Wednesday, June 7, 2006

Printer Friendly

El Procurador General Abbott triunfa en el primer caso del estado contra el “spam”

AUSTIN - El Procurador General de Texas Greg Abbott hoy anunció un dictamen equivalente a más de 10 millones de dólares en multas civiles y gastos legales pagado por uno de los más grandes y notorios emisores de correos electrónicos basura o "spam" en el mundo, lo cual ha resultado en el cierre de la operación. El caso fue presentado ante una corte federal en enero de 2005 en contra de un ex estudiante de la Universidad de Texas y otros colaboradores.

El estudiante, Ryan Pitylak, y sus socios Mark Trotter, Gary Trappler y Alan Rafaeli acordaron cumplir con numerosas y estrictas limitaciones si en el futuro envían correo electrónico comercial, incluyendo la identificación clara de correos electrónicos como anuncios comerciales no solicitados o “spam”.

Enlace para los medios de información
Demanda contra Ryan Pitylak y otros


“Los correos basura no sólo están por todos lados en nuestra sociedad, sino que son uno de los problemas más agravantes que enfrentan los usuarios de computadoras”, dijo el Procurador General Abbott. “Las fuertes medidas tomadas hoy efectivamente clausuran una de las peores operaciones de correo basura y envía un aviso a las demás personas que enviarían correos basura para obtener ganancias".

Los acusados y sus empresas, conocidos como Leadplex Inc., Payperation L.L.C. e Eastmark Technology, Ltd., bombardeaban a los consumidores con millones de correos electrónicos utilizando por lo menos 250 nombres falsos. Ellos participaban en la práctica ilegal de utilizar temas engañosos en los correos electrónicos para darle a las personas que los recibían la falsa impresión de que los correos contenían información importante. Sin embargo, por ley los correos electrónicos comerciales deben identificar claramente que son publicidad y no deben ser utilizados para engañar a los consumidores para que contesten.

Los consumidores que contestaban estos correos electrónicos revelaron información sobre si mismos después de que se les aseguró que su privacidad sería protegida. De hecho, los acusados vendían esta información a otras empresas que podían utilizar la información como lo creyeran pertinente.

La demanda se presentó según la ley federal conocida como Control de la Agresión de la Pornografía No Solicitada y el Mercadeo (Controlling the Assault of Non-Solicited Pornography and Marketing Act, CAN SPAM) de 2003, al igual que la Ley de Texas Contra las Solicitaciones Electrónicas no Solicitadas (Texas Electronic Mail Solicitation Act) y la Ley de Texas Contra Prácticas Empresariales Engañosas (Texas Deceptive Trade Practices). El congreso ratificó la ley reconociendo la creciente amenaza que representa el correo basura al rendimiento de las redes de correo electrónico.

Los consumidores que enfrentan lo que ellos creen que es correo electrónico basura pueden presentar una queja ante la División de la Procuraduría General de Protección al Consumidor llamando al (800) 252-8011 o presentando una queja a través de la página Internet www.texasattorneygeneral.gov. La Procuraduría General cuenta con información y personal bilingüe para atenderle.