuda para ir al baño pero tiene que esperar mucho tiempo, muchas veces. A la larga, la persona se vuelve “incontinente” y tiene muy poco control o nada. En ese caso, se tiene que limpiar y secar al residente cada episodio de incontinencia; de otra manera, la piel sufre por la constante exposición a las heces. Una vez que la piel reacciona, la persona es vulnerable a las infecciones y más problemas, especialmente si no se mantiene limpia la piel ni se le permite sanar. A menos que un residente no pueda comunicarse, probablemente activará la campana o luz para pedir ayuda. Si la entidad da prioridad a la respuesta a las llamadas de ayuda, los residentes serán menos propensos a volverse incontinentes en primer lugar. En una buena entidad, el residente recibirá asistencia rápido antes o después de un episodio de incontinencia. ¿Cuánto tiempo quisiera usted permanecer sentado con la ropa interior sucia, esperando que una asistencia de enfermería venga a ayudarle? Vaya a la estación de enfermeras donde están las luces de las llamadas de ayuda, y vea usted mismo cómo responde el personal cuando se prende una luz.

“¿Cuántos residentes están física o químicamente restringidos? ¿Tiene cada uno una orden de la corte? ¿Tiene la entidad una norma escrita al respecto? ¿Puedo verla?”Por ley, todos los residentes tienen derecho de estar libres de restricciones químicas o físicas a menos que sean necesarias para tratar sus síntomas médicos. En ese caso, se pueden utilizar solo con la autorización de un doctor. La única otra vez en que se pueden usar es en una emergencia, para proteger al residente o a los demás de una lesión. La disciplina y la comodidad no son razones adecuadas para restringir a un residente. En el pasado, algunas entidades determinaron que era más fácil sedar o amarrar a sillas a los residentes activos, móviles y alertas en lugar de darles la supervisión adecuada.

El uso inadecuado de restricciones a menudo está relacionado con la falta de personal. Déle un vistazo a toda la entidad, visite las áreas públicas y vea si hay residentes amarrados o sostenidos a sillas o que parecen estar sedados con medicamentos. Pregunte porqué están restringidas estas personas. ¿Es una respuesta convincente?

“¿Cuántos residentes tienen llagas de presión? ¿Cuántos de ellos desarrollaron las llagas de presión después de llegar aquí? ¿Qué hacen para prevenir las llagas de presión? ¿Cómo tratan las llagas de presión?”Las llagas de presión (llamadas úlceras de decúbito) son uno de los problemas más graves que enfrentan los residentes de casas para convalecientes. La piel se descompone cuando hay presión sin alivio en un punto que previene la circulación. Los codos, los tobillos, los talones y la rabadilla (el cóccix) son lugares comunes en los que se desarrollan estas llagas. Las llagas más graves penetran la piel, los tejidos y los músculos - hasta llegar al hueso. La piel también sufre de la exposición a los orines o las heces, como cuando los residentes son incontinentes y pasan tiempo en su propio excremento. Aunque quizás se puedan evitar algunas llagas de presión, la mayoría de estas son prevenibles si se mantiene a los residentes encamados limpios y secos, y si se mueven por lo menos cada dos horas.

Un residente con una llaga de presión es vulnerable a la infección y tiene más necesidades nutritivas porque la curación requiere más calorías y protección. Además, una enfermera capacitada tiene que cambiar las vendas con frecuencia para detener la propagación de la infección. Si la entidad tiene historia de problemas con las llagas de presión, piense en buscar otro lado. Las llagas de presión pueden ser un indicador de otras deficiencias graves en la calidad de cuidado que reciben los residentes.

“¿Qué pasos administrativos se tienen que tomar antes de que un residente pueda ser llevado a un hospital para una emergencia? ¿Tiene la entidad una norma escrita al respecto? ¿Puedo verla?”Cuando un residente tiene una emergencia médica, la casa para convalecientes debe (1) reconocer la necesidad y (2) enviar al residente al hospital. Desafortunadamente, algunas entidades no cumplen con ninguna de las dos responsabilidades. Si el personal de enfermería no es competente ni está familiarizado con el historial médico de un residente, o si no se percibe la necesidad porque el personal está ocupado en otro lado, entonces un residente puede sufrir una emergencia médica y no recibir ayuda hasta que sea demasiado tarde. Por lo general, el Medicaid no paga a la casa para convalecientes por el tiempo que pasa un residente en el hospital. Algunas entidades permiten que un residente sufra emergencias médicas graves antes de llamar a una ambulancia y mandarlo a un hospital, mientras que otras requieren procedimientos administrativos engorrosos antes de que el residente pueda ir al hospital. Si su ser querido tiene una emergencia médica en la casa para convalecientes, usted quiere que el personal llame a la ambulancia y le avise a usted, no que esté tratando de obtener autorización del administrador que no está en su oficina.

“¿Qué tipo de ayuda ofrecen para mantener móviles a las personas, evitar al atrofia muscular y la rigidez?”Cuando la persona no se mueve, se vuelve rígida. La persona que no se mueve todo un día, se vuelve muy rígida. A veces las personas en una casa para convalecientes, si están limitadas a su cama o silla de ruedas, pierden el rango de movimiento que tenían antes. Tienen que recibir ejercicio pasivo o usar un rollo (un pedazo de goma espuma o tela que se coloca en la mano). La atención diaria sencilla puede ayudar a prevenir el deterioro. Cuando visite la entidad, vea si los residentes que ve parecen sufrir de atrofia muscular o rigidez. Cuando pregunte, note si esto parece ser un asunto preocupante para la entidad. (¿Hay alguien asignado a la responsabilidad de “rango de movimiento” o se deja para cualquier persona que tenga tiempo?) Aunque la pérdida de movimiento quizás no amenace la vida, tiene un impacto importante en la calidad de vida diaria de la persona.

“¿Tiene suficiente personal la entidad? ¿Cómo deciden que es adecuado? ¿Tiene la entidad una norma escrita al respecto? ¿Puedo verla?”El Personal adecuado, calidad y cantidad, es una de las más importantes diferencias entre una buena casa para convalecientes y una mala. Asegúrese de inspeccionar las normas escritas de una entidad. Una buena norma cubrirá la calidad de la atención. Una mala norma es vaga o habla solo de los estándares numéricos y no de la calidad del cuidado. La norma de la entidad tiene que ser contar con suficientes enfermeras y asistentes de enfermería para proporcionar buen cuidado y prevenir el deterioro evitable de la salud de cada residente. A veces, el hecho de que una entidad cuenta con un “promedio” de personal para todo el lugar esconde el que unidades menos rentables (a menudo Medicaid) no tienen suficiente personal mientras que otras más rentables (Medicare y pago privado) sí.

¿Cuántas demandas se presentaron contra esta entidad o sus empleados en los últimos dos años? ¿Las presentó el estado o personas individuales? ¿De qué se trataban estas demandas?”Una casa para convalecientes que es demandada frecuentemente no debe ser su primer opción. Si las demandas están basadas en mala atención de enfermería, piense en hablar con los familiares que presentaron las demandas. Podría ser una indicación directa de cómo se trata a los residentes y cómo responde la administración a los problemas.

“¿Cómo pasan los residentes su tiempo aquí? ¿Hay actividades planeadas que animan a la actividad mental y social? ¿Cuáles son las actividades de hoy?” Los residentes de casas para convalecientes son igual que todos nosotros; les gusta participar en actividades interesantes. Una buena entidad planeará música, juegos, ejercicio, presentaciones, películas, paseos locales, compras, manualidades y otras actividades en las que los residentes con diferentes tipos de habilidades físicas y mentales puedan participar. En un mal lugar, el personal prende la televisión, saca una baraja o dominós y deja solos a los residentes.

Pida ver el calendario de actividades, pero también vea qué están haciendo las personas cuando usted visita el lugar. ¿Están aburridos? ¿Participan socialmente? ¿Están sedados? ¿Son apáticos? ¿Están deprimidos?

“¿Mantienen a los residentes que reciben Medicaid separados de otros residentes? ¿Cómo es diferente el tratamiento y nivel de servicio que recibe un paciente de Medicaid del que recibe un paciente que no es de Medicaid?” Es muy probable que aunque usted o su ser amado no entre a una casa para convalecientes como paciente de Medicaid, a la larga llenará los requisitos para recibirlo. Una casa para convalecientes no puede discriminar legalmente entre los residentes de Medicaid y los que no reciben Medicaid, pero de todos modos pueden existir pequeñas diferencias. ¿Hay un “pabellón de Medicaid”? ¿Hay alguna diferencia en el servicio de alimentación? ¿Es diferente el nivel de personal? ¿Se usa diferente ropa de cama para residentes de Medicaid? ¿Está alguna parte del lugar fuera del alcance de los residentes de Medicaid? ¿Está el personal de enfermería al tanto de cuáles residentes reciben Medicaid? Si es así, ¿por qué?

¿Cuántas personas han abandonado la entidad en el último año? ¿A cuántos se les pidió que se fueran, o se les forzó a irse?”A menudo es traumático entrar o salir de una casa para convalecientes. Las personas por lo general no se mudan sin una fuerte razón. A veces, se le pide a un residente franco o con una familia que es franca, que se vaya de la entidad. Aunque es ilegal que una casa para convalecientes tome represalias por que alguien se queja de maltrato o descuido, llega a suceder. Las entidades malas prefieren deshacerse de residentes “problema” que atender las deficiencias que provocan las quejas. En estos lugares, los residentes y sus familias son intimidados y temen quejarse. Si está en un lugar de estos, el personal del lugar con seguridad no se lo permitirá. Los residentes y sus familias quizás no le digan a usted.

“¿Qué hacen cuando a un residente no le gusta la comida en el menú? ¿Tienen buenas opciones para hacer substituciones, a diferencia de solo cereal, por ejemplo?” La autonomía de un residente es una consideración muy importante. Damos por sentado que tenemos la libertad de comer lo que queremos, cuando lo queremos y donde lo queremos. Una buena casa para convalecientes reconocerá gustos personales y le facilitará a un residente la elección de por lo menos dos comidas nutritivas. Un mal lugar ofrece una comida y, para los que no les gusta, sirve cereal, pan tostado y jalea, o un “aperitivo” que no es una comida balanceada. Aparte de las preocupaciones nutritivas, tratar las elecciones alimenticias de un residente como un inconveniente añade al sentimiento de que se vive en una institución.

“¿Conocen los residentes sus derechos según la ley? ¿Puedo ver su póliza escrita que protege estos derechos?”Mudarse a una casa para convalecientes no significa dejar sus derechos. La ley de Texas enumera 21 derechos específicos para los residentes de casas para convalecientes, entre ellos el derecho de vivir libre de maltrato y explotación, de vivir en condiciones seguras, decentes y limpias, a la privacidad, a contratar su propio doctor y a estar completamente al tanto de su padecimiento médico, y a administrar sus propias finanzas. Cada entidad tiene que implementar sus propias normas escritas para proteger estos derechos. Las normas tienen que ser presentadas a todos los residentes, familiares cercanos y personal, se tienen que publicar en la entidad y ponerse a disposición del público, junto con cualquier notificación que ha recibido la entidad por violar los derechos de los residentes. Pregunte a los residentes si conocen estos derechos - tenga cuidado con cualquier entidad que no informa a sus residentes sobre sus derechos legales.

Revised: March 01 2012