Office of the Attorney General News Release Archive



jueves, 3 de mayo del 2001

SE LLEVAN A CABO MEDIDAS LEGALES CONTRA CLINICA PARA ANCIANOS "CAREAGE PLACE" EN EL CONDADO DE DENTON, A RAIZ DE CONDICIONES GRAVES EN LA INSTALACION

El Procurador Cornyn alega que, una crónica falta de cuidado por el personal de la instalación, resultó en que se cometieran actos de agresión sexual contra sus residentes

AUSTIN - El Procurador General de Texas, John Cornyn, ha llevado a cabo medidas legales contra una clínica residencial para ancianos (nursing home) en el Condado de Denton, tras alegatos que la instalación no cumplió con las normas mínimas de salud y seguridad para proteger a sus pacientes. En algunos casos, tales carencias resultaron en que ciertos pacientes fueran víctimas de agresiones sexuales y demás abusos. Para resolver el caso, el Procurador General solicita que sea llevado a cabo un juicio ante un jurado, asimismo que se impongan multas civiles de hasta 20,000 dólares por cada violación de la ley. La demanda fue entablada ante una corte de distrito estatal en el Condado de Denton.

La clínica residencial Careage Place se encuentra en el nordeste de Denton, y en ella algunos investigadores del Departamento de Servicios Humanos (Department of Human Services) han descubierto varias violaciones de la ley, las cuales se alega ocurrieron entre enero y septiembre del 1999. Se alega que los funcionarios de la instalación estaban enterados de ciertos hechos, pero que tales acontecimientos no fueron reportados debidamente ante oficiales locales del orden público.

"Es inconsciente que una instalación para el cuidado a largo plazo de personas ancianas se haya desempeñado en forma tal que, esencialmente, puso en peligro las vidas de personas que no podían defenderse", dijo el Procurador General Cornyn. "Mi oficina tiene la intención de darle pleno seguimiento a este caso, hasta que sea resuelto en una manera exitosa".

En lo particular, los investigadores de Departamento de Servicios Humanos eventualmente confirmaron que cierta información no le fue entregada a elementos policiacos de Denton al llevar a cabo su primera investigación en la clínica. Los investigadores del estado determinaron que, en enero de 1999, ciertos empleados de enfermería de la instalación permitieron que una persona desconocida rondara por el área residencial de la instalación, sin supervisión alguna.

Ese mismo día, uno de los residentes de la clínica reportó que un hombre entró a su habitación y expuso sus genitales ante la paciente. Otro residente reportó que sus piernas le dolían y tenían moretones, y le informó al personal de enfermería que tuvo que luchar contra un hombre que estaba tratando de violarla. Después de tales acontecimientos, los funcionarios de la clínica residencial le aseguraron a los inspectores del Departamento de Servicios Humanos que instalarían sistemas de alarmas en las puertas, y que formularían normas estrictas para limitar la entrada a la instalación.

Sin embargo, en agosto del mismo año, otra residente fue atacada y víctima de agresión sexual. Al revisar los documentos correspondientes y por medio de entrevistas con el personal, se descubrió que por lo menos una de las puertas que permitía el ingreso al área residencial no fue cerrada a llave, lo que correspondió a una violación de las normas de seguridad de la instalación. La gerencia tampoco instaló las alarmas que meses antes había prometido.

- 30 -


Go to Top