Office of the Attorney General News Release Archive



day, miercoles, 12 de mayo de 1999

CORNYN ANTEPONE DEMANDA CONTRA "PRESTAMISTAS DE DIA DE PAGA"


Entidades ilegalmente cobran hasta 860 por ciento en interés

AUSTIN - El Procurador General de Texas, John Cornyn, hoy dio a saber que ha antepuesto demandas significantes contra entidades dedicadas a préstamos de dinero a corto plazo, también conocidas como "prestamistas de día de paga," por su nombre en inglés ("payday lenders"). Los negocios acusados por la acción legal son EZ Cash y Quick Cash, ubicados en el Valle del Río Bravo, y la entidad Cash Today, la cual cuenta con sucursales en las ciudades de Corpus Christi, Dallas, Fort Worth y Austin. Estos préstamos están siendo hechos por entidades que no cuentan con las licencias correspondientes, las cuales efectúan préstamos de cientos de dólares y cobran un interés anual que varía entre el 650 y 860 por ciento.

"Los negocios que no se apegan a la ley no serán tolerados-especialmente aquellas entidades que hacen víctimas de los que más necesitan ayuda," puntualizó el mandatario.

Estos negocios generalmente prestan dinero a gente con bajos ingresos, que le están haciendo frente a apuros económicos, que no tienen ahorros o que no tienen disponibles a fuentes de crédito tradicionales. Aunque los préstamos son pequeños-generalmente entre 100 y 500 dólares-estos prestamistas cobran intereses sumamente altos.

El Procurador General alega que, al cometer usura, estos "prestamistas de día de paga" están violando las normas del Acta Contra las Prácticas Comerciales Engañosas (Deceptive Trade Practices Act), el Acta para el Cobro de Deudas de Texas (Texas Debt Collection Act) y el Título Crediticio de Texas (Texas Credit Title). La ley de Texas impone límites sobre el interés que puede ser cobrado para préstamos pequeños a corto plazo-un máximo del 10 por ciento, salvo si están siendo efectuados por un prestamista con una licencia debida. Las entidades demandadas carecen tales permisos. Las compañías nombradas bajo la demanda trataron de efectuar préstamos de otras maneras, las cuales seguían siendo ilegales.

Por ejemplo, EZ Cash y Quick Cash comúnmente otorgaban un adelanto en efectivo al consumidor, y al mismo tiempo cobraban una cuota considerable y exigían que el cliente les entregara un cheque posdatado para cubrir la cantidad del préstamo. Sabiendo que los cheques habían sido emitidos desde cuentas que no contaban con los fondos correspondientes, las entidades aceptaban los cheques y le permitían al consumidor de renovar el préstamo, siempre y cuando se saldaba la cuota adicional cada vez que se vencía el préstamo. Al no pagar el préstamo a tiempo, la entidad depositaba el cheque y lo usaba, al ser devuelto por el banco por no tener dinero la cuenta del cliente, como comprobante para amenazar al consumidor con un proceso penal conforme a las normas estatales contra la emisión voluntaria de cheques sin fondos bancarios suficientes.

"No podemos permitir que tales entidades operen afuera de la ley al efectuar préstamos, y luego permitir que éstas mismas usen la ley con el fin de cobrar un interés absurdo e ilegal," subrayó Cornyn.

Cash Today, otra de las compañías demandas, cuenta con sucursales por todo el estado, las cuales se dedican a prestar dinero conforme a publicidad que declara "EFECTIVO HOY MISMO, DE 100 a 1,000 DOLARES." Al ingresar en las oficinas Cash Today, el consumidor se entera que, como condición para que obtengan un adelanto en efectivo, deben comprar "publicidad." Esta supuesta publicidad consiste de anuncios que cuestan 33 dólares por línea de 20 letras, se publican dos meses después de que el consumidor pague tal cuota y aparecen exclusivamente en una pequeña publicación que se distribuye principalmente a través de las sucursales mismas de Cash Today.

Por cada adelanto de 100 dólares, se requiere que el consumidor le otorgue un cheque correspondiente a tal cantidad a Cash Today, y de pagar los 33 dólares para la compra de su "anuncio." Consecuentemente, Cash Today se conforma a retener el cheque del consumidor por un plazo de 14 días, y al vencerse tal plazo se requiere que el consumidor pague 33 dólares más para que le concedan dos semanas adicionales antes de depositar el cheque. Este proceso para "deferir" los pagos puede repetirse por hasta seis ciclos, y resulta en un interés que equivale al 860 por ciento.

Cash Today amenaza al consumidor, diciéndole que si los bancos devuelven los cheques por falta de fondos, entonces la compañía dependerá de las entidades del orden público y fiscales como parte de sus esfuerzos para recaudar el dinero que le debe el cliente.

Estas demandas fueron antepuestas a petición de Leslie L. Pettijohn, Comisionada de Crédito al Consumidor. Las demandas contra EZ Cash y Quick Cash fueron entabladas ante la Corte de Distrito Estatal en el Condado Hidalgo, y están siendo manejadas por los subprocuradores Ric Madrigal y Tracey Whitley, empleados de la Oficina de Protección al Consumidor radicada en McAllen. Las demandas contra Cash Today fueron entabladas en la Corte de Distrito Estatal en el Condado Travis, y la subprocuradora Ann Hartley, de la División de Delitos Financieros, está a su cargo.

Los consumidores que opinen que han pagado demasiado para recibir un préstamo, pueden presentar una queja ante la Procuraduría General, llamando gratuitamente al 1-800-621-0508 para solicitar un formulario de queja, o dirigiéndose a la página Internet de la Procuraduría General para telecargar un formulario, al www.oag.state.tx.us.

John Cornyn,

- 30 -


Contact Ted Delisi, Heather Browne, or Tom Kelley at (512) 463-2050