Office of the Attorney General News Release Archive



miércoles, 9 de mayo del 2001

CORNYN TRIUNFA EN ACCION LEGAL PARA DARLE ALTO A E STRATEGIA DE "PIRAMIDE" DE VENTAS POR INTERNET

Se le prohíbe permanentemente a la compañía Double Eagle Marketing de promover su estrategia de mercadotecnia

AUSTIN - El Procurador General de Texas, John Cornyn, ha cumplimentado una de las primeras investigaciones manejadas por su Oficina de Asuntos Cibernéticos (Internet Bureau), la cual laboró junto a la División de la Procuraduría General para la Protección al Consumidor (Office of the Attorney General's Consumer Protection Division) para resolver este caso.

Scott y Tami Anderson, dueños de Double Eagle Marketing, se conformaron a las condiciones de un decreto judicial entablado hoy ante una corte de distrito estatal en el Condado de Travis. Según el dictamen, se le prohíbe a los demandados de operar todo tipo de estrategia de mercadeo como la que desempeñaron por medio de la Internet en este caso.

Double Eagle Marketing, radicada en la ciudad de Killeen, también debe efectuar reembolsos totales a favor de cualquier persona que haya registrado alguna queja contra la empresa. Asimismo, la Corte le ordenó a los Señores Anderson de pagar 5,000 dólares al estado como restitución por gastos legales y de investigación.

Los esposos fueron demandados según lo dispuesto por el Acta Contra Prácticas Empresariales Engañosas (Deceptive Trade Practices Act), ya que establecieron y promovieron su compañía de tal manera que atrajeron a clientes que estaban dispuestos a pagarle a Double Eagle Marketing por la posibilidad de recibir compensación si los clientes mismos reclutaban personas adicionales para que se hicieran parte de esta estrategia.

Por ejemplo, los demandados promovían el programa Double Eagle Marketing por medio de la Internet, informando que se trataba de un negocio que la gente podía desempeñar desde su propio hogar. Para ser parte del programa, la gente tenía que pagar 40 dólares como precio de inscripción. A su vez, la compañía le daba a cada "socio" nuevo información y demás apoyo para que tal persona reclutara a participantes adicionales. Cada miembro que reclutaba a otra persona, recibiría una comisión del 50 por ciento. Los nuevos socios reclutarían a todavía más personas, y los socios originales también recibirían comisiones gracias a las ventas generadas por personas que subsecuentemente se hicieran parte del programa. Tal estrategia duraría por un total de seis ciclos de reclutamiento.

El decreto también le prohíbe a los demandados de falsamente declarar los verdaderos o potenciales ingresos que un individuo recibirá al hacerse socio del programa.

- 30 -


Go to Top