AUSTIN -  La Oficina del Procurador General Ken Paxton respondió al Representante Elijah E. Cummings, Presidente del Comité de Supervisión y Reforma, y al Representante Jamie Raskin, Presidente del Subcomité de Derechos Civiles y Libertades, ambos comités de la Cámara de Representantes, aplaudiendo su preocupación por el fraude electoral en cuestión de los derechos civiles y al mismo tiempo negando su demanda de información privilegiada y confidencial relacionada a investigaciones en curso de fraude electoral.  

La carta del Primer Subprocurador General Jeff Mateer acordó que el fraude electoral es sin duda un tema de los derechos civiles, como cada voto fraudulento priva a un estadounidense observante de la ley de su derecho a participar en el proceso democrático. Un voto fraudulento no sólo descuenta a un voto válido, sino debilita la integridad de las elecciones y amenaza la legitimidad de nuestro gobierno estatal y federal elegido democráticamente. El fraude de votantes es una preocupación grave que amerita atención colectiva y aplicación de la ley.

El Primer Subprocurador General Mateer también declaró que "el Congreso carece de autoridad para obligar a un Estado soberano a producir documentos privilegiados y confidenciales, particularmente aquellos relacionados a litigios y esfuerzos activos para aplicar la ley.” Texas no dimana autoridad de los Estados Unidos o de la Constitución de Estados Unidos. Texas tiene estado como soberano doble dentro de la Unión, y la Constitución le otorga "soberanía residual e inviolable."  

“Concederle al Congreso el poder de ejercer la 'supervisión' sobre los oficiales constitucionales de un estado comprometido en el ejercicio legal de la autoridad central de dicho estado debilitaría la estructura de nuestro sistema de doble soberanía," escribió el Primer Subprocurador General Mateer en la carta. "En este caso, ese riesgo se haría especialmente grave por el intento del comité de obligar al abogado señalado constitucionalmente para el estado de Texas a divulgar comunicaciones privilegiadas y confidenciales con un cliente sobre la aplicación por el cliente de la ley de Texas."  

Las reglas de la Cámara de Representantes requieren expresamente que sus solicitudes e investigaciones sean "asociadas y en cumplimiento de una tarea legítima del Congreso.” No hay ninguna autorización del Congreso que implica una garantía del derecho de voto a los que no son ciudadanos bajo la ley de Texas.  

Vea una copia de la carta aquí.