Friday, June 3, 2005

Printer Friendly

El Procurador General Abbott obtiene acusaciones formales en casos de fraude electoral en dos condados

AUSTIN – El Procurador General Greg Abbott hoy anunció que su oficina ha obtenido las primeras dos acusaciones formales según alegatos de fraude electoral en Texas. Dichas acusaciones fueron emitidas en casos independientes por gran jurados en los condados de Hardeman y Bee.

“Mi oficina toma en serio la filosofía del poder de cada voto, lo que ha sido uno de los fundamentos de este país a través de la historia”, dijo el Procurador General Abbott. “Cuando las actividades de una persona perjudican la autoridad al proceso electoral, haremos que ésta se haga responsable de sus actos”.

El Comisionado del Precinto 1 del Condado de Hardeman Johnny Akers, de 58 años de edad, fue acusado formalmente la tarde del jueves, 2 de junio de 2005, bajo 6 cargos de fraude electoral en Quanah. Las violaciones al Código Electoral de Texas (Texas Election Code) se relacionan a supuestos métodos ilegales de devolver papeletas completadas durante el proceso de votación por correo. La acusación formal alega que durante las elecciones primarias de abril de 2004 y las elecciones generales de noviembre de 2004, Akers personalmente manejó o envió por correo a lo largo de varios días las papeletas de votación de 6 personas que no son sus familiares, lo que corresponde a un delito menor Clase B castigable con hasta seis meses de cárcel y una multa de hasta 2,000 dólares por cada cargo.

El 27 de mayo, Melva Kay Ponce, residente de Beeville y de 53 años de edad, fue acusada formalmente en el Condado de Bee bajo el cargo de votar ilegalmente. Ella supuestamente se hizo pasar por su mamá fallecida durante el proceso de votación por correo de las elecciones de noviembre de 2004. Votar ilegalmente es un delito penal de tercer grado castigable con entre dos y 10 años en prisión y una multa de hasta 10,000 dólares.

Ponce envió una solicitud a la Oficina del Secretario del Condado de Bee pidiendo que se le enviara a su mamá, Dominga Ponce, una papeleta de votación el 15 de octubre de 2004, cuando aún vivía. Su mamá murió de causas naturales el 20 de octubre y dos días más tarde la Oficina del Secretario envió por correo la papeleta dirigida a Dominga Ponce. A pesar de que su mamá había fallecido, Melva Kay Ponce llenó la papeleta para votar por correo a nombre de la difunta y la envió al Secretario del Condado.

La Registradora de Votantes del Condado de Bee, Andrea Gibbud, contactó a la Oficina del Alguacil del Condado de Bee porque la papeleta le pareció sospechosa, sabiendo que la mamá de Ponce había muerto antes de que pudiera haber llenado y enviado la papeleta.

La Procuraduría General ha estado investigando durante varios meses alegatos de supuesto fraude electoral a petición de la Oficina del Secretario de Estado de Texas.