Monday, August 13, 2012

Printer Friendly

Texas Gana Otra Victoria contra la EPA, la Corte Anula Infundada Desaprobación del Programa de Texas de Permisos Flexibles

AUSTIN – El Procurador General de Texas Greg Abbott emitió la siguiente declaración elogiando el dictamen de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito que anuló la desaprobación ilícita por parte de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) al Programa de Texas de Permisos Flexibles:

“Este dictamen es una victoria para los empleos en Texas y confirma lo que hemos dicho desde el principio, que las acciones de la EPA eran infundadas y solo un intento federal de aferrarse al poder por parte de una administración que está desesperada por extender su control sobre las empresas, sin importar las consecuencias de sus acciones. La Corte correctamente rechazó el intento de la EPA de secuestrar el programa de Texas de permisos de aire, un programa que fue creado hace 16 años por la Gobernadora Ann Richards. El dictamen también amonestó a la EPA por intentar imponer sus propias normativas draconianas sobre Texas, señalando que la ley federal requiere que la EPA trabaje cooperativamente con los Estados".

 

Enlace para los medios de comunicación
Dictamen de la Corte Anulando Desaprobación por parte de la EPA al Programa de Texas de Permisos Flexibles


En su dictamen de 23 páginas emitido hoy, la Corte explica que la EPA incorrectamente rechazó el Programa de Texas de Permisos Flexibles después de más de 16 años de la fecha límite establecida por la ley, y las acciones de la EPA no tuvieron ningún fundamento legal. La Corte mencionó que la EPA no desaprobó el Programa de Texas de Permisos Flexibles cuando recién fue propuesto en 1994, ni las cinco ocasiones subsecuentes cuando fue enmendado el programa por el estado en 1998, 2000, 2001, 2002 y 2003. La Corte también criticó a la EPA por ignorar el papel central de los estados para implementar y administrar los programas de permisos de aire, según ha sido establecido por la Ley de Aire Limpio federal, la cual le otorga a la EPA la responsabilidad de identificar contaminantes y establecer niveles nacionales mientras que los estados son autorizados para crear sus propios programas de permisos de aire únicos que aseguran conformidad con los niveles federales.

Segmentos del dictamen de la Corte:
“…la EPA basó su desaprobación en las demandas de lenguaje y características del programa que seleccionó la EPA, sin fundamento en la Ley de Aire Limpio o sus normativas de implementación”.

“Debido a que el archivo administrativo refleja que la desaprobación por la EPA está basada, esencialmente, en la preferencia de la Agencia por un estilo de redacción diferente, en lugar de los estándares otorgados por el Congreso en la Ley de Aire Limpio, la determinación de la EPA altera el federalismo cooperativo que fue previsto por la Ley de Aire Limpio. La 'amplia responsabilidad del estado en relación a sus métodos’ para lograr una mejor calidad de aire sería verdaderamente vacía si el estado ni siquiera fuera responsable por la estructura de sus oraciones escritas".

“…la insistencia de la EPA en imponer un límite no definido sobre la discreción de un director, igual a la insistencia de la Agencia en un estilo particular de redacción, es fundado en un estándar que la Ley de Aire Limpio no autoriza a la EPA imponer”.

“…no podemos concluir bajo estas circunstancias que la EPA tomó una decisión razonada".

“Concluimos que la acción de la EPA…es inconsistente con los principios del federalismo cooperativo que son una parte esencial de la Ley de Aire Limpio”.

“Está claro que el Congreso tuvo una visión específica al promulgar la Ley de Aire Limpio: Los gobiernos, Federal y del Estado, deberían trabajar juntos, con deberes y responsabilidades de ley asignados, para lograr una mejor calidad de aire. La norma final de la EPA desaprobando el Programa de Texas de Permisos Flexibles infringe los límites delineados por la Ley de Aire Limpio de esta relación cooperativa”.