Tuesday, July 24, 2007

Printer Friendly

El Procurador General Abbott y el Departamento de Texas de Servicios a los Ancianos y Discapacitados protegen a residentes de clínica para ancianos en el Condado de Collin

AUSTIN - El Procurador General Greg Abbott y el Departamento de Texas de Servicios a los Ancianos y Discapacitados (Texas Department of Aging and Disability Services, DADS) han tomado acción urgente para proteger a más de 40 ancianos que viven en condiciones de desaseo en Amberwood Care Center, una instalación de vivienda asistida en el Condado de Collin.

A petición del Procurador General, el juez de Distrito Estatal en el Condado de Travis Stephen Yelenosky emitió una orden que le permite al estado supervisar temporalmente las operaciones en la clínica de ancianos en Celina. La ayuda urgente para cumplimiento se buscó tras una inspección llevada a cabo por DADS que descubrió una interrupción de servicios en la instalación de Amberwood en Celina. La clínica de ancianos está enfrentando cargos por cuidado médico extremadamente desatendido y condiciones insalubres que presentan un riesgo a la salud de sus 42 residentes. Muchos de los que viven en la clínica deben estar postrados en camas por reposo médico y dependen de ventiladores para respirar.

Enlace para los medios de información
Orden Temporal Acordada



“Texas no tolerará a aquellos que abusan y descuidan de las personas de tercera edad”, dijo el Procurador General Abbott. “Estas condiciones horrendas presentaron una amenaza contra la salud y seguridad de los pacientes, quienes merecen mucho mejor. La Procuraduría General y el Departamento de Texas de Servicios a los Ancianos y Discapacitados estamos compremetidos a proteger a los ancianos y entregar ante la justicia a aquellos que los descuidan”.

La orden temporal acordada nombra a David Crowson como fideicomisario temporal para que inmediatamente se haga cargo de las necesidades de los pacientes de Amberwood. DADS emitió 200,000 dólares en fondos de urgencia para provisiones necesarias y personal de enfermería en la clínica de ancianos. El dueño de la clínica James W. Jewel no puede interferir con la administración del fideicomisario en Amberwood y con la investigación en curso por el estado.

En sus informes, los inspectores de DADS documentaron los recursos y personal inadecuado de la clínica, carencias que causaron que las vidas de los pacientes fueran arriesgadas seguidamente. Entre sus descubrimientos, los investigadores de DADS documentaron lo siguiente:

  • Pacientes padeciendo úlceras, infecciones y dolor crónico. Varios decaían en varias etapas de deshidratación.
  • Muchos residentes le dijeron a los investigadores que no estaban recibiendo la atención debida, incluyendo una mujer anciana que dijo que tuvo que aguantar el dolor por días antes de que una infección urinaria fuera tratada con antibióticos.
  • Los investigadores reportaron condiciones insalubres en toda la clínica. Un informe de DADS describe el tubo de traqueotomía de un paciente en estado “cubierto de costra”. El mismo paciente tenía el mismo catéter en su brazo desde varios días, poniendolo bajo riesgo de un grave infección de la sangre.
  • Las máquinas para medir la azúcar en los pacientes diabéticos no estaban debidamente calibradas.
  • Los ventiladores que proporcionaban ayuda crítica para respirar tenían la presión para el flujo de oxigeno a niveles peligrosamente altos.
  • La clínica sólo contaba con 30 sábanas de cama para 42 residentes.


La investigación por DADS de esta clínica todavía se está llevando a cabo. El fideicomisario, su personal de enfermería y enfermeras del estado actualmente están atendiendo las necesidades inmediatas de los residentes y asegurando su traslado a otras clínicas con licencia.