Tuesday, January 17, 2006

Printer Friendly

El Procurador General les recuerda a los vendedores de Texas que oculten los números de tarjetas de crédito que aparecen en los recibos de los consumidores

AUSTIN – El Procurador General de Texas Greg Abbott hoy les recordó a los consumidores y empresas que todos los recibos de bienes o servicios pagados con una tarjeta de crédito o débito ahora deben ocultar todo salvo por los cuatro últimos dígitos del número de la tarjeta.

La fecha límite para que los minoristas de Texas cumplan con la ley, promulgada en 2003, fue el 31 de diciembre de 2005. La intención de dicha ley es reducir la posibilidad de robo de identidad al pedirle a los vendedores que no impriman en el recibo más que los últimos cuatro números de la tarjeta de crédito o la fecha de caducidad de la misma. Los vendedores con cajas registradoras y otros tipos de máquinas que imprimen recibos que fueron instaladas antes del 31 de agosto de 2003, tenían hasta el 31 de agosto de 2004 para cumplir con la ley. El Procurador General y los fiscales locales son responsables de hacer cumplir la ley.

Enlace para los medios
de comunicación

Ejemplar de recibo con el número
de tarjeta debidamente escondido


“El robo de identidad es un problema que amenaza a todos los consumidores de Texas y esta medida de sentido común ayuda a reducir tal amenaza”, dijo el Procurador General. “Aprecio los esfuerzos de los minoristas de Texas para cumplir con esta ley y estoy emitiendo este recordatorio para aquellos que no lo hayan hecho, reiterando que la fecha límite para cumplir con la ley ya pasó. Exhorto a los consumidores a que revisen sus recibos y le notifiquen a mi oficina si ven que no se está cumpliendo la ley”.

Los consumidores que noten que un recibo generado después del 31 de diciembre de 2005, contiene más de los cuatro dígitos del número de su tarjeta de crédito o débito deben presentar una queja ante la Procuraduría General. Las quejas se pueden presentar a través de la página Internet de la Procuraduría General en www.texasattorneygeneral.gov o llamando gratuitamente al (800) 252-8011. La Procuraduría General cuenta con información y personal bilingüe para atenderle.

Las personas o empresas que violen la ley pueden ser sujetas a una multa civil de hasta 500 dólares al mes durante el plazo en que se esté violando la ley.

La ley, que se encuentra en la Sección 35.58 del Código de Empresas y Comercio de Texas, también le requiere a entidades que rentan o venden cajas registradoras u otras máquinas que imprimen recibos que le notifiquen al arrendador o comprador los requisitos de la ley.