What's New?  AG John Cornyn  Agency Contacts  Child Support  Consumer Protection  Crime Victims  Criminal Justice  Elder Texans  Employment  News & Publications  Opinions  Open Government

Office of the Attorney General News Release Archive


HOME  |   LINKS  |   SITE INDEX   |   SEARCH    |   ESPAÑOL

martes, 21 de mayo de 2002

EL PROCURADOR GENERAL JOHN CORNYN AFIRMA QUE LA RAZA DEL CULPABLE NO DEBERIA HABER SIDO CONSIDERADA AL IMPONER LA PENA DE MUERTE

El Procurador solicita ante una corte federal, que sea llevada a cabo nueva audiencia para determinar el castigo del argentino Victor Saldano

AUSTIN - El Procurador General de Texas, John Cornyn, nuevamente ha solicitado que se lleve a cabo una nueva audiencia en que se determinaría la sentencia de un hombre cuya previa condena a muerte se basó en testimonio que tomaba en cuenta la raza del culpable.

Esta es la segunda petición en que el Procurador General Cornyn ha solicitado una nueva audiencia para determinar las sanciones contra Victor Hugo Saldano, ciudadano argentino que ha sido determinado como el autor de un homicidio llevado a cabo en 1996 en el Condado de Collin. Hace dos años, el Procurador General inicialmente solicitó que se realizara una nueva sentencia en que se impondría el castigo contra Saldano. En junio de 2000, la Suprema Corte de Estados Unidos originalmente ordenó que el caso fuera nuevamente atenido por la Corte de Apelaciones Penales del Estado de Texas (Texas Court of Criminal Appeals). Sin embargo, este año este tribunal texano negó la petición presentada por el Procurador Cornyn.

Durante la audiencia de sentencia que se llevó a cabo en 1996 ante el tribunal de primera instancia en el Condado de Collin, en que se ordenó la pena de muerte, los abogados fiscales acudieron a un perito que señalo que "...considerando que [Saldano] es hispano, esto fue un factor a ser tomado en cuenta al determinar si él presentaría algún peligro en el futuro". Este experto, el Doctor Walter Quijano, indicó que había basado tal determinación sobre la posibilidad de que el culpable seguiría siendo una amenaza, al considerar que "la población de reos afro-americanos e hispanos en las cárceles es más que el porcentaje de estos grupos dentro de la población general".

El Procurador General-realizando su papel como representante del Estado ante el sistema jurídico federal-oficialmente "confesará un error legal" cometido por el Estado al haber permitido que el testimonio del Doctor Quijano fuera introducido durante el juicio original en 1996. El Procurador General también ha solicitado ante la Corte Federal del Distrito Este de Texas, de exigir que, dentro de 180 días, la corte estatal de primera instancia imponga una sentencia de cadena perpetua o lleve a cabo una nueva audiencia para determinar el castigo contra el Señor Saldano, según lo dispuesto por la Constitución y demás leyes de Estados Unidos.

En junio del 2000 el Procurador General descubrió el caso del Señor Saldano y seis otros en los cuales los culpables fueron condenados a muerte basándose en el testimonio del Doctor Quijano, el cual permitiría que la raza del acusado fuera usada como factor al considerar la sentencia. Desde aquel entonces, en tres de los casos ya se han llevado a cabo nuevas audiencias para determinar las sanciones, y cada uno de estos culpables ha sido nuevamente sentenciado a muerte. Los demás casos se encuentran en sus varios trámites de apelaciones legales.

En 2000, al descubrir el testimonio inconstitucional presentado por el Doctor Quijano ante tribunales estatales de primera instancia, el Procurador General Cornyn ordenó que inmediatamente fueran revisados todos los expedientes de cada ejecución llevada a cabo en Texas desde 1982. No se descubrió ningún caso en que el acusado haya sido ejecutado en base a tal tipo de testimonio. También se cumplió una revisión de los demás casos pendientes, y en ningún otro se halló el testimonio del Doctor Quijano, en que se considera la raza del acusado.

Asimismo, el Procurador General animó que cada fiscal en el Estado de Texas revisara cada caso que todavía no había sido presentado ante la Procuraduría General.

"Mis pareceres en torno a este asunto se basan en un total respeto y entendiendo mi sincero pesame por el sufrimiento que han pasado las víctimas de estos delitos y sus familias", aseguró el Procurador General Cornyn. "Sin embargo, el público no puede confiar en un sistema de justicia penal en que la raza del acusado pueda ser considerada en alguna forma, al determinar si se impondrá la pena máxima".

El 11 de julio de 1996 el Señor Saldano fue determinado como culpable y sentenciado a morir por cometer el homicidio culposo del Señor Paul King, de 46 años de edad y residente de Plano. El Procurador General de ninguna manera duda que el jurado correctamente determinó que el Señor Saldano es culpable por tal delito.

- 30 -


Enlace para los medios de comunicación en español: Paco Felici al (512) 463-4501, espanol@texasattorneygeneral.gov
Go to Top