Tuesday, December 19, 2006

Printer Friendly

El Procurador General Abbott logra acuerdo legal en la demanda de programas espía contra la empresa Sony BMG

AUSTIN - El Procurador General de Texas Greg Abbott concluyó hoy una investigación y la acción legal que inició hace un año contra la empresa Sony BMG Music Entertainment, llegando a un Dictamen Acordado Final que le extiende restitución a los consumidores y trae reformas que protegerán al público a nivel nacional.

Texas fue el primer estado en la nación en presentar una acción legal contra el gigante de la industria de música, tras determinar que Sony BMG puso en venta millones de discos compactos que contenían programas dañinos sin revelarlo a los consumidores. La acción de hoy, la cual no tiene precedente, prohíbe que Sony BMG venda discos compactos que contienen las tecnologías "XCP", MediaMax o cualquier otro programa que proteja el contenido al esconder o encubrir los archivos de programas. La empresa Sony BMG también debe destruir cualquier disco compacto en su inventario integrado con XCP o la tecnología MediaMax, así como continuar de retirar aquellos discos compactos desde el mercado, y someterse a la vigilancia continua de terceros independientes durante los próximos cinco años para revisar cualquiera de sus discos compactos musicales que contengan programas cibernéticos.

Enlaces para los medios de información

Video: Explicación del programa espía de Sony BMG
(Grabado Nov. 2005)
Lista de discos Sony con XCP
Lista de discos Sony con MediaMax
Dictamen Acordado Final del Procurador General con Sony BMG
Alerta al consumidor: Incompatabilidad de XCP con algunas versiones de AOL
Formulario de Queja de Consumidor
Photo de discos Sony BMG con XCP


"La gente de Texas merece ser protegida contra archivos dañinos escondidos que amenazan su privacidad o la integridad de sus computadoras", declaró el Procurador General Abbott. "Nosotros hemos sido los primeros en la nación en presentar una acción legal contra Sony BMG que muestra que haremos cumplir vigorosamente las leyes que protegen a la privacidad del consumidor. Nos sentimos complacidos que el acuerdo de hoy retira productos perjudiciales del mercado, compensa a los consumidores por cualquier daño que se les haya ocasionado, y establece normas de buen desempeño empresarial, las cuales esperamos resulten en reformas en toda esta industria".

En noviembre del 2005 la División del Procurador General de Protección al Consumidor (Attorney General’s Consumer Protection Division) presentó la primera demanda bajo la Ley de Texas Contra Programas Espía (Texas Consumer Protection Spyware Act) después de enterarse de que las denominadas tecnologías XCP y MediaMax violaron la ley de protección del consumidor. Una investigación adicional reveló que el programa integrado en algunos discos compactos de Sony BMG podría dañar las computadoras de los consumidores y crear vulnerabilidades. La demanda del estado también afirma que Sony BMG violó la Ley de Texas Contra Prácticas Empresariales Engañosas (Texas Deceptive Trade Practices Act).

Los consumidores de Texas cuyas computadoras y CD-ROM fueron perjudicados por la tecnología XCP podrían calificar para ser compensados a través de Sony BMG. El acuerdo de hoy requiere que Sony BMG publique formularios de reclamo en su página Internet en www.sonybmg.com. Los consumidores que buscan restitución deben someter los formularios de reclamo a Sony BMG, adjunto con recibos de reparación y otra evidencia de daño a la computadora. Los afectados podrían recibir hasta 175 dólares cada uno para ser compensados por los costos de reparar las computadoras dañadas por los productos de Sony BMG. Aquellos sin prueba de gastos de reparación aún podrían ser elegibles para recibir 25 dólares.

El acuerdo también exige que Sony BMG continúe animando a los consumidores a devolver los discos compactos con XCP o MediaMax. Los consumidores que devuelvan sus discos compactos según el dictamen recibirán los siguientes incentivos:

Discos compactos XCP

A cambio de un disco compacto con XCP, los consumidores recibirán:

- Un disco compacto con el mismo título (por el mismo autor) que no contiene un programa antipirata (DRM), Y
- Una descarga en formato MP3 que contiene un archivo del mismo disco (por el mismo autor) que intercambiaron que no incluye un programa antipirata DRM; Y
- Un tarjeta de débito con 7.50 dólares y una (1) descarga de álbum gratuita (de títulos seleccionados); O
- Tres (3) descargas de álbum gratuitas (de títulos selectos)

Si cualquier código de descarga no es utilizado o no deseado por el consumidor, podrá intercambiarlos por 2 dólares cada uno.

Discos compactos MediaMax 5.0

- Los consumidores recibirán una descarga MP3 que contiene un archivo del mismo disco (por el mismo artista) que intercambiaron que no incluye un programa antipirata DRM; Y
- Una (1) descarga de álbum gratuita (de títulos selectos)

Si cualquier código de descarga no es utilizado o no deseado por el consumidor, podrá intercambiarlos por 2 dólares cada uno.

Discos compactos MediaMax 3.0

- Los consumidores recibirán una descarga MP3 que contiene un archivo del disco que porta el mismo título y es por el mismo artista que intercambiaron que no incluye un programa antipirata DRM.

El acuerdo de hoy permanentemente le prohíbe a Sony BMG de fabricar y vender discos compactos que contienen los programas XCP o MediaMax que fueron la raíz de la demanda por el estado de Texas. Además, los futuros discos compactos de Sony BMG que contengan programas antipirata DRM no pueden incluir ningún archivo escondido y deben revelar artículos específicos en la envoltura del disco compacto y en la página Internet de la empresa. Las declaraciones requeridas bajo el acuerdo incluyen: requisitos del sistema; limitaciones en el número de veces que se puede reproducir el disco compacto; limitaciones en los formatos del archivo digital al cual se puede convertir la música del disco compacto; y cualquier potencial de incompatibilidad.

En 2005, Sony BMG distribuyó millones de copias de 52 títulos de discos compactos que utilizaban nueva tecnología para proteger su contenido. Cuando el consumidor insertaba el disco en su computadora, un aviso automático le pedía al consumidor conformarse a un acuerdo bajo el cual aceptaba la instalación de un reproductor de audio de Sony. Sony BMG indicaba que la única forma para que el consumidor pudiera escuchar sus discos compactos en la computadora era al aceptar tales términos.

Durante la instalación del reproductor de Sony BMG, el programa también instala componentes de tecnología XCP dentro de los archivos de Microsoft Windows. Al descargar estos archivos a una computadora, se “encubren” o esconden a sí mismos, lo cual hace casi imposible que un consumidor los pueda detectar y eliminar. La técnica para “encubrir” utilizada por XCP y MediaMax pone bajo riesgo la integridad de la información en la computadora al hacerla más susceptible a los denominados 'hackers', que logran acceso remoto a computadoras ajenas.

Los investigadores pronto descubrieron que los archivos con XCP, y en algunos casos MediaMax, transmiten un código único identificando al disco compacto que está tocando en el reproductor en la computadora del usuario. Al ser instalados, los archivos permanecían escondidos y activos todo el tiempo (sin importar si el reproductor estaba activado), provocando preocupación sobre el verdadero propósito de tales archivos. Los investigadores también descubrieron que archivos secretos integrados dentro del programa XCP estaban continuamente activos, de manera tal que usaban la capacidad del sistema y potencialmente reducían la velocidad de las computadoras.

Los discos compactos de Sony BMG con MediaMax secretamente descargaron grandes archivos a las computadoras de consumidores al momento que fueron insertados dentro del CD-ROM, a pesar de un aviso automático que a los usuarios les daba la impresión que, al rechazar los términos de uso, el disco compacto sería expulsado automáticamente y no sería descargado ningún archivo.

En septiembre, la Procuraduría General emitió una alerta al consumidor avisando sobre la incompatibilidad entre XCP y ciertos programas contra virus y contra programas espía, inclusive “Safety and Security Center” de America Online y “Pest Patrol” de Computer Associates. Los investigadores descubrieron que los usuarios de Microsoft Windows que tocaron un disco compacto con XCP mientras que se ejecutaban estos programas de seguridad podrían enfrentarse con un CD-ROM inservible. Como resultado, algunos consumidores podrían haber gastado considerable tiempo y dinero para reemplazar o arreglar sus sistemas de computadora.