AUSTIN – El Procurador General Ken Paxton elogió a la Corte Suprema de Kentucky por haberse pronunciado a favor del derecho de Blaine Adamson quien se opuso a la impresión de mensajes que violen sus creencias religiosas. El caso comenzó cuando Adamson, propietario de la imprenta Hands On Originals, se negó a imprimir camisetas con mensajes que promocionaban el Festival del Orgullo de Lexington para la Organización de Servicios para Gays y Lesbianas (GLSO). Aunque se negó a imprimir las camisas él mismo, se ofreció a conectar GLSO con otro negocio que imprimiera sus camisas solicitadas. A pesar de recibir las camisas de forma gratuita de otra impresora, GLSO presentó una queja contra Adamson ante la Comisión de Derechos Humanos del Condado Urbano de Lexington-Fayette.

 

"El derecho a la libertad de expresión y el libre ejercicio de la religión se aplica a todos los aspectos de la propia vida, no sólo en casa o en un lugar de culto, y el trabajo artístico es una forma inherentemente expresiva de libertad de expresión protegida por la Primera Enmienda", dijo el Procurador General Paxton. "Obligar a las personas a acomodar o afirmar creencias que son contrarias a su propia fe es antiamericano y abiertamente inconstitucional".

 

Este caso se asemeja mucho a los casos de Jack Phillips de Masterpiece Cakeshop y  Barronelle Stutzman  de Arlene's Flowers, dos empresarios independientes forzados a plegarse por hacer valer su derecho a la libertad religiosa y la negación de creaciones personalizadas que violaron sus creencias religiosas.

 

 

Para ver el fallo de la Corte Suprema de Kentucky, haga clic aquí.