Office of the Attorney General News Release Archive



martes, 7 de diciembre de 1999

CORNYN INFORMA SOBRE AMPLIACION DEL PROGRAMA "TEXAS EXILE"


Se unen esfuerzos de oficiales locales, estatales y federales para ponerle frenos a criminales que portan armas

AUSTIN - El Procurador General de Texas, John Cornyn, fue acompañado el día de hoy por Lee Brown, Alcalde de Houston y Mervyn Mosbacker, Fiscal Federal por el Distrito Sur de Texas, durante la inauguración estatal del programa "Texas Exile"-una iniciativa subvencionada por la División de Justicia Penal de la Oficina del Gobernador, cuya meta es la de reducir el número de delitos a mano armada.

"'Texas Exile' nos brinda una nueva manera lógica para hacerle frente a un viejo problema: eliminar desde nuestras comunidades a las armas de fuego, y de lograr que nuestras comunidades sena más seguras," puntualizó el Procurador General Cornyn. "Hoy le estamos emitiendo un mensaje inequivocable a los criminales: los crímenes a mano armada serán punidos con largas sentencias. Si alguien porta armas ilegalmente en Texas, tal persona será enviada a la cárcel," agregó.

En septiembre del año en curso, el Procurador Cornyn y el Gobernador Bush estrenaron el programa "Texas Exile," el cual se ha hecho realidad gracias a una aportación de 1.6 millones de dólares por la División de Justicia Penal de la Oficina del Gobernador.

"Si gracias a este programa se logra que más delicuentes violentos dejen de ser amenazas en nuestras comunidades-si podemos prevenir hasta un solo delito a mano armada-esto hace que nuestras calles sean más seguras, y es la más importante tarea que nos recae a los funcionarios públicos. Felicito al Procurador Cornyn for haber establecido 'Texas Exile' en nuestro estado, y anticipo la oportunidad de trabajar junto a su oficina para implementar este programa en Houston," puntualizó el Alcalde Brown.

Conforme al programa "Texas Exile," los esfuerzos de un cuerpo de ocho fiscales serán exclusivamente dirigidos al enjuiciamiento de criminales que portan armas de fuego ilegalmente. Tales fiscales aplicarán las correspondientes leyes federales, de manera tal que se impongan las más largas sentencias posibles contra tales criminales. La meta no es solamente la de lograr que los delincuentes dejen de rondar por las comunidades, pero también la de encarcelarlos por más tiempo.

Además, el lema de la campaña de información pública, "Delito a Mano Armada, Sentencia Prolongada" ("Gun Crime Means Hard Time") será difundido por todo Houston a través de carteles y publicidad por radio y televisión.

El programa "Texas Exile" se basa en "Project Exile," un proyecto que fue elaborado en Richmond, Virginia, para reducir el número de delitos a mano armada. En 1997, en Richmond se manifestaba el segundo más alto índice de homicidios al nivel nacional. Para que las calles de dicha ciudad nuevamente fueran lugares seguros, los oficiales del orden público le dieron inicio a un esfuerzo intenso para que las armas no quedaran al alcance de los criminales.

Al aplicar las mismas normas federales, "Texas Exile" asegura que cualquier persona que previamente haya sido sentenciada por haber cometido un delito mayor, al igual que todo narcotraficante, la cual sea aprehendida mientras porte algún arma de fuego, será sentenciada a cinco años de prisión. Tal sentencia aumenta si el culpable estaba llevando a cabo alguna conducta criminal al ser arrestado. Consecuentemente, los que habitualmente delincan serán esencialmente "exiliados" desde la comunidad. De manera igual, los que pretenden cometer un delito lo pensarán dos veces al verse amenazados por tales sanciones.

Desde que se le dio inicio al programa en Richmond, más de 300 criminales han sido sentenciados y han dejado de ser una amenaza contra la comunidad. El índice de homicidios en dicha ciudad se ha rebajado de un 33 por ciento, y el índice de delitos violentos ha bajado casi 50 por ciento.

- 30 -


Póngase en contacto con Ted Delisi, Heather Browne, o Tom Kelley al (512) 463-2050