Thursday, March 27, 2003

Printer Friendly

EL PROCURADOR GENERAL GREG ABBOTT DECOMISA FONDOS Y BIENES VINCULADOS A FRAUDULENTA OPERACIÓN DE LICENCIAS INTERNACIONALES DE MANEJO

AUSTIN - El Procurador General Greg Abbott, hoy informó que ha sido librado un dictamen judicial, el cual permite congelar los bienes y cuentas bancarias de Yuliya Frolov, Aleksandr Novikov, y Vladen Berger, junto a los de la empresa de la cual eran dueños: International Automobile Drivers.

Los demandados han sido acusados de vender falsas licencias internacionales de manejo, primordialmente a una clientela inmigrante. Las ventas se llevaron a cabo a través de sucursales que la entidad tenía en Houston y Dallas. International Automobile Drivers falsamente declaraba que, al comprar sus licencias, el consumidor podría manejar legalmente en Texas. La operación en Houston también atraía consumidores provenientes desde partes lejanas - entre ellos gente que viajaba desde la ciudad de Austin y el Estado de Luisiana para comprar los permisos de manejo.

International Automobile Drivers le dio inicio a sus operaciones a principios del año 2000. La Procuraduría General, tras recibir quejas planteadas por autoridades consulares mexicanas, empezó a investigar la empresa en 2002. La compañía cerró sus operaciones poco después.

El 12 del mes en curso, los investigadores de la Procuraduría General recibieron sus primeros informes en que se indicaba que los demandados estaban tratando de esconder su dinero y otros bienes ilícitos vinculados al negocio. La Procuraduría, al enterarse de estos hechos, interpuso una acción legal para congelar tales bienes, y esta petición fue concedida el día de ayer ante una Corte de Distrito Estatal en el Condado de Harris.

"Nos desempeñamos en la forma más ágil, con el fin de prevenir que estos estafadores escondieran el fruto de sus labores ilegales. Vamos a trabajar incansablemente, para asegurarnos de que quienes llevaron a cabo esta estrategia reciban su merecido castigo bajo la ley", puntualizó el Procurador General Abbott.

Tras cumplimentarse la investigación del Procurador General, fue descubierto el hecho de que International Automobile Drivers promovía sus licencias falsas mediante una amplia estrategia de mercadeo, difundiéndose en algunos periódicos y estaciones de radio hispanas. Se cree que miles de consumidores pagaron hasta 200 dólares cada uno para la compra de estos documentos, bajo la impresión de que podrían manejar en cualquier parte de Estados Unidos.

En realidad, el consumidor solamente puede obtener un permiso internacional de manejo en el país que haya emitido su licencia normal. Asimismo, un permiso internacional puede ser otorgado solamente por ciertas entidades autorizadas. Por ejemplo, una persona que cuente con sólo una licencia válida mexicana, puede obtener su permiso internacional en tal país, a través de la Asociación Mexicana Automotriz (AMA).

En Estados Unidos, la Asociación Americana Automotriz (American Automobile Association, AAA) o la American Automobile Touring Alliance (AATA) son las únicas entidades autorizadas para darle permisos internacionales a personas que ya cuenten con licencias emitidas por estados de la Unión. Tales permisos internacionales son comúnmente solicitados por personas que tienen licencias americanas y que piensan manejar afuera de Estados Unidos.

Aunque International Automobile Drivers parece haber dirigido la gran parte de sus actividades contra la comunidad inmigrante, semejantes estrategias han surgido en otros estados. En ciertos casos, los artistas del fraude acuden ante personas cuyas normales licencias han sido suspendidas o revocadas por las autoridades. Los estafadores falsamente le informan a tales gentes que, al comprar una licencia internacional, pueden restablecer sus derechos de manejo.

Los consumidores que hayan sido víctima de una estafa relacionada a las licencias internacionales de manejo, deberían reportarlo ante la Procuraduría General al 1-800-252-8011.