THE ATTORNEY GENERAL OF TEXAS
Ken Paxton

Monday, June 23, 2014

Corte Suprema de E.U. Anula Plan Ilícito de la EPA para Permisos de Gases de Efecto Invernadero

AUSTIN – El Procurador General de Texas Greg Abbott emitió la siguiente declaración sobre el dictamen de la Corte Suprema de E.U. en el que concluye que el plan de la EPA para permisos de gases de efecto invernadero ignora la ley federal, excede la autoridad de la EPA otorgada por el Congreso y no cumple con la Ley de Aire Limpio:

“El Presidente ha dicho una y otra vez que donde el Congreso no tome acción, él tomará acción unilateralmente. El plan de la EPA para permisos de gases de efecto invernadero es un ejemplo perfecto de esa peligrosa filosofía en acción. Hoy la Corte Suprema de E.U. le entregó una fuerte amonestación al Presidente. El dictamen de la Corte afirma que somos un país de leyes, y el Presidente y sus agencias ejecutivas deben conformarse a la ley igual que cualquier otro. Cuando no lo hacen, las cortes los hará responsables. Esta es una gran victoria para la ley y para la Constitución. Es un rotundo derrote para aquellos, como el Presidente, que usarían a las burocracias no elegidas para ignorar la voluntad del pueblo.”
 

Dictamen de la Corte Suprema

Segmentos claves del dictamen de la Corte:

“Es tan claro como el sol que la Ley no previó un complejo y pesado proceso de permisos para los emisores principales de vapor, oxigeno u otras substancias aéreas no perjudiciales. Se requiere mucho descaro para que la EPA insista en que no puede darle a ‘contaminante de aire’ un significado razonable y apropiado dentro del contexto del PSD y Título V precisamente cuando ha estado haciendo eso por décadas". (página 12)

“La misma EPA ha repetidamente reconocido que aplicar los requisitos de permisos del PSD y Título V a los gases de efecto invernadero sería inconsistente con-de hecho, derribaría- la estructura y diseño de la Ley.” (página 17)

“El hecho que la interpretación inclusiva de la EPA sobre las reglas del PSD y Título V pondría demandas claramente excesivas sobre los recursos limitados del gobierno es por si solo una buena razón para rechazarla; pero esa no es la única razón. La interpretación de la EPA también es irrazonable por que conlleva una enorme y transformante expansión de autoridad reglamentaria de la EPA sin una clara autorización del Congreso. Cuando una agencia declara haber descubierto en una ley que ha existido por mucho tiempo un poder que no se ha proclamado anteriormente para regular ‘una porción significante de la economía estadounidense,’…nosotros generalmente enfrentamos la noticia con cierta medida de escepticismo. Esperamos que el Congreso hable claramente si desea asignarle a una agencia decisiones con gran 'importancia económica y política'." (página 19)

“El poder para requerir permisos para la construcción y modificación de dieces de miles, y la operación de millones, de fuentes pequeñas a lo largo del país recae cómodamente dentro de la clase de autorizaciones a las que hemos sido renuentes ver más de lo que existe en el texto ambiguo de la ley. Además, en la aseveración de la EPA de tener esa autoridad, confrontamos una situación singular: una agencia asumiendo un extravagante poder legal sobre la economía nacional mientras a la misma vez enérgicamente afirmando que la autoridad reclamada dejaría la ley irreconocible para el Congreso que la diseñó’. Dado que, tal como lo sostenemos arriba, la ley no obliga la interpretación de la EPA, sería patentemente irrazonable, sin mencionar excesivo, que la EPA insista en tomar poderes expansivos que esta misma agencia admite el estatuto no está diseñado para otorgar". (página 19-20)

“Concluimos que el reescrito por la EPA de los límites legales no fue permitido y por lo tanto no pudo dar validez a la interpretación de la Agencia de sus provisiones. Una agencia no tiene poder para ‘hacer a medida’ la legislación para fines burocráticos al reescribir términos legales inequívocos. Las agencias usan discreción solo en los intersticios creados por el silencio legal o ambigüedad; estas siempre deben ‘darle efecto al inequívoco intento expresado del Congreso’. Es difícil imaginar un término legal menos ambiguo que los límites numéricos precisos bajo los cuales la Ley requiere permisos del PSD y Título V. Cuando la EPA remplazó esos números con otros de su propia selección, fue mucho más allá de los ‘límites de su autoridad legal'”. (página 21)

“Si fuésemos a reconocer la autoridad reclamada por la EPA en la Regla de Medida, daríamos un severo golpe a la separación de poderes de la Constitución. Bajo nuestro sistema de gobierno, el Congreso hace las leyes y el Presidente, a veces actuando por medio de agencias como la EPA, ‘fielmente ejecuta’ a estas. El poder de ejecutar las leyes necesariamente incluye tanto la autoridad y responsabilidad para resolver algunas preguntas dejadas abiertas por el Congreso, que surgen durante la administración de la ley. Pero no incluye el poder para modificar términos legales claros que resultan no funcionar en su práctica”. (página 23)

“En la Regla de Medidas, la EPA afirma tener autoridad recién descubierta para regular millones de fuentes pequeñas, incluyendo tiendas de ventas al por menor, oficinas, edificios de apartamentos, centros comerciales, escuelas e iglesias, y para decidir, de manera constante y sin tomar en cuenta los límites prescritos por el Congreso, cuántas de esas fuentes regular. No estamos dispuestos a quedarnos parados en el muelle y decir adiós mientras la EPA se lanza en este viaje de descubrimiento por múltiples años. Reafirmamos el principio central de la ley administrativa que una agencia no puede reescribir términos legales claros para adaptarlos a su propio sentido de cómo debe operar la ley. (página 23)