Office of the Attorney General News Release Archive

jueves, 7 de septiembre del 2000

CORNYN ANTEPONE DEMANDA CONTRA TRES PRODUCTORES DE MEDICINAS POR COMETER FRAUDE CONTRA EL PROGRAMA MEDICAID

Bajo la acción legal se exigen 79 millones de dólares como restitución y multas

Las entidades usaron dinero aportado por los contribuyentes, con el fin de crear monopolios

AUSTIN - El Procurador General de Texas, John Cornyn, hoy informó que ha sido antepuesta una demanda contra tres compañías dedicadas a la elaboración de fármacos-Dey, Inc.; Roxanne Laboratories, Inc.; y Warrick Pharmaceuticals Corporation-bajo alegatos de haber cometido fraude civil contra el programa gubernamental Medicaid. En la demanda se alega que, a partir del 1995, las entidades defraudaron al programa Medicaid en Texas por más de 20 millones de dólares, como parte de una compleja estrategia para dominar el mercado de fármacos usados por personas con padecimientos de respiración. El Estado está tratando de recuperar las cantidades excesivas que le fueron pagadas a las compañías y también ha solicitado ante la corte que se impongan multas de 58 millones de dólares, lo que llegaría a ser un total de 79 millones de dólares que deben ser pagados por las empresas.

"En palabras simples, esto es robo cometido contra los contribuyentes de impuestos, y no es justo. Los fondos para el manejo del programa Medicaid deberían ser usados exclusivamente para proporcionar tratamiento médico y medicinas necesarias a la gente de Texas con los más escasos recursos. Sin embargo, esta compleja estrategia roba dinero público recabado mediante impuestos y los usa para el financiamiento de estrategias de mercadeo elaboradas por las compañías que han sido demandadas, con el fin de aumentar sus ingresos," dijo el Procurador General Cornyn.

Típicamente, cuando un médico le da una receta a un paciente cuyas cuentas sean pagadas por el programa Medicaid, una farmacia proporciona las medicinas correspondientes y luego le envía la factura al programa Medicaid. Para que la medicina se conforme a los criterios de reembolso de Medicaid, la compañía que haya elaborado el fármaco debe certificar los precios de tales productos por escrito, ante el Departamento de Salud de Texas, (Texas Department of Health, TDH). El Departamento usa tal precio certificado para calcular la cantidad de reembolsos que le corresponden a las farmacias. Texas es el único estado en que se requiere que los elaboradores de fármacos certifiquen sus precios para poder recibir pagos a través del programa Medicaid.

Los demandados falsamente reportaron precios excesivos por las medicinas respiratorias, entre ellas el albuterol y el bromuro de ipratropium, al Departamento de Salud de Texas. A su vez, los demandados vendieron sus productos a precios drásticamente descontados a las farmacias, las cuales recibían reembolsos Medicaid por tales productos basándose en los precios certificados por las empresas, los cuales eran mucho más altos. A través de esta táctica, se aseguraba que las farmacias más probablemente distribuirían los productos de los demandados a los beneficiarios Medicaid, ya que el margen de utilidades por tales productos era considerablemente mayor al de las mismas medicinas elaboradas por otras compañías. Todo esto ocurrió como parte de una estrategia diseñada por las empresas demandadas, con el fin de aumentar la presencia de sus productos en el mercado y de tal forma "capturarlo."

Por ejemplo. Warrick típicamente vendía cada caja de albuterol, una medicina usada por personas con asma, a un precio de 13.50 dólares a las farmacias en Texas. Sin embargo, la entidad le había reportado al Departamento de Salud de Texas que el precio de tal medicina era de 40.30 dólares, lo que corresponde a un aumento de más del 200 por ciento, el cual debe ser pagado por los contribuyentes de impuestos del estado. Esta diferencia entre los precios viene siendo denominada por la industria de fármacos como "la gama" ("the spread"), y corresponde a la diferencia entre lo que Medicaid le reembolsa a las farmacias (al referirse a los precios certificados por las compañías que elaboran los fármacos) y el verdadero precio que las farmacias le pagan a dichas compañías.

Los investigadores de la Procuraduría General descubrieron que Warrick extiende la "gama" más amplia de toda compañía que vende albuterol en Texas. Warrick contaba con la porción más grande de ventas de albuterol que eran reembolsables por Medicaid en Texas. De los 4.8 millones de dólares que el programa Medicaid en Texas ha pagado como reembolsos a farmacias por distribuir albuterol, el 68 por ciento ha sido recibido por Warrick.

La compañía Dey también concede una "gama" considerable en la venta de albuterol, por lo que ha logrado dominar el 24 por ciento del mercado, mientras que la totalidad de las demás empresas que producen albuterol simplemente cuentan con el ocho por ciento del mercado.

Bajo la demanda antepuesta en el Condado de Travis, se alega que fue violada el Acta para la Prevención del Fraude Contra el Programa Medicaid (Medicaid Fraud Prevention Act), ratificado por la Legislatura de Texas en 1995. Tal norma le concede al Procurador General la autoridad de investigar y anteponer demandas civiles contra aquellos que cometan fraude contra el programa Medicaid en Texas. La investigación contra los tres demandados se llevó a cabo conjuntamente con la Comisión de Salud y Servicios Humanos de Texas (Texas Health and Human Services Commission, HHSC) y el Departamento de Salud de Texas.

Bajo la demanda se ven afectadas menos de un décimo del uno por ciento de las 25,000 medicinas de receta reembolsables bajo el programa Medicaid en Texas. Sin embargo, aunque la gran mayoría de los pagos para medicinas bajo el programa Medicaid en Texas se cumplen con apego a la ley, el Procurador General Cornyn le está dando seguimiento a investigaciones de otras compañías de fármacos, bajo sospecha de haber desempeñado estrategias semejantes.

"Al erradicar las compañías que no sean honradas y que cometan fraude, aseguraremos la integridad de nuestro sistema Medicaid," dijo el Procurador General Cornyn.

- 30 -


Para mayores informes, póngase en contacto con Mark Heckmann, Heather Browne, o Tom Kelley al (512) 463-2050
Go to Top