What's New?  AG John Cornyn  Agency Contacts  Child Support  Consumer Protection  Crime Victims  Criminal Justice  Elder Texans  Employment  News & Publications  Opinions  Open Government

Office of the Attorney General News Release Archive


HOME  |   LINKS  |   SITE INDEX   |   SEARCH    |   ESPAÑOL

jueves, 14 de marzo de 2002

Palabras del Procurador General John Cornyn Ante la Asociación Nacional De Publicaciones Hispanas

Dallas, Texas

Aprecio el haber sido invitado el día de hoy, y de felicitarlos por todos los logros de su organización e integrantes, ya sea en Texas y a lo largo del país.

Los miembros de la NAHP son el portavoz de millones de personas. Y, como ya sabrán, ustedes desempeñan un papel único, ya sea como periodistas, pero también al abogar por sus lectores.

También agradezco la oportunidad de hablar sobre el tema de la Internet el día de hoy, y la creciente importancia de este medio de comunicación y su impacto en las labores de la Procuraduría General. Millones de personas dependen de la Internet, ya sea para hacer compras, comunicarse, y recabar y repartir información. Hasta los periódicos, el medio más tradicional, usan la presencia cibernética para generar y reforzar su base de lectores.

Y, al igual que los incrementos en nuestra población hispanoparlante, también se ha registrado un aumento en la presencia del español en la Internet. Por su parte, la Procuraduría General ha asumido un papel de liderazgo en el desarrollo de contenido en español en la Internet.

Hoy mi oficina cuenta con el más amplio sitio en español desarrollado por un órgano gubernamental, no solamente en Texas, pero quizás en el país entero. Integrado por casi 500 páginas de contenido, los hispanoparlantes pueden acudir a nuestro sitio y lograr acceso a información importante, tal como boletines de prensa, alertas al consumidor, y asistencia interactiva, tal como verificar el estado de su cuenta de pagos para la manutención de niños o para entregar una denuncia como consumidor a través de un correo electrónico.

Al publicar nuestro contenido electrónico en sus periódicos, los medios en español forman una parte esencial de este proceso. Ustedes son una fuente de información para los que se comunican en español, tanto en Texas como en otros estados. Y como resultado han logrado impactar de manera positiva tantas vidas.

La información que mi oficina ofrece en cuanto a temas de protección al consumidor ha sido de interés particular para los medios hispanos al nivel nacional, no solamente por ser fácilmente accesible en español, pero por el enfoque que le hemos dado a un creciente número de fraudes en las cuales sus principales víctimas son personas de habla hispana.

Muchas veces, los medios hispanos en California, Illinois, Colorado y demás estados se enteraron sobre varias de nuestras acciones legales por medio de la Red Mundial, lo que le ha dado todavía mayor alcance a nuestra información, para que llegue en manos de quien más la necesita.

Este intercambio de información es especialmente importante en un país con la cuarta más grande población de hispanoparlantes en el mundo. Solamente en Texas, hay más de tres millones de personas para quienes su idioma de preferencia es el español.

Lamentablemente, en tiempos pasados, la diferencia en culturas e idiomas marginaban segmentos amplios de nuestra sociedad. Por ejemplo, medio millón de hispanoparlantes en Texas han sido hechos víctimas, con el pasar de los años, a raíz de personas de negocios sin escrúpulos que construyeron las denominadas "colonias" a lo largo de la frontera entre los Estados Unidos y México.

Los problemas que surgían en estas comunidades, por años no se encontraban a la vista de la mayoría de la gente en Texas, pero hoy en día son regularmente el enfoque de reportajes nacionales. A los medios hispanos se les atribuye gran parte de la razón por dar a saber al público más allá de las colonias sobre los problemas que surgían en estas comunidades.

Las "colonias" sirven como ejemplo claro de lo importante que es que cada persona tenga una voz en la sociedad, poco importa el idioma en que se escuche tal voz.

Mi oficina encabeza un esfuerzo para derrumbar cualquier barrera que se presente entre el público y los servicios del gobierno, especialmente para la gente que necesita nuestro apoyo. Por ello me he firmemente adherido a principios de un gobierno transparente con libre acceso a información y reuniones llevadas a cabo por órganos gubernamentales. A todos nos incumbe saber lo que el gobierno está haciendo de un día a otro.

Mi compromiso como Procurador General de Texas ha sido asegurar que en el gobierno participen más personas que nunca antes-que se incluya toda persona en Texas. Y mi misión ha sido simple y clara: Que toda persona en Texas reciba justicia igual bajo la ley, sin que nadie sea olvidado.

Al mejorar los intercambios de información con las personas que hablan español, hemos logrado enormes avances en superar la barrera que a veces impone el idioma. Como resultado, gracias a nuestras iniciativas, hay más hispanoparlantes que ahora saben quién somos en mi oficina y lo que podemos hacer para mejorar sus vidas.

Yo, en lo personal, hablo muy poco español. Pero mi oficina le extiende los mismos servicios a la gente de habla hispana, como a los que se le ofrecen a los que hablan inglés. No pueden ser ignorados los intereses de los tres millones de texanos que prefieren comunicarse en español.

La nuestra es posiblemente la única agencia gubernamental en Texas que dispone de un equipo que dedica todo su trabajo en asegurar que las diferencias en el idioma y, a veces, en la cultura, no impidan acceso igual a la justicia y a los servicios del gobierno.

En el 2000, ordené que fuera formado dentro de mi oficina el Grupo de Comunicación Social en Español, para que el acceso a nuestros servicios, tales como el cobro de pagos para la manutención de niños, la compensación a las víctimas del crimen, y la protección al consumidor, fuera fácil para cualquier persona, ya sea si nuestro cliente prefería manejar sus asuntos en inglés o español.

No cabe duda que los medios hispanos han sido esenciales en varios éxitos que hemos alcanzado, y consideramos que este esfuerzo especial es un intercambio de doble sentido.

Por supuesto contamos con mucha información que podemos compartir con el público, y sin la ayuda de ustedes no nos hubiera sido posible asegurar que tal información llegara en manos de la gente que la necesita. Los esfuerzos de los medios hispanos nos han ayudado a mejorar la manera en que desempeñamos nuestros trabajos.

A través de múltiples medios, grandes y chicos-en comunidades metropolitanas o rurales-el reportaje hispano le ha ayudado a mi oficina enterarse sobre injusticias cometidas específicamente contra familias hispanas. Como resultado, hemos sido capaces de llevar a cabo las medidas necesarias, en ciertos caso dando fin a años de maltrato.

Por ejemplo, durante mi gestión, hemos demandado a estrategias llevadas a cabo por vendedores ambulantes sin escrúpulos, quienes defraudaron a familias hispanoparlantes. Descubrimos las actividades de una empresa que se dedicaba a la venta de unidades de aire condicionado, que, al manejar las negociaciones con sus clientes en español, estableció los correspondientes contratos en inglés.

En solamente dos años, esta empresa se transformó de un pequeño negocio y llegó a ser una entidad multi-estatal, alcanzando ser uno de los más grandes vendedores al por menor de unidades de aire acondicionado en el país. Durante tal asenso, la compañía violó una serie de leyes estatales, no cumplió sus promesas hacia sus clientes, y a miles de familias hispanas las separó del dinero que el consumidor había ganado tras mucho esfuerzo.

En otro caso, gracias específicamente a los medios noticiosos hispanos, nos enteramos sobre miles de personas que estaban siendo defraudadas por medio de una compleja estrategia de llamadas por cobrar, conforme a la cual familias con apellidos hispanos recibían llamadas por cobrar hechas por personas que aseguraban ser lejanos parientes en México.

A los consumidores se les cobraba un mínimo de 50 dólares por aceptar la llamada, la cual a menudo duraba solamente segundos. Y, antes de que mi oficina lograra darle alto a esta actividad, la compañía emitió cuentas por cantidades desconocidas en cobros fraudulentos.

Es importante recalcar que en estos casos, las actividades ilegales ocurrieron en Texas al igual que otros estados. Pero, gracias a la relación entre mi oficina y periodistas hispanos, logramos ser una de las primeras entidades en enterarse y llevar a cabo las acciones legales necesarias para entregar a los culpables ante la justicia, y es para mí muy grato dar a saber que ahora otros estados se han unido a estos esfuerzos en aplicar la ley.

Mientras tanto, al trabajar junto a medios hispanos y oficiales consulares en Texas, hemos empezado a darle seguimiento a incompetentes o fraudulentos asesores de inmigración, los cuales cobran miles y miles de dolares al dar servicios inútiles o inadecuados a la gente. Con el apoyo de ustedes, estamos animando a las víctimas para que den a saber lo que les ha ocurrido, y de tal manera nos ayudará a combatir este tipo de delito, el cual raramente viene siendo reportado.

En éstos y muchos casos más, el apoyo de ustedes ha sido de lo más valioso, en primer lugar por informarnos sobre estas situaciones, y en segundo lugar en ayudarnos a informar a las personas que más importan: Las víctimas.

Esta combinación de cumplimento legal y comunicación social ha ayudado a cientos de miles en el país. En varios casos, hasta ha sido posible recuperar el dinero perdido por la gente.

Estos éxitos han sido victorias mutuas, las cuales hacen claro lo que puede ser logrado cuando un gobierno que se compromete al avance de la justicia para todos trabaja junto a los medios informativos en español, los cuales a su vez abogan por millones de personas.

Quizás lo más importante de este esfuerzo es el haber dado a saber, a quienes contemplen aprovecharse del hispanoparlante, que su conducta no podrá seguir impune, y sus acciones serán castigadas.

Considero los logros de los últimos tres años como una buena base en la que establecer una relación conjunta, la cual a nosotros en el gobierno nos permite mejorarnos en el desempeño de nuestro cargo, y que a ustedes les facilita extender un mi importante servicio a su público.

Por último, quisiera animarles a ustedes como periodistas de, a su vez, animar a los demás funcionarios, ya sea en Texas u otros lugares, de acompañarnos en extender servicios bilingües. Si tal esfuerzo se desempeña debidamente, como ya hemos visto, alcanzaremos verdaderos resultados, los cuales impactarán de manera positiva las vidas de tanta gente.

Las diferencias en el idioma, de ninguna manera deben afecten los servicios que proporcionamos a cualquier persona que desee una mano. La información del gobierno, y el acceso al gobierno, son la piedra angular de nuestra democracia. Aquellos de nosotros con el cargo de proteger el derecho ajeno debemos asegurarnos de escuchar y responder a las voces de cada persona que representemos.

Les reitero mi sumo agradecimiento por haberme invitado el día de hoy. Anticipo poder seguir trabajando con los medios hispanos para asegurar un Texas que sea un orgullo para todos, en el cual sigan en aumento las oportunidades para nosotros tanto como para nuestros niños.

Un Texas en que cada quien tenga una voz, ya sea en español e inglés.

Gracias, y que El Señor les bendiga.

- 30 -


Enlace para los medios de comunicación en español: Paco Felici al (512) 463-4501, espanol@texasattorneygeneral.gov
Go to Top