Thursday, August 3, 2006

Printer Friendly

El Procurador General Abbott logra que se emita orden judicial para corregir las prácticas engañosas de empresa de tarjetas de descuento médico

DALLAS – El Procurador General de Texas Greg Abbott hoy obtuvo una orden de la corte que elimina las prácticas empresariales fraudulentas llevadas a cabo por International Association of Benefits (IAB) de Richardson, según las cuales esta falsamente le aseguraba a sus clientes que gracias a las "tarjetas de descuento" de atención médica de la compañía podrían obtener grandes ahorros.

El dictamen incluye un mandato judicial permanente que exige que IAB le revele a sus posibles clientes que sus planes de salud no equivalen a un seguro y que, de hecho, la empresa no cuenta con la licencia para ofrecer seguro. Además, la orden le prohíbe a la empresa afirmar que sus planes ofrecen una variedad de descuentos relacionados al acceso a servicios médicos, redes de proveedores específicas y farmacias, a menos de que dichas afirmaciones tengan una base verificable basadas en los hechos.

Enlace para los medios de información
Dictamen y orden judicial permanente contra
International Association of Benefits



"La gente de Texas merece tener acceso a cobertura de atención médica de calidad que debidamente funcione para ellos, y no deben ser engañados para que paguen grandes cantidades como resultado de promesas falsas y vacías", dijo el Procurador General Abbott. "Esta empresa promovía sus servicios haciéndose pasar como una solución a todos los males de los consumidores cuyas esperanzas de encontrar cobertura de atención médica habían desaparecido y, como siempre hemos dicho, si algo parece demasiado bueno como para ser cierto, lo más probable es que se trate de una mentira".

La investigación de la Procuraduría General que resultó en la demanda presentada originalmente en abril de 2005 determinó que IAB hizo afirmaciones falsas indicando que sus planes eran reconocidos por varios hospitales, clínicas, médicos y farmacias. Cuando los consumidores intentaban utilizar las "tarjetas de descuentos" descubrían que éstas no tenían validez, pero sólo después de que ya habían pagado cuotas de inscripción por adelantado para ser miembros y autorizado a IAB a hacer retiros mensuales desde sus cuentas bancarias.

Según los términos de la orden, IAB sólo puede cobrar "cuotas de inscripción" al plan si son de una cantidad nominal que refleja el costo real de inscribir a los clientes y la empresa explica claramente el propósito de las cuotas y los términos de una póliza de reembolso. Si IAB lleva a cabo promociones publicitarias ofreciendo garantías de "devolución de dinero", debe reembolsarle la cantidad total a los consumidores que lo soliciten, incluyendo las cuotas de inscripción y cuotas mensuales recurrentes. El Procurador General presentó la demanda original, en parte, basándose en las quejas recibidas que señalaban que IAB seguidamente no cumplió con estos reclamos, cosa que corresponde a una violación de la Ley de Texas Contra Prácticas Empresariales Engañosas (Texas Deceptive Trade Practices Act).

IAB también se conformó en pagar 150,000 dólares en multas civiles y gastos legales del estado y realizará reembolsos a los clientes actuales o ex clientes que presenten quejas ante la Procuraduría General o la Oficina de Éticas Empresariales (Better Business Bureau).

Los consumidores de Texas que deseen presentar una queja en contra de esta empresa u otras que estén engañando al público pueden entrar en contacto con la Procuraduría General llamando gratuitamente al (800) 252-8011 o presentar su queja a través de la Internet en www.texasattorneygeneral.gov. Contamos con información y personal bilingüe para atenderle.